¿Quién es esta tierna muñequita que nos ha robado el corazón?

Cualquiera diría que esta niñita con cara de no haber roto un plato en su vida con los años se convertiría en una de las cantantes más famosas de nuestro país. ¿Te queda alguna duda? Efectivamente es Isabel Pantoja cuando era pequeña y entonces solo se preocupaba de jugar con sus muñecas y pasearlas en su carrito. ¡Qué tiempo tan feliz!

Isabel Pantoja se pone nostálgica. La cantante sevillana tiene su corazoncito, y hoy nos ha demostrado que es muy tierna y sensible. La Pantoja es una mujer hecha a sí misma que ha tenido que luchar mucho por hacerse un nombre en el mundo de la música, mantenerlo y ser una de 'las grandes' de nuestro país. Una mujer a veces seria y distante cuya vida, muy a su pesar, ha estado rodeada de escándalos. Los problemas con la Justicia en los últimos años y los quebraderos de cabeza que le han dados sus hijos, Kiko Rivera e Isa Pantoja, le han pasado factura a la cantante que, desde que salió de prisión, prácticamente está recluida en Cantora y sale de allí en contadas ocasiones.

Solo sus nietos (Francisquito, Ana y Carlota, de Kiko, y Albertito, de Isabel) le han arrancado una sonrisa a la tonadillera que sueña con retomar su carrera profesional, ahora en horas bajas. Por eso nos ha sorprendido tanto una imagen que ha colgado en su Instagram. ¿Quién es esa muñequita que empuja ese carricoche?

¡Efectivamente! Es la mismísima Pantoja cuando era una niña, en el Tardón (Triana), donde la cantante se crió y donde sus vecinos la recuerdan con mucho cariño. El mismo que tiene ella por el barrio trianero que la vio nacer y por aquella época. "Exceptuando la vida de mis hijos, daría todo lo que tengo por volver a mi época del Tardón. Esa época ha sido la más feliz de mi vida", ha escrito la Pantoja acompañando la foto de su más tierna infancia. Y es que en la fachada del número 8 de la calle Juan Díaz de Solís, en la casa donde nació, hay un azulejo que el ayuntamiento sevillano le dedicó como homenaje por su trayectoria artística en 2002.

Publicidad - Sigue leyendo debajo