La casa de 'GH DÚO' ve a Kiko Rivera enamorarse de nuevo

En su última semana en la casa de Guadalix, el cantante ha reflexionado sobre su vida y ha terminado confesando que ha vuelto a enamorarse.

Kiko Rivera
Telecinco.es

Desolado, así se quedó Kiko Rivera tras la marcha de Irene Rosales. El cantante entró en 'GH DÚO' acompañado de su mujer, Irene, que no tardó en convertirse en una de las grandes favoritas del concurso. Sin embargo, aunque ha llegado a la final, no ha conseguido estar entre las 4 favoritas para ganar el concurso, algo que en parte ha sido estrategia de la familia para no dividir los votos entre la pareja y que sus seguidores se centraran solo en uno de ellos. “Me da rabia separarme de ti, pero es lo mejor que ha podido pasar porque así todo se concentra en ti”, confesaba su mujer.

Pero Kiko la está echando muchísimo de menos. Irene se convirtió en su talismán, su pilar fundamental en la casa, y aunque solo quedan unos días, se le están haciendo cuesta arriba sin su chica. "Voy a echar de menos todo su ser... Después de casi tres meses durmiendo al lado de ella...", confesaba el cantante, "menos mal que es poco tiempo". "Cariño, no sabes ya el de menos que te echo, pero aquí sigo, luchando por nosotros", ha comentado ante las cámaras en varias ocasiones.

Irene Rosales y Kiko Rivera
Telecinco.es

El hijo de la tonadillera ha confesado que esta experiencia ha servido para volverse a enamorar de su chica... ¡Se ha re enamorado! "Esto ha sido como una luna de miel, como vivir nuestro primer noviazgo... Me he enamorado aún más de ella".

Y no ha dudado en dedicarle unas tiernas palabras a su chica, que las recibía emocionada en plató: "Me siento orgulloso de la mujer que tengo, de tenerla al lado, me ha dado lo más bonito de mi vida... Me siento orgulloso de cómo se ha portado, de lo que ha trasmitido". Además, tiene claro que "si yo gano esto, esto es más de ella que mío".

Irene Rosales
Telecinco.es

"Qué largo se me va a hacer esto sin ella", ha confesado Kiko Rivera. Pero ella, desde fuera, le está dando todo el ánimo del mundo. ¡Vamos, Kiko, que ya queda poco!

Publicidad - Sigue leyendo debajo