El plan veraniego de Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam tras su boda religiosa

La pareja ha disfrutado del Longines Global Champions Tour en París.

Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam volvían a casarse, a principios del mes de julio, apenas un mes después de su enlace civil el 1 de junio en el Palacio Grimaldi en Mónaco. La segunda celebración, sin embargo, se trató de una boda religiosa y tenía lugar en la abadía Sainte-Marie de Pierredon, situada en un lugar muy significativo: la comuna francesa de Saint-Rémy-de-Provence. Dos semanas después, la pareja ha reaparecido en un lugar muy especial y con un plan perfecto para combatir el calor.

El feliz matrimonio se ha trasladado hasta París para asistir al Longines Global Champions Tour, una competición de saltos que se celebra anualmente reuniendo a los mejores jinetes y caballos del mundo.

View this post on Instagram

#CharlotteCasiraghi et son mari #DimitriRassam à Paris

A post shared by Charlotte Casiraghi ♡ (@dailycharlottecasiraghi) on

Carlota es fiel a este tipo de competiciones y esta es una de las citas imprescindibles en el mundo de la hípica, es por eso que no ha querido pérdersela y compartirla, además, con Dimitri, con quien comparte pasión.

Para la ocasión, Casiraghi ha escogido un sencillo e informal 'look' formado por un mini vestido negro y un cabello desenfadado con el que le ha bastado para volver a dar una lección de estilo.

Una de las últimas apariciones públicas que protagonizó Carlota Casiraghi fue en 'Karl For Ever', un homenaje al genio de la moda en el que escogió también un 'total look' negro, aunque en aquella ocasión lo hizo con un vestido más largo y mucho más formal. Apostaba por un vestido largo negro de cuerpo ceñido con escote cuadrado y lazo en el escote, uno de los iconos de moda de Lagerfeld, de manga corta de efecto abullonado con transparencias y falda midi de efecto tableado. Complementó el 'look' con zapatos de tiras con detalle de hebillas plateadas.

Dos estilismos negros totalmente diferentes con los que la sobrina de Alberto de Mónaco demuestra que siempre acierta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo