Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Sergi Arola: "Tengo un problema económico, pero también emocional"

El chef asegura que hace frente a sus problemas "trampeando y pagando" y exculpa de todo a Silvia Fominaya.

Sergi Arola (49), el que fuera uno de los cocineros más mediáticos del panorama nacional, pasa por malos momentos económicos desde 2011, que desembocaron en el cierre definitivo de su restaurante Gastro, en 2016. Afortunadamente, tiene el apoyo de su amiga y el amor de su vida, la presentadora Silvia Fominaya, con quien acudió al estreno del espectáculo Forever, en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid. Allí nos habló de su situación personal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Se dice que estás mal física y económicamente.

Estoy bien. Estoy muy sorprendido e indignado por lo que se ha publicado.

¿Qué es lo que más te ha afectado de los rumores?

Que metan a Silvia. Se la ha hecho culpable y es un despropósito. Somos muy amigos y no tenemos ningún problema. Yo le ayudo y ella me ayuda. Si quiebra un restaurante, como me pasó a mí, quedan una serie de problemas que yo estoy afrontando como cualquier empresario español.

¿Reconoces que tienes un problema económico?

Como cualquier persona que presenta una suspensión de pagos y cierra un restaurante. Hay un problema económico, pero también hay un problema emocional porque era el sueño de mi vida.

¿Ése fue el detonante de que acabaras en urgencias?

No tuve un ataque de ansiedad. Tengo 49 años. El día siete de enero estuve hablando por teléfono con un amigo una hora y cuando me senté estaba muy cansado y me noté un cosquilleo en la mano izquierda… y pensé que lo mejor era acercarme al hospital para salir de dudas.

¿Cómo estás con Silvia?

Somos muy amigos. Sigo estando enamorado de ella. Ella sabe que estoy para lo que necesite. Estos días están siendo complicados para mí y ella me está ayudando y apoyando. Tenemos una maravillosa amistad que ojalá algún día sea más que eso.

Se ha dicho que has pedido trabajo en las redes sociales.

Es mentira. Yo tengo mi trabajo en Lisboa y mis bolos. Voy trampeando y pagando, y mientras tenga dos manos para trabajar no estoy arruinado.

¿Dónde vives?

Vivo en Lisboa, en un hotel porque así es mi contrato con el restaurante que asesoro. Cuando vengo a Madrid, tengo un amigo que me deja una casa. Si al final decido montar algo en Madrid, ya volveré a tener casa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo