Emma García: ''Haría un programa de sexo, pero sin barreras ni límites"

La periodista se sincera con Rosa Villacastín.

image
Guillermo Jiménez

La periodista se sincera con Rosa Villacastín.

1 de 7

De Emma García me gusta su sinceridad, su naturalidad ante las cámaras, su pasión por el trabajo bien hecho, su facilidad para conectar con los jóvenes que acuden a "Mujeres y hombres y viceversa". Un programa de entretenimiento que después de ocho años en antena se ha convertido en un clásico de Telecinco, del que han salido algunos de los rostros más conocidos de la cadena. Guipuzcoana de nacimiento, Emma se ha adaptado a Madrid, por más que no le guste mucho la vida social, centrada como está en su trabajo y en la educación de su hija. 

Ocho años en antena es un récord.

Casi no me lo creo, más de dos mil programas, imagínate. Se me ha pasado tan rápido... Para mí, lo mejor de este programa es que estamos en plena forma, quizá porque no deja de venir gente joven, la más receptiva a los cambios, pues aunque en el inicio buscan diversión, al final se enamoran.

¿Cuál es el secreto para durar tanto?

-No lo sé, porque nosotros comenzamos con un programa romántico, algo ñoño, y hemos terminado con otro muy directo, muy cañero, al que me he adaptado muy bien. Quizá el secreto de su éxito es la facilidad para adaptarnos a los cambios, porque si bien es cierto que cuando vinieron los primeros concursante no sabían muy bien en qué consistía, a medida que ha pasado el tiempo se han dado cuenta de todo lo que se movía alrededor -bolos incluidos-, y han mostrado su lado mas gamberro.

También usted ha cambiado.

Seguro, es verdad que cuando yo comencé lo hice como si fuera su amiga, después como si fuera su hermana y acabaré como si fuera su madre.

¿Qué buscan los concursantes?

No lo saben ni ellos, al principio buscan hacerse famosos, un cambio de imagen… Todo eso lo controlan bien, lo que no controlan son las emociones, y ahí es donde comienza una historia que no saben cómo va a terminar. Tampoco nosotros lo sabemos.

Algo buscarán para que se desnuden emocionalmente ante las cámaras.

Este programa es un chollo, tienen un trono en el que sentarse, y les cuidamos muchísimo, ellos sólo tienen que disfrutar, y ser ellos mismos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7


Lo más difícil, la repercusión que tendrá en sus vidas.

Pero eso ellos no lo controlan, quizá porque todos tienen una historia detrás, que es lo que a mí me gustaría que vieran los espectadores pero que no siempre es fácil de mostrar porque muchos se han tenido que buscar la vida. Una faceta que queda oculta tras esa actitud chulesca que tienen los jóvenes de ahora.

¿Estamos hablando de la generación ni-ni?

No, qué va, estos chicos trabajan todos, de noche la mayoría, porque provienen de familias a las que tienen que ayudar para salir adelante, si todo eso lo mezclas con las ganas de darse a conocer, de triunfar, y encontrar a la chica perfecta, el cóctel está servido. 

¿Con qué se queda de todos ellos?

Son los que mejor se portan, mejor que los que visten traje y corbata, porque al final, cuando les escuchas fuera de cámara, cuando te haces entender en su idioma, no les importa pedir perdón si así lo consideran oportuno. 

¿Alguno se ha marchado por no encontrar lo que esperaba?

Les cuesta, porque cuando llegan lo hacen muy contentos pero cuando ya están aquí se crean sentimientos que no pueden controlar, y como sólo se pueden ver durante el programa, ya que está prohibido que se vean fuera de plató, deciden marcharse. No se puede llevar una relación paralela porque si nos enteramos tienen que dejar el programa.

¿Quiénes son más transparentes, los hombres o las mujeres?

Les veo a todos muy confusos, tanto ellos como ellas, porque al final buscan lo que hemos buscado todos: una persona que te quiera y saque lo mejor de ti, confiar en él o en ella, que sea tu amigo o tu amiga, independientemente de la generación a la que pertenezcan, lo que no impide que algunos busquen la aventura de una noche o de un día. En lo que todos coinciden es que tienen las hormonas muy revueltas, lo normal a su edad.    

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7

¿Qué futuro tienen esas relaciones?

A veces ninguno porque no hay amor, o no hay ganas de mantener una relación. Se cogen con tanta pasión, que cuando se van a vivir juntos y pasan tres días, se aburren porque se ha perdido la magia del programa. 

Creo que se ha confundido de carrera.

¿Por qué lo dices?

Porque debería haber estudiado Psicología.

Tienes razón, creo que estoy haciendo un máster en relaciones personales. ¿Sabes qué pasa? Hacer un programa con jóvenes me aporta mucha frescura porque está abierto a historias y personajes que nunca sabes cómo se van a comportar, a desarrollar o a terminar. 

Sólo le falta presentar un programa sobre el sexo. 

Por la hora en que se emite el programa, ése es un tema que no podemos abordar, pero si me dejaran...

¿Lo haría?

Por supuesto que sí, siempre y cuando fuera sin barreras, sin límites, porque a mí los debates me encantan. El problema que veo en los jóvenes es que todo lo quieren al instante, muy rápido. La ventaja es que los temas sexuales los tratan con naturalidad, a veces para sorpresa de sus padres que se echan las manos a la cabeza.

¿Aprenden algo de sus hijos?

Muchas cosas, porque es aquí cuando se enteran de cómo piensan, de cómo son sus relaciones, qué buscan en la pareja. Hay un encuentro entre padres e hijos que no se da en su propia casa. Algunos ni siquiera se han dicho que se quieren porque cada uno va a su bola, y en cambio aquí, al tener más tiempo libre, recuperan una relación que antes no tenían.

¿Qué aporta Antonio David al programa?

-Experiencia, mucha experiencia sobre la vida, tanto él como en su momento Olvido Hormigos, aportan mucho de lo que han aprendido. 

¿Dónde pondría el límite entre lo privado y lo público?

Es el eterno debate, ahora más polémico por el uso que se hace de las redes sociales. Y un reto para los padres porque sabiendo que es inevitable que las utilicen, hay que convencerles de la necesidad de controlar el uso que hacen sus hijos de las mismas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7

Lo dice usted, que tiene una niña de 10 años.

Mi hija, de momento, es muy discreta, no sé si porque le hemos inculcado que no tiene que dar la nota, pero supongo que lo importante es enseñarle las consecuencias de su utilización. Con los hijos hay que tener confianza para ayudarles, para guiarles, para escucharles, pero no para prohibirles. 

¿Se conversa poco con la familia?

Como madre soy muy pesada, mucho, porque tanto para mi marido como para mí lo más importante es nuestra hija, lógicamente. A los hijos hay que escucharles, hay que dedicarles tiempo, porque hay cosas que a nosotros nos parecen una tontería pero para ellos es algo importante.

¿La educación de su hija la negocia con su pareja?

No, es algo que tiene que salir, que surgir en el día a día, porque si en algo tenemos que estar de acuerdo es en el desarrollo y la crianza de nuestra hija. Una cosa tenemos clara, cuanto mejor está nuestra hija mejor estamos nosotros. Y ella se ha acostumbrado a escucharnos y nosotros a escucharle a ella.

¿A quién se parece?

Físicamente a Aitor, pero tiene un carácter muy parecido a mí.

Usted tuvo que elegir entre vivir en Madrid o quedarse en el País Vasco.

Fue una decisión muy meditada pero en la que Aitor y yo estábamos de acuerdo, porque cada uno tiene que perseguir sus sueños, ya que si tú coartas a alguien, siempre te lo va a echar en cara. Yo echaba mucho de menos a Aitor, y cuando se lo dije me contestó: Emma, no me lo vuelvas a pedir, yo iré cuando crea que tenga que ir.  

Hasta que decidió venir. 

Fue la decisión más acertada que hemos tomado, siempre digo que Telecinco nos unió más de lo que estábamos.

Me llama la atención que no haga vida social.

¿Por qué?

Porque los periodistas nos alimentamos de la gente.

No creas que no me apetece, simplemente que no me da más de sí la vida. No tengo tiempo porque tengo que atender a mi hija y a Aitor. Estar con mi familia es más importante que ponerme el tacón e irme a una fiesta.  

¿Le ha sido fácil o difícil encontrar amigos en Madrid? 

-Nosotros salimos mucho, no creas, lo que pasa es que no me pongo en el photocall, quizá porque soy introvertida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7



Quién lo diría viendo cómo se mueve en el plató...

Es diferente porque es parte de mi trabajo. A mí me gusta mucho observar, hablar con los concursantes.

¿Qué le gusta más de la televisión?

En lo que a mí respecta el trabajo en sí, ponerme delante de una cámara y aprender cada día algo nuevo, eso me apasiona. Me gustan los retos, y soy ambiciosa en el mejor sentido del término, no para demostrar nada a los demás, sino para reinventarme.  

¿Cómo ha sido su evolución personal?

Como a todos, me han dado muchos palos, pero de los fracasos aprendes a saber con quién estás y dónde estás. Es cuando hay que sacar lo que llevas dentro y demostrar que vales, porque a veces estás en una nube que no sabes por dónde tienes que caminar. En mi caso es lo que me mantiene viva y muy guerrera.

¿Y a nivel profesional?

Espero que pronto me den algún proyecto nuevo, en el que pueda ser yo misma. 

¿No ha pensado ponerse tras la cámara?

No, pero no me importaría porque se aprende mucho, y sobre todo me gustaría guiar, enseñarles lo que yo he aprendido. Como directora no, porque hay dos soledades de las que no se habla, la del director y la de la presentadora.

¿Algún truco para salir de los atolladeros?

En los momentos difíciles procuro ser yo misma, y como soy muy directa, educada pero directa, he aprendido que lo mejor es decir las cosas como las sientes y como las ves. Es parte de la vida.

¿Lo que más le molesta?

El cotilleo, la gente es muy cotilla, incluso sin buscarlo. Recuerdo que una vez comenté que tenía dolor de cabeza. Ese comentario se transformó en que estaba enferma y no podía grabar. Imagínate, a partir de ese momento siempre digo que estoy bien.

Está de moda escribir novelas.

Yo comunico mejor por escrito que hablando. A mi hija le ocurre igual. El humor me ha enseñado a salir de las situaciones difíciles. Llorar lloro poco, pero reír mucho.

¿El humor se hereda?

En mi casa ha habido disciplina pero nunca autoridad. Tampoco nos obligaron a estudiar nada en concreto, nos guiaron para hacer lo que nos apetecía. Soy disciplinada, pero ser obediente me cuesta.


Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
¿Quién es ella?

Nació en Ordizia (Guipúzcoa) el 8 de junio de 1973.

estudios Es Licenciada en Periodismo por la Universidad del País Vasco.

inicios Realizó prácticas en el Diario de Noticias de Navarra. Más tarde trabajó en la televisión local de San Sebastián y de allí pasó a TBE2 para presentar "Esta es mi tierra".

éxito El éxito le llega cuando en 2002 ficha por Telecinco para presentar

"A tú lado". Desde entonces ha conducido distintos espacios en la cadena de Fuencarral. Desde hace ocho años presenta de lunes a viernes "Mujeres y hombres y viceversa", un programa de entretenimiento del que han salido personajes tan conocidos como Tamara Gorro, Paco Morales o Rafa Mora, entre otros, y del que es colaborador Antonio David Flores, ex marido de Rocío Carrasco.

familia En el año 2000 contrajo matrimonio en Zarauz con Aitor Senar, con el que tiene una hija de 10 años, Uxue.        

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Su foto favorita y otras curiosidades

"Mi perrita maltesa es parte de mi familia, gracias a ella he descubierto el mundo canino". 

Y otras curiosidades sobre Emma

¿Qué echa de menos del País Vasco?

A mi familia, cada vez más, soy muy protectora.

¿Volvería?

Por supuesto, porque allí soy yo, cuando voy vuelvo a mis raíces.

¿Qué tal cocina?

Mal, pero recojo y preparo bien la mesa. A Aitor le gusta cocinar.

Para estar en forma...

Duermo muy bien, me gusta comer sano y hacer ejercicio. 

¿Su pasión?

Tengo una asignatura pendiente: tocar la batería. Pasión que comparto con mi hija. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo