Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Lorenzo Caprile: "A Melania Trump y a Brigitte Macron las veo políticamente correctas"

Rosa Villacastín habla con el diseñador al que han concedido la Medalla de las Bellas Artes sobre la moda española y los cambios sociales.

Lorenzo Caprile

Rosa Villacastín habla con el diseñador al que han concedido la Medalla de las Bellas Artes sobre la moda española y los cambios sociales.

1 de 13
Medalla de Oro de las Artes

Cuando Lorenzo Caprile empezó a trabajar a los catorce años poco podía imaginar que se convertiría en uno de los diseñadores de trajes de novia más prestigiosos de nuestro país, prueba de ello es que le han concedido la Medalla de Oro de las Bellas Artes. Humilde, discreto, reservado, huye de los grandes titulares, sobre todo si de lo que se trata es de opinar sobre la elegancia o la forma de vestir de la Reina de España. Un silencio que le honra porque demuestra que no necesita hacerse propaganda a costa de una mujer que está en el punto de mira de los medios.

En plena temporada y a pleno rendimiento, Lorenzo abandona por unas horas su taller en el barrio de Salamanca de Madrid, para charlar con nosotros en el Hotel Hospes de Madrid, consciente como soy de que nos hace un regalo, ya que nadie como él para hacernos un retrato fidedigno de la moda española y los cambios sociales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 13

Hace 25 años que fundó su propio taller.

Que se me han pasado volando, porque han sido 25 años llenos de satisfacciones, de lucha. Una carrera muy sólida, en la que he podido desarrollarme plenamente pero en la que como es lógico se han quedado muchas cosas por hacer.

¿En el plano personal o profesional?

En ambos, en lo personal, porque hay muchas cosas y muchas personas que se han quedado por el camino. En lo profesional, he hecho muchas cosas y me siento satisfecho de todo lo que he conseguido, pero siempre hay cosas por hacer.

¿Qué no haría si volviera a empezar?

Seguramente intentaría que mi marca no fuera tan personal, basada exclusivamente en mi nombre. En ese sentido las nuevas generaciones lo hacen de forma muy diferente, sin personalizar tanto. Unir la imagen pública con la marca me ha impedido tener la privacidad que me hubiera gustado.

¿Tan duro le resulta ser un personaje?

No, eso no, todo lo contrario, pero al final es mi nombre el que está ahí para todo, para lo bueno y lo malo. ¿Que tiene ventajas?, posiblemente, pero soy de los que creo que tanta exposición es pan para hoy y hambre para mañana. En ese sentido lo que he pretendido siempre es que me respeten, y tener una solidez profesional, que creo haber conseguido, y lo digo con toda la humildad del mundo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 13
"Tengo los pies en el suelo"

¿Cómo fueron esos primeros años, fáciles o difíciles?

Preciosos, porque ante todo primaba la ilusión, el coraje, la inconsciencia, esa energía e ignorancia de la juventud que te permite hacer cualquier cosa sin pensar en las consecuencias. Recuerdo los primeros seis años maravillosos, y después, cuando ya me llegó el espaldarazo con el traje de boda de la infanta Cristina, lo importante para mí era mantenerme.

Lo ha conseguido.

Sí, pero estar en primera línea de fuego exige no bajar la guardia, renovarte constantemente, intentar que la gente no se olvide de ti manteniendo un nivel de superación constante. Eso requiere un esfuerzo y una entrega muy grande.

¿Es lo que le ha ayudado a superar la crisis?

Sí, pero sobre todo lo que me ha ayudado es tener los pies en el suelo, ya que este negocio de la moda es un caramelo envenenado.

¿Por qué?

Porque una temporada te crees que eres el heredero de Balenciaga y a la siguiente no eres nadie.

¿No ha tenido la tentación de abrir su propia tienda?

No, en ese sentido he preferido preservar la marca por encima de todo. Este tipo de negocios son como los niños, nacen, crecen, maduran, se desarrollan, y en un momento dado tienes que elegir si continuar o no.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 13
Armani, un modelo a seguir

Ahí está Armani, en la brecha a los 83 años.

Es un caso excepcional, el único que mantiene el pabellón bien alto, siendo dueño del 100 por 100 de su negocio, mientras que la mayoría han tenido que vender a fondos de inversión, han traspasado o han cedido el testigo, en ese sentido mi modelo en muchos aspectos, tanto en el personal como en lo profesional, es Givenchy.

¿Qué tiene de especial?

Tuve el privilegio de entrevistarme con él cuando ya su tiempo era otro. Lo que no impide que su nombre siga siendo sinónimo de elegancia y prestigio, prueba de ello es que la ganadora del Oscar de este año, Emma Stone, ha lucido un modelo suyo.

¿Qué le gustaría hacer que no ha hecho?

Me volcaría más en mi carrera de figurinista teatral, que es una de mis grandes pasiones porque es un mundo fascinante, aunque al final también haga trajes para los actores. Otro sueño aparcado es escribir, no sólo sobre moda, pero sí sobre la profesión, sobre la moda pero con distancia.

¿Cuáles son los pecados capitales de la moda?

Hay un exceso de estímulo, de rapidez, y eso obliga a dejar en el camino cosas que para mí eran el abc de la moda cuando empecé y me formé. Me estoy refiriendo al concepto de calidad, que se está perdiendo.

Decía Balenciaga que la ropa había que verla por el revés.

Sí, porque desde un tiempo a esta parte todo es tan rápido que pienso que la moda está huérfana. Me explico: hasta los 80 todos tenemos una imagen, pero a partir de los 90 entramos en una especie de limbo que no me atrevo a calificar pero que ha cambiado lo que antes era la moda-moda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 13
" Jackie es un icono y un referente de la moda de siempre"

¿El low cost les ha hecho daño?

A mí no, porque las personas que vienen a mi taller lo hacen porque llega un momento en su vida, como es una boda, que desean algo muy especial.

¿Estamos volviendo al estilo Jackie Kennedy?

Nunca se ha ido, lo que ocurre es que ha habido un intervalo de unos años en los que gobernaban Bush o Sarkozy, cuyas mujeres no han sido estereotipos de la moda. Otra cosa diferente ha sido Michelle Obama, que tenía personalidad propia, pero en ese sentido Jackie es un icono y un referente de la moda de siempre.

¿Qué tenía de especial?

Para empezar, un físico envidiable y luego un algo que no sabría definir y que hay personas que lo tienen y otras que no. En cuanto a Melania Trump o Brigitte Macron, las veo políticamente correctas.

¿Qué destacaría del estilo de la Reina Isabel de Inglaterra?

Es una mujer que se conoce muy bien, que está en su papel, y que si utiliza colores llamativos es para diferenciarse del resto y, porque según cuentan, están relacionados con fechas o acontecimientos importantes de su país. A mí me hace mucha gracia, la verdad, porque con 91 años que siga en activo es muy meritorio.

Lleva pocas joyas. ¿No están de moda?

A veces me lo he preguntado y no encuentro la respuesta adecuada, será para no llamar la atención. Otra cosa es que hayan desaparecido, yo creo que no, pero quizá no se exhiben tanto, ni siquiera los fabulosos collares que lucían con los trajes de noche. Ahora la mayoría se pone bisutería cara, pero bisutería al fin y al cabo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 13
La evolución de la moda

Sin embargo, cotiza lo vintage.

En un mundo tan globalizado, donde la mayoría compra la ropa en tres o cuatro marcas conocidas, ese rebuscar en mercadillos, en los baúles de la abuela, es una manera de marcar la diferencia y la personalidad. En general son artículos que con el tiempo tienden a desaparecer, yo lo comparo con los muebles antiguos, que se compran para poner en las casas como un toque de elegancia.

¿La moda evoluciona al mismo ritmo que la sociedad?

Van en paralelo, la moda es un espejo de la sociedad. Antes no se te hubiera ocurrido ir al Real en vaqueros y sin embargo ahora los llevas y no pasa nada. No te digo ya lo de salir a la calle con un pantalón roto, que es la novedad. Hay ejecutivos que van a la oficina con unas deportivas y eso era impensable hace tan sólo unos años. Todo está cambiando mucho y muy rápido.

¿Qué es lo que más le piden sus clientas?

Yo nunca he pretendido ser el más vanguardista, mis clientas buscan seguridad, un traje bien hecho, que les quede bien, elegante, un traje de la vieja escuela, que cuando se lo pongan dé gusto verlas.

¿En qué se fija cuando ve a una mujer?

En las proporciones, no se trata de estar delgada o rellenita, lo importante son las proporciones. Con los colores o con las telas puedes falsear, con las proporciones, no.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 13
Anne Igartiburu, su musa

¿Qué tiene Anne Igartiburu que no tienen otras mujeres?


Anne es más que una clienta o una musa, como se ha llegado a decir. Es una amiga entrañable, ten en cuenta que empezamos a trabajar juntos en la Nochevieja 2009-2010, y desde entonces todos los años ha llevado un traje mío, veremos qué se nos ocurre para este año.

¿A Carla Royo le volvería hacer el mismo traje de novia?

No, hoy no, porque hoy la moda va por otro lado, pero en aquel momento fue un bombazo.

¿En las segundas bodas, las novias se implican tanto como en la primera?

Ya no hay reglas, ahora si a una novia le gusta vestirse con el traje blanco tradicional, y cuatro metros de cola, no hay problema. En eso sí ha habido un cambio importante. Para la mujer, su boda es uno de los acontecimientos más emotivos e importantes de su vida, generalmente les gusta echar la casa por la ventana.

¿Lo más raro que le han pedido?

Una pareja de amigos míos, que pronto cumplirán veintitantos años de matrimonio, me pidieron que les bordara el escudo del Atlético de Madrid en el traje de novia. Por supuesto se lo bordamos por dentro. Fue un regalo del novio y a ella le encantó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 13
Crisis de los 50

¿Hemos perdido el miedo al color?

En el Sur nunca se lo han tenido, es más, te diría que de un tiempo a esta parte la gente del norte le ha cogido gusto a vestirse con colores alegres.

Acaba de cumplir 50, ¿cómo lo lleva?

En plena crisis, algo que no pensé que me iba a ocurrir porque ya había pasado bien la de los 40.

¿Cuál es la diferencia?

Que a los 40 piensas que te queda mucho tiempo para hacer cosas, y a los 50 empiezas a replantearte muchas otras.

¿Cómo qué?

En estos diez años mucha gente se ha quedado en el camino y eso es muy doloroso. Hace dos meses que murió una gran amiga que deja dos niñas, y eso duele...

Se ha criado entre mujeres.

Mi abuela, mi madre y cuatro hermanas, imagínate. Todas ellas han sido todo para mí porque han sido amigas, consejeras, sobre todo mi abuela y mi madre, que como buenas italianas me ayudaron mucho. De ellas he heredado el carácter, pero también ese concepto de elegancia, de buen hacer, que trato de imprimir a mis prendas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 13
"Inditex ha cambiado las reglas del juego de la moda"

¿Qué diferencia a la moda española de la italiana?

Las dos tienen mucho prestigio, aunque la moda italiana ya está en manos de multinacionales y la española no. Porque no podemos olvidar que el grupo que ha cambiado las reglas del juego a nivel mundial es Inditex y es español. En la moda hay un antes y un después de que se fundara Zara, eso es indudable. Y después, a nivel de trajes de novia está Pronovias, otro gran imperio español. Hay que perder ese complejo que tenemos los españoles respecto a los italianos y a los franceses.

¿Qué repercusión tuvo el franquismo en la moda?

Repercutió en todo, el boom de la moda italiana arranca en los 50, con la dolce vita, y eso en España no se vivió porque en aquellos años nosotros, comparados con Francia e Italia, éramos la Rumania de hoy. Por eso tenemos que estar orgullosos de la labor de Amancio Ortega en favor de la moda española.

¿El low cost es perecedero o ha llegado para quedarse?

El low cost llegó para quedarse porque es un estilo de ropa asequible a todos los bolsillos. La sociedad ha cambiado mucho y lo que hizo Inditex a principios de los noventa fue adelantarse al siglo XXI.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 13
Su vida personal

¿Qué cosas le inspiran a usted?

En el mundo de la moda nupcial los cambios son más lentos, tanto que siguen conviviendo dos grandes familias: la tradicional, con su velo, su cola, sus encajes, y otra que es el traje romántico, lánguido, suave.

¿Cree que desaparecerá el traje de novia?

Vaya pregunta, no sabría qué decirte, porque es una reflexión que nunca me he hecho. La pregunta es si las generaciones del futuro se seguirán casando como ahora. La gente se casa menos, y el concepto de familia ha cambiado. En Europa las bodas como las nuestras no se celebran. Tampoco existe el concepto de madrina, que ha sido sustituido por las damas de honor.

Curioso, porque usted no se ha casado.

Es una de las cosas que se han quedado en el camino porque me he volcado demasiado en mi carrera, de la que estoy muy orgulloso, pero que me ha impedido dedicar más tiempo a mi vida personal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 13
¿Quién es él?

Nació en Madrid, en 1967.

Estudios: Se formó en el Fashion Institute of Techonology de Nueva York y en el Politécnico Internacional de la Moda de Florencia. Es licenciado en Lengua y Literatura por la Universidad de Florencia.

Inicios: Empezó a trabajar a los 14 años para distintas firmas españolas e italianas, de donde procede su familia.

Trayectoria: En 1993 fundó su empresa y abrió su taller en el barrio de Salamanca de Madrid, especializándose en trajes de novia y fiesta. El espaldarazo se lo dio Carla Royo Villanova, así como la infanta Cristina. También ha diseñado trajes de noche para Letizia y otros para el mundo del espectáculo, el teatro preferentemente.

Ha escrito varios libros, el último "De qué hablamos cuando hablamos de estilo", editorial Planeta.

Premios: Entre los muchos galardones que ha recibido en sus 23 años de carrera está la "T" de Telva, la Biznaga de Plata del Festival de Málaga, así como el de la asociación de críticos latinos de Nueva York. El último, la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 13
En pocas palabras

Un libro que le guste.

El último de Cristina Morató, "La divina Lola", me ha gustado mucho.

¿Qué no falta en su armario?

Vaqueros y camisas de todo tipo.

¿Dónde le gusta evadirse?

Cuando tengo tiempo, voy a Salamanca, "al castillo del buen amor", que es de una muy buena amiga.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 13
Mi foto favorita

"La foto se hizo en el jardín de la casa de Laredo. Tenía 4 o 5 años… son recuerdos preciosos y muy felices de los veranos con mis primos y hermanos".

Entrevista realizada en el Hotel Hospes, Plaza de la Independencia, 3. Madrid. Tel. 914 32 29 11.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo