María del Monte: "No me arrepiento de nada de lo que he hecho en mi vida"

Nuestra colaboradora entrevista a la artista, que estrena disco.

image

Nuestra colaboradora entrevista a la artista, que estrena disco.

1 de 9
La entrevista

Siete años sin grabar es mucho tiempo cuando se tienen unas cualidades como las de María del Monte, que borda las sevillanas. En su último disco, “Cómo te echo de menos”, esta mujer de simpatía arrolladora y fuerte personalidad interpreta once sevillanas y una rumba.

-¿A quién echa de menos María del Monte?
-A la gente que no está conmigo, por ejemplo a mi padre, que era lo más importante y grande de mi vida. Dicen que, mientras lo eche de menos, no voy a olvidarlo nunca.

-¿Es la razón por la que desde su muerte no ha grabado ningún disco?
-No lo he grabado por cobarde, porque no era capaz de enfrentarme a esa situación, porque, cuando pierdes a alguien a quien quieres mucho y pasas la primera Navidad, el primer cumpleaños, todo se te hace demasiado cuesta arriba.

-Una pérdida tan grande es difícil de superar.
-Mucho. Lo vas superando, claro está, pero, cuando me proponían grabar, me daba una ansiedad tremenda. Él era mi mayor cómplice, quien me decía que podía hacerlo mejor. La relación que yo tenía con él era muy estrecha. La mente es una cosa muy compleja. Hay cosas que no sabes por qué te pasan, pero el caso es que te pasan.

-¿Podríamos decir entonces que la muerte de su padre la bloqueó?
-Sí, y cuando estaba grabando este disco hubo una tarde que casi abandono.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
La entrevista

-¿No habría otras razones de fondo?
-No. Yo soy una persona muy clara, jamás he engañado a nadie, prefiero callarme a decir una mentira, pero esta situación me superaba, Ahora me he venido arriba porque he podido superar una barrera que me bloqueaba. Yo estaba acostumbrada a superar los obstáculos en la vida. Éste me ha costado mucho más, he tardado siete años en hacerlo, pero finalmente lo he superado y me siento muy orgullosa de mí misma.

-¿No tenía nada a qué aferrarse?
-Al trabajo. Fue cuando hice un magazine de tarde en Canal Sur; aceptaba todo lo que me salía, porque, en realidad, lo que deseaba era no detenerme, sino tener la mente ocupada.

-¿Nunca antes de la muerte de su padre había pensado en la brevedad de la vida?
-Sí, lo hice impropiamente a los once años a causa de una conversación que escuché a mis padres sobre una persona, y me quede dándole vueltas al asunto. Luego le dije a mi madre que yo no quería morirme. Esos miedos ya pasaron porque ahora no le tengo miedo a la muerte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
La entrevista

-¿Cree que hay otra vida después?
-Con esa esperanza vivimos. Yo tengo la suerte de ser creyente, de que me inculcaran unos valores que me hacen concebir que ésta no es la única vida que existe.

-¿Qué le indujo a volver a grabar después de siete años de demora?
-Varias cosas. La principal es que mi madre, que tiene 86 años, un buen día me dijo: “María, yo me voy a morir con la pena de que tú no hayas vuelto a grabar un disco”. Ahí me dio en el sitio. Poco después, Carlos Herrera me envió un mensaje diciéndome: “María, vuelve a cantar, graba un disco”. Mi familia y mis amigos son los que más ánimo me han dado para que volviera a entrar en un estudio de grabación.

-Vuelve con un CD de sevillanas, que es lo que más le gusta cantar.
-Yo estoy enamorada de las sevillanas porque es un género que me ha abierto muchas puertas, y eso no voy a olvidarlo. Ahora hay bastante limpieza en el mundo de las sevillanas. Yo he tenido la suerte de aglutinar doce títulos bastante buenos, aunque en “Cómo te echo de menos” también canto una rumba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
La entrevista

-¿Es una osadía sacar un disco con los tiempos de crisis que corren?
-Sí, pero es que yo soy una persona recatadamente osada. Es posible que tal y como está el panorama no venda millones de discos, pero éste es un trabajo bonito y bien hecho. La música es un idioma que sirve para todo, es un refugio.

-¿Qué se juega tras tantos años de carrera?
-Nada, me lo jugaría si fuera malo pero no lo es.

-En Navidades, ¿hay tristeza o alegría?
-Tristeza es una palabra que detesto. Nostalgia, en cambio, me encanta. La Navidad es esa fiesta en la que te ponen un álbum de fotos que tienes que ver por narices, y que a veces duele. Pero hay que mirar con optimismo porque siempre hay gente por la que merece la pena sonreír.

-¿Se arrepiente de muchas cosas?
-No me arrepiento de nada de lo que he hecho porque hasta de los errores se aprende. Lo rentable en la vida es buscar la parte buena, que la tiene.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
La entrevista

-Ha telefoneado a los programas de televisión “Enemigos íntimos” cuando entrevistaban a su sobrino, Antonio Tejado, y a “Sálvame” para puntualizar algunas cosas.
-Obligarme no me ha obligado nadie a llamar, pero como eran asuntos que no tenían que ver directamente conmigo, lo he hecho porque se meten con mi familia y con mis amigos. Yo respeto a todo el mundo y me siento respetada, pero, cuando hacen comentarios que se refieren a mi familia o a mis amigos, no lo aguanto. De mí, que digan lo que quieran; de ellos, no, porque en su gran mayoría no son personas populares.

-¿Tan importantes son los amigos en su vida?
-Sin duda alguna. Son, junto a mi familia, los pilares más importantes que sustentan mi vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
La entrevista

-¿Qué le hace llorar?
-No me gusta ser sensible, pero lo soy. Soy de lágrima fácil, me cuesta dominarme, hablar de mi padre provoca que me emocione, pero, si hay algo que no soporto, es cuando veo a los niños chicos y a las personas mayores sufrir, porque entonces se me tambalean mis valores y mis cimientos.

-¿Alguna vez ha pensado en venirse a vivir a Madrid?
-Lo hice durante un tiempo, pero en Sevilla me encuentro a gusto porque allí  tengo mi casa, mis raíces, mi familia. Sevilla es mi cortijo.

-¿Qué recuerdos guarda de Rocío Jurado?
-La quería mucho y sé que ella me quería mucho también a mí. Fue quien me dijo: “De tirar la toalla, nada de nada, tú para delante”. E intentó meterme en su casa de discos, aunque no lo consiguió. Rocío era especial, estaba ya muy mala y me llamaba para ver cómo estaba yo. Con lo de mi padre, igual. Ésa era Rocío Jurado, una mujer muy grande.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
La entrevista

-¿Cuántas personas más hay como ella?
-Afortunadamente, hay mucha gente grande, o quizá es que me la encuentro yo a toda. Haz una prueba, párate un ratito y observa a las personas que hay a tu alrededor y comprobarás la cantidad de gente que ha intentado hacerte las cosas fáciles.

-Vamos a terminar y no hemos hablado de Isabel Pantoja ni como cantante ni como mujer.
-Será porque en este país hay otra gente que canta muy bien, grandes voces femeninas y masculinas, que en estos momentos están intentando poner en marcha los motores, porque la música ayuda, estimula y no se puede acabar nunca.

-¿Le han dicho alguna vez que torea muy bien de salón?
-Sí, alguna vez me lo han dicho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
La foto favorita de María del Monte

"Ésta es una de mis preferidas. Me la hicieron en una de mis primeras actuaciones. Mi padre, entre dientes, me decía: “Al final lo has conseguido, María. Ya  estás saliéndote con la tuya", nos cuenta la cantante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Ficha y firma de María del Monte

Nació: En Sevilla, el 26 de abril de 1962.
Es la única chica de cinco hermanos.

Inicios: Comenzó ganando el concurso “Gente joven”,
que le permitió grabar un disco. El segundo, en el año
1988, de título “Cántame”, la encumbró a la fama y la convirtió en la reina de las sevillanas por su particular manera de interpretar este género musical.

Familia: Está soltera y no tiene hijos.
profesión: Cantante de sevillanas y copla, presentadora de radio y televisión.

Ha grabado: Trece discos. El último, que acaba de lanzar al mercado, se titula “Cómo te echo de menos”, y está compuesto de once sevillanas y una rumba.
un pequeño sacrificio: Para hacer la promoción de su último disco ha adelgazado doce kilos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo