Samantha V. Nágera: "Colate ha querido mucho a Paulina, pero les ha salido mal"

Nuestra colaboradora, Rosa Villacastín, charla con la empresaria, restauradora y hermana de Colate, a se sincera y nos abre su corazón.

image

Nuestra colaboradora, Rosa Villacastín, charla con la empresaria, restauradora y hermana de Colate, a se sincera y nos abre su corazón.

1 de 8
La entrevista

Samantha Vallejo-Nágera es una de nuestras restauradoras más importantes. Después de aprender todo sobre gastronomía al lado de Paul Bocuse y de Arzak, decidió poner su propio negocio de 'catering'. También es la imagen de los quesos Boffard Reserva.

Basados en las más tradicionales recetas heredadas de su familia, a las que ella pone un sello muy personal, Samantha prepara unos platos deliciosos. Lo normal, tratándose de una mujer de una actividad endiablada, que compagina el trabajo con la familia, los amigos, los libros y la publicidad. Ha charlado con ella nuestra colaboradora, Rosa Villacastín.

 

-¿Qué come para estar siempre tan activa?
-Materia prima de muy buena calidad y cocina poco elaborada, aceite de oliva, mucha verdura, fruta y queso, que me encanta. Pero la energía la llevo dentro y cargo las pilas en Pedraza (Segovia).

-¿Ahí tienen la casa familiar?
-Ahí está la casa de mi madre y de su segundo marido, Paco Muñoz, adonde vamos los fines de semana desde que yo tenía seis años.

-¿Cómo surge la idea de hacer un concurso de cocina en TVE?
-Para ser jurado de “Master Chef”, tuve que hacer unas pruebas muy difíciles con Jordi Cruz, de Manresa (Barcelona), y Pepe Rodríguez, de Illescas (Toledo). La diferencia entre nosotros es que ellos trabajan en restaurantes y yo tengo un “catering”, un trabajo que no tiene que ver con el programa de TVE, que es de alta cocina, y donde los elegidos deben serlo en función de la pasión que pongan en lo que hacen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
La entrevista

-¿Por qué los grandes chefs son mayoritariamente hombres?
-Porque es un trabajo muy duro, de muchas horas y muy sacrificado. Por ese motivo, cuando una mujer piensa en ser madre, es difícil que pueda aguantar ese ritmo.

-¿En su negocio tampoco hay mujeres?
-Hay hombres y mujeres, pero cuando yo estudié en Francia, en la cocina de Paul Bocuse, se necesitaba pasar una prueba a la que se presentaron 300 hombres y una sola mujer, pero yo gané el concurso.

-Ganar ese concurso de cocina la llenaría de orgullo.
-Es un recuerdo maravilloso porque el mundo de la cocina es muy machista.

-¿Qué se mira más en los 'catering': el precio o la calidad?
-Cuando me llaman se preocupan mucho por la calidad y por que todo esté perfecto. Intento dar un servicio muy cuidado. Quiero que la gente sea feliz mientras come. No quiero negatividad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
La entrevista

-¿Dónde ha aprendido tanta psicología?
-De la vida, del día a día. Empecé a cocinar por una apuesta, cenando con un señor que me dijo que yo no valía para nada y que no aguantaría el ritmo de su restaurante. Tanto me picó en mi amor propio, que me compré un uniforme y me presenté a trabajar. La experiencia me encantó. Así fue como entré en Horcher en Madrid, donde Carlos Horcher, el jefe de cocina, me enseñó la base de la cocina tradicional.

-¿Herencia de su familia?
-Tengo la formación de mi madre, que es francesa, y de mi familia española. En mi casa siempre comemos un primero, un segundo y postre. El nivel de la cocina en casa es muy alto.

-¿Qué no falta en su mesa?
-Las flores, porque nos encantan a mi madre y a mí.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
La entrevista

-¿Somos imaginativos en la mesa?
-En la playa yo pongo colores playeros; en el campo, mimbre, latones, paja... Y en Madrid, cosas divertidas.

-¿Con tanta actividad cómo concilia familia y trabajo?
-Soy muy organizada. Siempre que puedo estoy con mis hijos, porque no tengo horario, pero sí una chica maravillosa que me ayuda. Mis hijos están muy mimados por su padre y por mí.

-¿El marido debe ser cómplice de la mujer?
-Mi marido ayuda siempre, es un padrazo que huye de los festejos. No hace falta estar todo el día juntos para llevarse fenomenal. Mi marido me admira, pero si estuviera más tiempo conmigo acabaría hasta las narices de mí.

-¿Tan diferentes son?
-Somos opuestos, pero nos llevamos fenomenal, él es muy de su tele, su fútbol... pero también es muy niñero. Para mí es una tranquilidad que esté con los niños y por las noches les lea un cuento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
La entrevista

-¿Usted no tiene mala conciencia?
-Tengo la conciencia tranquila con mis hijos, a los que dedico todo el verano y los fines de semana. Soy muy niñera. Tengo cuatro hijos. A veces, cuando llego a casa, no me hacen caso porque tienen su vida. Son como yo, muy organizados.

-¿El secreto es saber delegar?
-Yo lo hago todos los días. Confío en mi gente. En mi casa no hago tareas, sólo disfruto de mis hijos.

-Uno de sus hijos tiene síndrome de Down.
-Patrick, al que llamamos “Roscón”, es el tercero. Otros dos son celiacos. A las madres que están en mi situación les diría que se tranquilicen, que no pasa nada, que la vida sigue, y que hay que afrontar los problemas como te vienen.

-Eso es fácil de decir, Samantha.
-Cuando tuve a “Roscón” fue un horror porque no tenía información. Hoy es el hijo que más feliz me hace. Cuando llego a casa ,es el primero que sale a saludarme, el que se ríe, el que por las mañanas me come a besos. Dios me lo ha mandado para que cuando sea mayor no esté sola, él estará conmigo y con mi marido toda la vida.

-Dígame, ¿cómo es “Roscón”?
-Los niños con síndrome de Down  son geniales, divertidos, y cuando llegan a una edad viven solos, porque en España estamos divinamente organizados en este tema, bien a través de las fundaciones o de las Comunidades Autónomas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
La entrevista

-¿La crisis puede poner en peligro las acciones solidarias?
-Claro, pero para mucha gente un euro o diez no son nada, y con ese dinerito pueden hacerse muchas cosas.

-¿Qué tal lleva la fama?
-Fenomenal. Soy conocida por mi trabajo, pero que Colate se casara con Paulina Rubio me ha ayudado. 

-¿Cómo han vivido su separación?
-Colate ha querido mucho a Paulina. Les ha salido mal, como a tantos otros matrimonios. Lo que tienen que hacer es que su niño no se entere de nada, que no haya odio, que el niño sea feliz.

-¿Cree que lo van a conseguir?
-Yo haré todo lo posible para que así sea. Colate es un padrazo. Continuamente me manda fotos de su hijo. Y al contrario que yo, Colate sí deja de trabajar para estar más tiempo con su niño.

-Eso es estupendo para los dos.
-Dejar todo para estar con tu hijo es una muestra de amor. No sabes la ilusión que nos hizo pasar las Navidades todos juntos. Lo que ha disfrutado el niño con nuestros hijos... Era una gozada. 

-¿Y Paulina?
-Paulina es una madraza. Está encantada con su niño, ha sido su paño de lágrimas en todo esto y es bueno que hayan llegado a un acuerdo por el bien de todos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Ficha y firma de Samantha Vallejo-Nágera

Nació: El 27 de octubre de 1969, en Madrid. 

Estudios: En el Liceo Francés. Después, hizo Paisajismo. Más tarde fue alumna en la escuela de cocina de Paul Bocuse y seguidamente de Arzak, en San Sebastián.

Profesión: Restauradora. Organiza 'caterings' y,
en Pedraza (Segovia), banquetes de boda,
en el caserón Natura, de propiedad familiar.

Familia:  Está casada con el enólogo Pedro Aznar.
Tienen cuatro hijos, Cloe (nueve años), Pedro (ocho), Patrick (cinco) y Diego (18 meses). 

Televisión: Forma parte del jurado del programa de TVE 'Master Chef', que avaba de comenzar emitirse en La 1.

IMAGEN:  De los quesos Boffard Reserva. Se puede contactar con ella en www.samanthacatering.com y denaturapedraza.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
La foto favorita de Samantha Vallejo-Nágera

"En esta foto estoy con mi hijo “Roscón” (Patrick, de cinco años). La hizo Silvia Polakov para una exposición de niños con síndrome de Down. Me encanta la cara que tiene mi niño, su mirada. Es el que más feliz me hace cuando llego a casa", nos cuenta la empresaria.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo