Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Sandra Barneda: "Haría un ERE a la clase política"

La periodista y escritora Sandra Barneda, que acaba de publicar el libro 'Reír al viento', abre su corazón en esta sincera entrevista con nuestra colaboradora, Rosa Villacastín.

La periodista y escritora Sandra Barneda, que acaba de publicar el libro 'Reír al viento', abre su corazón en esta sincera entrevista con nuestra colaboradora, Rosa Villacastín.

1 de 9
Sandra Barneda se sincera con Rosa Villacastín

Sandra Barneda pisa con seguridad, la cabeza alta, el cuerpo erguido, la mirada de un verde oscuro. La rodea un cierto aire de mujer enigmática. La periodista de Telecinco acaba de estrenarse en la literatura con la novela 'Reír al viento', en la que aborda problemas comunes como son el amor, el desamor, la soledad y la muerte, sentimientos que retrata con talento y sencillez. Sandra asegura que este libro es el principio de una carrera que compartirá  con su presencia en la pequeña pantalla, por más que eso le quite tiempo de ocio. Todo esto y más se lo ha contado a nuestra colaboradora, Rosa Villacastín.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
La entrevista

-¿Qué le mueve a escribir esta novela?
-La necesidad de contar cosas, de tejer una historia que no podría haber escrito con 20 años porque hay mucha reflexión, muchos personajes y muchas sensaciones. Quería que fuera un libro optimista, que la gente, cuando acabara de leerla, tuviera el convencimiento de que hay que apostar por la vida.

-¿Cómo se consigue eso, Sandra?
-Preguntándote cómo quieres que sea el mundo. Esa pregunta nos hace empezar a andar nuestro camino.

-El libro comienza con la huida de la protagonista, que quiere empezar una nueva vida lejos del marido y del hijo.
-¿Quién no ha pensado coger un avión y marcharse lejos? Álex lo hace. Se va a Bali para poner tierra de por medio. Allí encuentra a un grupo de mujeres con las que traba una fuerte amistad. Le ocurren muchas cosas y conoce a gentes que se convierten en su espejo y guía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
La entrevista

-¿Era necesaria la descripción de tantos momentos eróticos?
-Sí, porque dentro de esa búsqueda, la protagonista se atreve a hacer cosas que nunca se hubiera atrevido a llevar a cabo en su hábitat natural. Al final, lo que consigue es vivir.

-La muerte está muy presente en su novela. ¿Tanto le preocupa?
-Yo creo que la muerte es un tema que descubrimos cuando somos pequeños, que olvidamos después, hasta que nos chocamos con la primera muerte y empezamos a pensar en la nuestra. Por eso es tan importante saber vivir para luego saber morir. Aceptar la muerte es algo para lo que no estamos preparados.

-¿Por culpa de quién: de la religión, del miedo, de qué o de quién?
-Es una mezcla. Por eso en Bali celebran igual los nacimientos que las muertes. Todo lo contrario de lo que hacemos aquí, que la vivimos como un drama.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
La entrevista

-¿Es por lo que las sociedades modernas ocultan el dolor?
-Seguramente sí, ya que la pérdida de un ser querido es un “shock” que tenemos que asumir por más que te deje un vacío muy grande.   

   
-¿El amor es fuente de vida?
-¡Por supuesto! Pero hay muchos tipos de amor: el que sientes por los padres, por los hijos, por una pareja a la que dejas de amar pero no de querer… El amor es la gasolina de la vida. Hace años mi padre me dio un consejo que siempre tengo presente: “Sandra, en esta vida sólo tenemos obligación de una cosa, ser felices”. 

-¿Usted lo es?
-Yo sí. A mí, la vida me parece un regalo. Otro regalo me parece trabajar en televisión haciendo lo que me gusta; haber escrito esta novela es un sueño. Este conjunto de cosas es lo que me permite sentirme una mujer afortunada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
La entrevista

-¿Siempre ha sido así?
-No, me ha ocurrido lo que a mucha otra gente. Yo he tenido muchas veces la sensación de que era un bicho raro. No me sentía comprendida por mi manera de vivir y sentir el mundo, porque me fijaba en cosas que los demás no lo hacían. Hay que aprender que sentirte diferente no es malo.

-Es incluso saludable y señal de madurez.
-Pero conlleva mucha soledad, que es otro de los grandes temas de la vida, en la que a veces nos vemos inmersos.

-¿Sandra, qué aprendió usted de las malas etapas?
-Que hoy estás arriba y mañana abajo. Y que eso no es lo importante, que lo importante es cómo te sientes tú contigo misma. Yo estuve tres años en el dique seco, igual que tanta gente hoy. La diferencia es que a los que tienen que tomar hoy el testigo generacional se les ha desmoronado la vida. Antes, los trabajos duraban 20 años y ahora no te da tiempo a celebrar que lo tienes. Y eso es tremendo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
La entrevista

-¿Qué es lo vital para usted?
-La conciencia colectiva, porque anímicamente la sociedad está en la reserva. Pero hay que tratar de ser optimista, porque, de lo contrario, cuando llegas al fondo, no tienes fuerzas para subir. 

-¿La crisis está sacando lo más solidario de la gente?
-Estamos en el momento de la verdad, mostrándonos como somos, no obsesionados por quién tiene el mejor coche o la casa más grande. Yo estoy muy decepcionada con la clase política porque nadie nos explica nada. ¿Por qué no nos cuentan o nos dicen qué está pasando?

-Quizá por miedo a perder votos, supongo.
-Yo haría un ERE a la clase política, ahora que los ERES están tan de moda. Sería una forma de renovarla toda. Es urgente cambiar la ley hipotecaria. Y me pregunto: ¿Con tantos decretos leyes como aprueba cada semana el Gobierno, por qué no cambian esta ley que tanto dolor está causando?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
La entrevista

-¿'El gran debate' es el reflejo del país?
-A mí no me gusta hurgar en el dolor de las personas, pero siempre me han importado sus problemas. Ahora bien, escucharlas contarlos ante una cámara, con la valentía que lo hacen, te deja sin palabras. Ojalá hubiera muchos más debates como éste para que la gente sepa lo que está pasando.

-¿Cómo es su relación con Jordi?
-De lo que más contenta estoy es de la evolución que hemos tenido. Como los dos somos muy reservados y muy catalanes, hemos necesitado nuestro tiempo de adaptación. Nos respetábamos y nos hemos ido conociendo. Es ahora, después de tres años, cuando está surgiendo la amistad. Nos hemos ayudado en temas personales y eso nos permite tener mucha complicidad dentro y fuera del plató.

-¿Sabe lo que quiere ser de mayor?
-Sí, tertuliana. Me lo dijo Sardá: “De mayor tienes que ser tertuliana, porque no tienes presión, no estás pensando en las audiencias y puedes decir lo que te da la gana”.

-¿Hay algo de lo que se arrepienta?
-No, a veces me he arrepentido de mi impulsividad y de haber perdido las formas. Las formas son importantes porque, si no son las adecuadas, lo pierdes todo. También me arrepiento de no ver más a menudo a mis padres. Los abrazos, el decir a alguien que lo quieres, es de las cosas más gratificantes de la vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
La foto favorita de Sandra Barneda

“En esta foto estoy en Bali, preparando mi novela. No había dormido y quería ver amanecer conectando con la naturaleza, en total soledad”, nos desvela Sandra Barneda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Ficha y firma de Sandra Barneda

Nació: En Barcelona, el 4 de octubre de 1975. 

Estudios: Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad de Barcelona y diplomada por el Collegi de Teatre de la misma ciudad.

Familia: Está divorciada de Tania Zarrias desde 2012.
No tiene hijos.

Inicios: En Radio Cataluña y de ahí pasó a Radio Nacional de España. Después dio el salto a TVE Cataluña, Antena 3, Telemadrid y Telecinco, cadena en la que trabaja actualmente.

Presenta: En la cadena amiga los programas 'El gran debate', con Jordi González, los sábados por la noche, y 'De buena ley', a mediodía, de lunes a viernes.  

Literatura: Se ha estrenado con el libro 'Reír al viento', una novela de 624 páginas en la que habla de los sentimientos y las emociones de las personas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo