Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Paloma Gómez Borrero: "En El Vaticano nadie da puntada sin hilo"

La periodista habla en esta entrevsita de su nuevo libro, “De Benedicto a Francisco, el cónclave del cambio”, de Editorial Planeta, y de su experiencia como informadora especializada en El Vaticano.

La periodista habla en esta entrevsita de su nuevo libro, “De Benedicto a Francisco, el cónclave del cambio”, de Editorial Planeta, y de su experiencia como informadora especializada en El Vaticano.

1 de 9
Entrevista con Paloma Gómez Borrero

Paloma Gómez Borrero es una institución para quienes elegimos el periodismo como una profesión y una forma de vida. Cercana, intuitiva, conocedora de todo cuanto ocurre dentro de El Vaticano, en abril publicó un libro titulado “De Benedicto a Francisco, el cónclave del cambio” (Ed. Planeta), en el que cuenta los motivos que llevaron a Benedicto XVI a renunciar al papado.   

-¿A cuántos Papas ha conocido?
-A cinco: a Pablo VI, ya al final de su papado, a Juan Pablo I, “el breve”, a Juan Pablo II, a Benedicto XVI y ahora a Francisco.

-¿Quién le ha impresionado más?
-Juan Pablo II. Recuerdo su primera aparición en la Plaza de San Pablo, nada más ser elegido, como algo impactante. Una imagen que se agrandó con el tiempo por sus continuos viajes, pero sobre todo porque despertó un mundo que estaba dormido, gente que miraba a San Pedro como algo muy lejano. Y él consiguió que los católicos le mirasen como un párroco viajero, que se ocupaba de ellos y se interesaba por sus problemas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Entrevista con Paloma Gómez Borrero

-¿El más renovador de los cinco?
-Si bien es cierto que Juan Pablo II sembró mucho, en el sentido de renovación hay que hacer una gran justicia a su sucesor, Benedicto XVI.

-¿Por qué?
-Sobre todo por lo que hizo en el campo de la pedofilia, que ha sido uno de los grandes escándalos a los que ha tenido que enfrentarse la iglesia católica y que yo llamo crimen atroz. Él tuvo el valor de decir “tolerancia cero y transparencia total” y dio orden de que había que llegar hasta el final. Eso y el haber tendido la mano a otras religiones ha supuesto una gran renovación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Entrevista con Paloma Gómez Borrero

-¿El Vaticano es un nido de conspiraciones e intrigas?
-Es “el Vatileaks”, como lo definió el propio portavoz, hablando de lo que ocurría allí dentro y de ese mayordomo infiel que se había llevado a su casa cientos, miles, de documentos fotocopiados. Siendo como era la persona más cercana a Benedicto, el mayordomo resultó ser un traidor en toda regla. Según dijo después, era la única forma de que el Papa se enterase de todo lo que estaba ocurriendo allí dentro.

-¿Lo consiguió?
-Fue necesario que se diera a conocer lo que sucedía, aunque la forma no haya sido la más ortodoxa. Cuando me preguntaban sobre quién pensaba que iba a suceder a Benedicto, siempre decía: que sea un Francisco de Asís del siglo XXI. En ese momento no tenía idea de quién sería el elegido.

-¿La humildad del Papa Francisco es verdadera o puro “marketing”?
-El Papa se comporta y habla de una manera que lo entiende todo el mundo. Que no quiera vivir en las dependencias de El Vaticano demuestra que quiere tomar el pulso a la gente. Cada día, cuando dice la misa a las siete de la mañana, invita a grupos de personas que trabajan en El Vaticano para hablar con ellas y conocer de primera mano sus problemas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Entrevista con Paloma Gómez Borrero

-Sorprende su forma de vestir.
-Porque utiliza unos zapatos muy usados, pero cómodos, porque muy garboso no es, la verdad, aunque supongo que le harán ropa y zapatos a su medida.

-¿Presionaron a Benedicto para que dejase paso un hombre más joven?
-Sinceramente, creo que nadie le presionó. Lo importante es ese informe secreto que encargó Benedicto y que sólo han leído él y ahora Francisco. En él se da debida cuenta de las reformas tan profundas que hay que hacer. Como el anterior Papa era consciente de que no tenía la salud y la fuerza que necesitaba para llevarlas a cabo, tomó la difícil y dura decisión de dejar paso a otra persona.

-¿Permitirá la curia romana que se hagan esos cambios?
-Dicen quienes le conocen que Francisco es un hombre con las ideas clarísimas, que en Buenos Aires no le tembló el pulso cuando tuvo que enfrentarse al poder de los Kirchner . Ya ha demostrado que sabe lo que quiere nombrando una comisión de magníficos cardenales de distintos continentes, para que se ocupen de los problemas que tiene África, que no son los de Europa o Estados Unidos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Entrevista con Paloma Gómez Borrero

-¿Tratará de recuperar a los católicos desencantados?
-Ya lo está haciendo. Gestos como lavar los pies a un grupo de presos, dos de ellos musulmanes y dos chicas, nos sorprendieron. Cuando dice que en El Vaticano se gasta mucha luz, está diciendo que no puede haber derroche cuando tanta gente lo está pasando mal.

-Lo lógico con la que está cayendo.
-Su política es dar ejemplo de austeridad, de ahorro. El Papa está muy preocupado por el paro. Sobre todo, por el paro juvenil, que tanto afecta a las familias, que son el pilar que aguanta la gran parte de la crisis.

-¿Quiere acercar la iglesia oficial a la real?
-Ya lo ha hecho cuando ha dicho que hay que abrir las puertas de las parroquias para que sean la casa de todos y que los párrocos tienen que estar al servicio de la gente y no al revés.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Entrevista con Paloma Gómez Borrero

-Usted estuvo en la recepción que dieron los Príncipes de Asturias en Roma, ¿no es así?
-Así es. Hablé largo rato con el Príncipe, que estuvo adorable. 

-¿Es cierto que Letizia tuvo una actitud distante con algunos invitados?
-Lo que observé es que Letizia estaba muy sola, hasta que se paró a hablar con el corresponsal de El País y con Marisa, la corresponsal de TVE. Fue entonces cuando unas monjitas comentaron que les habría gustado hablar con ella, pero que no les había hecho caso.

-¿Es lo habitual siendo los anfitriones?
-No; tampoco fue normal que, mientras el Príncipe hablaba con un grupo de periodistas, se acercase y le dijese: "Vámonos, que esto se está acabando". A Felipe no pareció afectarle demasiado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Entrevista con Paloma Gómez Borrero

-¿Tanto le cuesta adaptarse al protocolo?
-No lo sé, pero la traducción que nosotros hicimos fue: “Vámonos, que estamos sobrando”.

-¿Usted tiene vida fuera de El Vaticano?
-Por supuesto, pero yo hago una información apasionante porque tengo que interpretar gestos y silencios, ya que en El Vaticano nadie da puntada sin hilo.

-¿Escribirá una novela de intriga?
-Nunca. Si escribiera una novela de intriga, todos iban a mirarla como si estuviera dando claves de una realidad.

-¿Usted vale más por lo que calla?
-Callo cosas porque haría mucho daño si las publicase. Y poniendo en una balanza lo que puede hacer daño y lo que puede hacer un bien, gana lo bueno.

-¿Qué recuerdo especial tiene de un Papa?
-En Zaire, Juan Pablo II se enteró de que era mi santo y se acercó a felicitarme.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
La foto favorita de Paloma Gómez Borrero

"Era mi cumpleaños y el portavoz padre Lombarda le dijo al Papa Benedicto XVI, con quien aparezco en la foto, "hoy cumple Paloma menos años que viajes ha realizado informando sobre la Santa Sede", nos desvela Paloma Gómez Borrero,

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Ficha y firma de Paloma Gómez Borrero

Nació: En Madrid, el 18 de agosto de 1934. 

Estudios: Periodismo.

Trabajo: Fue enviada especial de “Sábado Gráfico” en Alemania, Austria y Reino Unido. Durante doce años fue corresponsal de TVE en Italia y El Vaticano. Es una tertuliana todoterreno y tiene un amplio conocimiento de todo cuanto acontece en la Santa Sede. 

Familia: Está casada con el piloto italiano Alberto Maarchis y tiene tres hijos, Ranieri (1962), Carlo Vittorio (1965) y Giorgio (1975), y varios nietos. 

Condecoraciones: Tiene la Cruz de la Orden de
Isabel la Católica que le concedió el rey Juan Carlos y es Dama de la Orden San Gregorio Magno, que le concedió el Papa Juan Pablo II en 2002. 

Libros: Es autora de una amplia bibliografía. Su último libro se titula 'De Benedicto a Francisco, el cónclave del cambio', de Editorial Planeta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo