Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Pedro Gª Aguado: "Espero que Urdangarín aprenda de todo esto y lo plasme en un libro"

Si alguien conoce el cielo y el infierno, ese alguien es Pedro García Aguado, que en la cima de la fama deportiva sucumbió alos cantos de sirena de la droga. Una experiencia devastadora, de la que salió con ayuda médica y muchísima fuerza de voluntad. El popular presentador y exdeportista se sincera en esta entrevista.

Si alguien conoce el cielo y el infierno, ese alguien es Pedro García Aguado, que en la cima de la fama deportiva sucumbió alos cantos de sirena de la droga. Una experiencia devastadora, de la que salió con ayuda médica y muchísima fuerza de voluntad. El popular presentador y exdeportista se sincera en esta entrevista.

1 de 9
Pedro García Aguado, del infierno al cielo

Pedro García Aguado es hoy un hombreabstemio, sincero y abierto, al que se le conoce por sus grandes éxitos en elwaterpolo y por ayudar a los jóvenes con problemas a través del programa 'Hermano mayor', que se emite todos los viernes en Cuatro.

-Pedro, ¿los hijos nacen o se hacen malos?
-Como dice Javier Urra: hay hijos redondos e hijos cuadrados. Redondo es el que nunca da problemas y cuadrados los que te obligan a esforzarte y a responsabilizarte de lo que hacen, pues nunca te ponen las cosas fáciles.

-¿Debería haber escuelas de padres?
-Debería, porque ningún hijo nace con el libro de instrucciones debajo del brazo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
La entrevista

-¿Ellos también son grandes damnificados?
-Tienen mucho mérito. Nadie es capaz de aguantar lo que un padre. A mí, mi madre tuvo que aguantarme muchas cosas, de las que me arrepiento y por las que le he pedido perdón.

-¿Dónde hay más peligro: en las redes sociales, en los colegios, en los barrios...?
-Las redes sociales son una réplica de la vida, pero lo importante es enseñarles a moverse en ellas.

-En “Hermano mayor”, hay episodios de violencia extrema.
-Hay muchos factores que desencadenan la violencia en los jóvenes. Pueden venir de la infancia, de una mala gestión de la separación de los padres, del colegio... Nosotros nos encontramos con chavales superdotados que se comportan mal porque no se les estimula, no se les da lo que necesitan o porque creen que pueden conseguir todo sin esforzarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
La entrevista

-El hijo de Ortega Cano está en la cárcel y su padre no ha ido a visitarlo. 
-El problema que veo ahí son unos padres con mucho protagonismo, que adoptaron a unos niños a los que dieron todo. Sin embargo, si tuvieran de todo, José Fernando no se comportaría así. Seguro que hay cosas que le faltan y que ni él ni Ortega Cano saben qué son.

-¿Recuperará el torero a su hijo?
-Como padre tiene que ayudarle recuperando la autoridad perdida y entender por qué actúa así su hijo. Si le tiende la mano, lo recuperará.

-¿Qué papel juega la educación en el desarrollo de los adolescentes?
-Antes a los niños se les decía “esto lo haces porque lo digo yo” y ahora se ha levantado mucho el pie del acelerador, ya que lo que prima es el amiguismo, ser un padre “superguay”.

-¿Qué aprende en “Hermano mayor”?
-Mucho autocontrol y sobre todo a no prejuzgar, a ver la bondad en las personas imperfectas y a buscarla para que se comporten bien con los padres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
La entrevista

-¿Se ve reflejado en algún chico?
-Aprovechando el divorcio de mis padres, a los doce años, yo empecé a hacer lo que quise. El deporte me mantenía muchas horas muy atado, muy disciplinado, pero cuando me liberaba, era el más golfo de todos. Tuve trastornos de conducta, sobre todo con mi madre. Generé mucho odio y mucha frustración de situaciones que no entendía.

-¿De qué le sirvió el deporte?
-De mucho, pero sabiendo que no te exime de desarrollar trastornos. El deporte me enseñó valores como la disciplina, el esfuerzo, el sacrificio, la capacidad de manejar la frustración, que me vinieron después muy bien para superar mi problema de adicción.

-¿Qué le llevó a las drogas?
-No tener la figura de un asesor, de un entrenador, o del padre, ya que yo me fui a vivir a 600 kilometros de Madrid para que no me controlaran.

-¿Cuándo notó que había tocado fondo?
-El día que dejé de echar la culpa a los demás y me conciencié de que tenía un grave problema. Tenía 34 años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
La entrevista

-Hay famosas que se rehabilitan en un abrir y cerrar de ojos, ¿es eso posible?
-El tratamiento, si tienes diagnosticada la adición, conlleva una desintoxicación. Hay muchas personas que se quedan en esta primera fase, que es la más fácil porque no la haces tú, sólo necesitas medicamentos. Pero luego hace falta deshabituarse, que es lo más difícil, porque es cuando se producen las recaídas. Saltarse cualquiera de esas etapas tiene el riesgo de volver a recaer.

-Usted se curó.
-Pero le tengo mucho respeto a lo que me fastidió la vida. Por ejemplo, a los estados anímicos bajos, al estrés, a situaciones emocionales complicadas, ya que tengo dos hijas, dos exmujeres… Hace años que intento relativizar los problemas, porque los exadictos tendemos a hacer de un grano de arena una montaña.

-¿Qué señales deben alertar a los padres?
-Los cambios de humor repentinos, la apatía, la falta de rendimiento en los estudios, determinadas compañías,  echar en falta dinero, encontrar marihuana en los bolsillos... Hoy los padres suelen hacer pruebas a sus hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
La entrevista

-¿La experiencia le ha servido para educar a sus hijas?
-¡Claro! Con ellas he tratado de no invadir su territorio, que sean ellas las que me cuenten sus cosas. Eso es algo maravilloso que ha surgido de forma natural, sin tener que imponer mi ley, pero sí poniendo límites, dándoles mi opinión, que es la misma que me daban a mí mis padres.

-¿La paternidad le sirvió para decir “¡basta ya!”?
-Sí. Cuando yo lo había perdido todo,  se me aparecieron mis hijas. Tenían dos y cinco años, y pensé: no quiero que sean unas desgraciadas por mi culpa.

-¿El fracaso de sus matrimonios fue a causa de su adicción?
-Claro, porque las relaciones que te planteas suelen ser impulsivas, sin proyectos de futuro. Buscas la satisfacción inmediata. Y eso tiene mucho que ver con el consumo. Yo me separé de mi primera mujer cuando mi hija tenía ocho meses. Ése fue otro de los factores que me obligó a ponerme las pilas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
La entrevista

-¿Ha conseguido ser feliz?
-Sí, porque he conseguido tener un estado de alegría y optimismo constante, aunque las cosas vayan mal.

-¿Le han sorprendido las acusaciones contra Iñaki Urdangarín?
-Mi experiencia me dice que cuando confías en alguien que te llena la cabeza de pájaros puedes cometer errores. Quizá a Iñaki le pasó eso, se vio deslumbrado y no supo decir no.

-¿Cómo era cuando usted lo conoció?
-Muy diferente, era un gran deportista, muy humano. Me da mucha pena. Espero que de todo esto haya sacado un aprendizaje que podría plasmar en un libro, para que otras personas no se equivoquen. Su enseñanza puede servir a otros. Rectificar es de sabios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
La foto favorita de Pedro García Aguado

"Ésta es la primera foto que me hice con mis hijas, cuando salí del ingreso, en julio de 2006, limpio y con ganas de una nueva vida. Siempre la llevo conmigo en la cartera, por eso está tan arrugada", nos ha desvelado Pedro García Aguado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Ficha y firma de Pedro García Aguado

Nació: En Madrid, el 9 de diciembre de 1968.

Inicios: A los doce años en la Escuela de Waterpolo de Madrid. En 1986 lo fichó el Club de Natación de Cataluña. En la residencia Blume se formó como deportista de élite. Compaginaba los duros entrenamientos con el abuso de cocaína y el alcohol.

Palmarés: Elegido Mejor Jugador de la Liga Española de Waterpolo. Medalla de Oro en Atlanta y de Plata en Barcelona. Ha sido internacional con la selección nacional en 565 ocasiones. Ha recibido la Medalla de Oro de la Real orden del Mérito Deportivo.

Libro: Es autor de 'Mañana lo dejo: confidencias de un campeón olímpico que venció a las drogas y el alcohol'.

Televisión: Programa 'Hermano mayor', en Cuatro, en el que ayuda a jóvenes con problemas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo