Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Helen Lindes: "Sueño con una boda muy romántica con Rudy"

A sus 33 años, Helen Lindes es una mujer muy madura, segura de sí misma, que no tiene nada que ver con aquella joven tímida que un día decidió hacer la maleta y marcharse a recorrer mundo para hacer realidad el sueño de su vida: ser modelo. Respetada dentro y fuera de su profesión, el próximo año contraerá matrimonio con el jugador de baloncesto del Real Madrid Rudy Fernández. La guapa modelo habla de sus sueños y sus proyectos en esta entrevista con Rosa Villacastín.

A sus 33 años, Helen Lindes es una mujer muy madura, segura de sí misma, que no tiene nada que ver con aquella joven tímida que un día decidió hacer la maleta y marcharse a recorrer mundo para hacer realidad el sueño de su vida: ser modelo. Respetada dentro y fuera de su profesión, el próximo año contraerá matrimonio con el jugador de baloncesto del Real Madrid Rudy Fernández. La guapa modelo habla de sus sueños y sus proyectos en esta entrevista con Rosa Villacastín.

1 de 9
Helen Lindes abre su corazón a Diez Minutos

-Dieciséis años como modelo es mucho tiempo.
-Lo importante es que estoy trabajando más y mejor que nunca. Eso quiere decir que los tiempos han cambiado y que hoy una modelo de 33 años sigue teniendo hueco en el mercado.

-¿Ser guapa ya no es suficiente para triunfar?
-No, hoy en día la “celebrity” ya no es sólo una cara o un cuerpo bonitos, sino una mujer con personalidad, que sabe manejar las redes sociales, lo que nos permite tener un perfil muy determinado. Un perfil en el que se mira mucha gente que quiere parecerse a nosotras, no sólo por el físico, sino por lo que representamos en el mundo de la moda y de la publicidad.

-¿Qué ha aprendido en estos años?
-Muchas cosas, la principal ha sido hablar cuatro idiomas. También he aprendido a moverme por el mundo, a crecer como persona y a ser seria y puntual en el trabajo. No tengo una licenciatura pero siempre he tenido inquietud por estudiar y aprender.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
La entrevista

-¿La suya ha sido una vida fácil o de sacrificios?
-Fácil no, porque recién cumplidos los 21 años hice las maletas y me fui a vivir fuera de casa. Estuve en Nueva York, Australia, Milán, París... En todas las ciudades donde me ofrecían el trabajo que yo quería y que no podía realizar en mi país, lo que me hizo madurar deprisa.

-¿Quién la ayudó a tomar esa decisión?
-La tomé yo porque quería llegar a lo máximo de mi carrera, y sabía que si me quedaba aquí no iba a conseguirlo. Tenía que intentarlo, no podía quedarme con esa espinita clavada en mi corazón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
La entrevista

-Qué valiente, ¿no?
-Yo era independiente económicamente desde los 16 años y, para tomar decisiones, eso es importante. También tuve la suerte de que mis padres siempre me han ayudado. Yo sabía que si me salían mal las cosas siempre tendría abiertas las puertas de su casa.

-¿Qué fue lo más difícil: la soledad, el miedo al fracaso...? ¿Qué?
-Sobreponerme a mis propias inseguridades porque tú eres también tu peor enemigo. Cuando te presentas a un “casting” tienes que saber venderte, y eso te llena de un temor constante. Además, cuando llegas al hotel, no tienes a nadie con quien comentar, y eso es muy duro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
La entrevista

-¿No pensó en dejarlo todo para volver a Lanzarote con los suyos?
-Nunca. Quizá porque esta profesión me divierte mucho y ha sido mi vocación desde una edad muy temprana.

-¿Sus padres sufrieron mucho?
-Estoy segura, pero también pensaban que si ser modelo era lo que me hacía feliz, tenía que seguir hacia adelante.

-¿Esas experiencias le han servido en su vida con Rudy Fernández, su novio?
-Sí, porque me han enseñado a ser muy tolerante, a respetar lo que quieren las personas que están a mi lado.

-¿Es cierto que le pidió matrimonio cuando usted estaba con una amiga?
-La escena fue más romántica: organizó un evento ficticio, al que yo tenía que ir para hacer una entrevista de trabajo. Cuando llegué al restaurante, no había nadie. En ese momento comenzó a sonar nuestra canción favorita, “Your song”, de “Moulin Rouge”, y cuando me di la vuelta allí estaba Rudy.

-¿No se desmayó al verle?
-No, lloré y me emocioné mucho.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
La entrevista

-¿Qué le aporta ese hombretón?
-Mucha tranquilidad porque me siento muy querida. Nos parecemos muchísimo. Tenemos mucha complicidad. Él es mi hogar.

-Para que el amor llegue a puerto, ¿cuál debe ser la base?
-Además de complicidad, el respeto y la buena comunicación. Porque, si a la persona que está a tu lado, no le cuentas todo, no te conoce. Y después, convivir. Nosotros llevamos tres años viviendo juntos y lo sabemos todo de cada uno de nosotros, lo bueno y lo malo. El secreto es saber aceptarse como eres y respetar los límites que cada uno impone.

-¿Saben ya dónde van a casarse?
-No, estamos mirando, pero tenemos un año por delante para pensarlo.

-¿Cuántas veces ha soñado con ese día?
-Muchísimas. Sueño con una boda muy romántica. Será en una isla porque él es mallorquín y yo soy canaria.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
La entrevista

-¿Les gustaría tener hijos?
-¡Por supuesto! Además, Rudy es muy niñero. En Mallorca tiene un campus con 200 niños con los que pasa una semana al año y disfruta mucho con ellos. Está deseando que los tengamos.

-¿Qué le diría a esos jóvenes que tienen que marcharse del país por la crisis?
-Que no se pongan fronteras ni límites. Yo he salido en diferentes épocas de mi vida, y es como he logrado hacer realidad mis sueños.

-En su profesión, ¿la publicidad es una salida cuando escasean las pasarelas?
-Sí; forma parte de mi trabajo como modelo. Y como me gusta alimentarme bien y no privarme de nada, si tengo que tomarme una hamburguesa o un “smoothie”, lo hago sin problema, porque sé compensar la comida.

-Todas las modelos dicen lo mismo: como de todo y no engordo.
-Yo he tenido épocas en las que me ha costado mantenerme en el peso porque no encontraba el equilibrio entre cuerpo y mente que ahora tengo. Ahora, si un día quiero un dulce, me lo tomo, pero ya sé que al siguiente no puedo repetir.

-¿El ejercicio físico es fundamental?
-Totalmente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
La entrevista

-¿Las dietas son un cuento chino?
-No quiero decir eso. Encontrar el equilibrio entre la mente y el cuerpo me costó, pero al final lo he conseguido.

-¿Cómo es un día cualquiera de su vida?
-Duermo unas diez horas. Desayuno cereales, fruta, yogur, café con leche..., porque el cuerpo necesita nutrientes. A media mañana tomo un “snack” ligero y a la hora del almuerzo pasta o alguna hamburguesa. Por las tardes hago ejercicio. Tengo una entrenadora personal que va tres días a la semana a casa y hago pilates, yoga, aerobic... Y tengo mi perrita, Bella, que me obliga a salir todos los días a correr.

-¿Cómo fue su experiencia George Clooney?
-Me sorprendió su predisposición a todo. Es muy profesional y muy cercano.

-¿Y con el doctor House?
-Estupenda, porque es un señor amable y discreto. Como bailamos un tango, me ha servido mucho mi experiencia en '¡Más que baile!'.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
La foto favorita de Helen Lindes

"Estoy con mi hermano, que me lleva trece años. Vive en Gerona, y lo echo muchísimo de menos", nos cuenta la modelo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Ficha y firma de Helen Lindes

Nació: En Gerona, el 17 de agosto de 1981. A los 5 años se fue a vivir a Lanzarote. Es hija de británica y andaluz. Tiene un hermano mayor, llamado Huw Gin-Edward, fruto del primer matrimonio de su madre.

Familia: Vive con su novio, Rudy Fernández.

Profesión: Modelo.

Sus medidas: 1,74 m de estatura. Y 88-60-91 de contorno. Miss España 2000, Miss Fotogenia, Miss Internet y Miss Glamour.  Ha desfilado para muchas firmas.

Televisión: Ha intervenido en la serie 'Al salir de clase', y como concursante en el programa '¡Más que baile!'. Ha rodado con George Clooney el anuncio de Nespresso.

Imagen: De las bebidas refrescantes 'Smoothies', de McDonald’s.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo