Carla Goyanes: "He tenido mucha suerte de encontrar a mi marido"

La hija de Cari Lapique y Carlos Goyanes, que vive en Miami junto a su marido y su hijo, y espera la llegada de otro para el próximo mes de noviembre, se sincera con Rosa Villacastín.

image

La hija de Cari Lapique y Carlos Goyanes, que vive en Miami junto a su marido y su hijo, y espera la llegada de otro para el próximo mes de noviembre, se sincera con Rosa Villacastín.

1 de 8
Carla Goyanes

A veces, el físico y los orígenes familiares condicionan la imagen de las personas. Es el caso de Carla Goyanes, pero esta percepción dura hasta que empieza a hablar de sus planes profesionales, de su marido, de su sentimiento de la maternidad, de su familia, y de los problemas que aquejan a los ciudadanos del mundo.

De fuerte personalidad, defiende el valor del esfuerzo y la educación, entre otras cosas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
''Me haría mucha ilusión tener una niña, pero más adelante''

-Carla, supongo que tendrá ganas de ver la carita de su bebé.
-Me faltan tres meses para dar a luz, pero sí tengo muchas ganas de que Santi esté aquí con nosotros.

-¿Le gustaría tener familia numerosa?
-No lo sé, me haría mucha ilusión tener una niña pero más adelante, porque tengo un varón y voy a tener otro enseguida. Necesito parar un poquito pues, aunque soy joven, quiero dedicar tiempo a estar con mis hijos.

-¿Qué le ha aportado la maternidad?
-Me ha cambiado todo. Hasta que no tienes a tu bebé en brazos y lo ves evolucionar, no te das cuenta de lo maravilloso que es tener hijos y del sentimiento de ser madre.

-¿Son tan fuertes los lazos maternales como dicen?
-En mi caso sí. Cuando me enteré de que estaba embarazada, empezó un proceso precioso. Soy la mamá oso, que quiere controlarlo y hacerlo todo.

-¿Es diferente el sentimiento del hombre?
-Depende del hombre y depende de la mujer. La diferencia es que la mujer lo lleva dentro durante nueve meses y eso une mucho, y te da seguridad. Hay muchos padres que enseguida sienten eso mismo y otros que tardan más en sentir la paternidad.

-¿Se preocupan ahora más de los hijos?
-Supongo. Mi madre siempre dice que mi padre era una excepción para su época.

-¿Por qué?
-Porque ha sido muy niñero, jugaba mucho con nosotras, nos daba de comer, tenía paciencia para hacernos razonar desde pequeñas... Hoy en día, si quieres hijos, es responsabilidad de los dos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
''Miami es una ciudad que te da mucha calidad de vida''

-¿Cómo se reparte el trabajo con Jorge?
-Ahora, que estoy embarazada, él hace más del 50 %, y, cuando no viaja y no tenemos ayuda en casa, también está muy implicado, incluso también más del 50 %. El matrimonio es un proyecto de vida de dos personas.

-¿Por esa razón se fue a vivir a Miami?
-Sí, aunque el cambio ha sido muy radical. Yo he pasado de vivir y trabajar con mi familia a casarme y a vivir con una persona. Por mucho que las relaciones de novios sean estrechas e intensas, no tienen nada que ver con el hecho de casarte y vivir con esa persona las 24 horas diarias, en una ciudad y un país que no es el tuyo y que tiene una cultura diferente.

-¿Qué ha sido lo más duro?
-Dejar a mi familia, a mis amigas de toda la vida y un trabajo que me gustaba mucho. De repente es como volver a empezar en un mundo nuevo, alejada de los tuyos, y con un marido que viaja mucho.

-¿Y lo más gratificante?
-Miami es una ciudad que te da mucha calidad de vida, aunque cueste adaptarse al principio.

-¿Hemos conseguido la igualdad?
-No en su totalidad. Yo, por ejemplo, renunciaría a tener un cargo tan bueno como el que tiene mi marido si tengo que estar alejada de mis hijos. Las barreras, a veces, las ponemos las mujeres.

-¿Por falta de ambición?
-Más que por falta de ambición porque mientras los hombres se plantean el trabajo como una responsabilidad para que no le falte nada a su familia,  las mujeres valoramos otras cosas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
''Soy directora de una máster de moda y belleza''

-¿Le preocupa el mundo que va a dejar a sus hijos?
-Me preocupa, pero es algo que no puedes evitar. Cada etapa de la vida tiene ese lado oscuro y cruel. Yo los educaré para que el momento que les toque vivir lo vivan lo mejor posible, con intensidad, porque nunca sabes lo que puede ocurrir mañana.

-¿Qué valores les inculcará?
-En mi casa se ha dado mucha importancia a la familia como núcleo para todo. Y después valores que se están perdiendo cuando vives en círculos sociales acomodados.

-¿Cómo cuáles?
-El esfuerzo, mejorar en tu trabajo, renovarte para llegar más allá.

-¿Qué hace en Miami que no hacía en España?
-Soy directora de un máster de moda y belleza, un trabajo que no me habría planteado realizar en España porque hacía otras cosas. Éste es un proyecto que va a extenderse por Bogotá, México y Miami, y en el que llevo todo un año trabajando, preparando el lanzamiento y coordinando al profesorado, a los alumnos, llevando el márketing...

-Para eso hace falta iniciativa.
-Por supuesto, pero cuando tienes una determinada formación, te ayuda mucho. Estudiar Empresariales me ha ayudado a estructurar mi cabeza, y el sistema de estudio francés que seguí de niña te enseña a estudiar, memorizar y a utilizar tus conocimientos en cosas prácticas.

-¿Escuela pública o privada?
-Ambas, porque cada una tiene su función. La educación privada es más personalizada y la pública permite que los que no tienen medios económicos puedan acceder a ella. Mi colegio era francés, de monjas, y estaba muy bien de precio. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
''Caritina y yo somos muy diferentes''

-¿Invirtiendo más en educación el país iría mejor?
-Estoy segura, estudiar te da bazas muy importantes, no sólo por los conocimientos que adquieres, sino por la gente que conoces y que puede venirte bien a nivel de amistad y de desarrollo personal y profesional.

-¿De quién hereda la afición por la moda?
-De mi madre, a quien siempre le ha gustado vestir muy bien, y de mi tía. Ya de pequeñas nos llevaban impecables, pero no fue hasta los catorce o quince años cuando Pepe Barroso se empeñó en que fuera la imagen de Don Algodón. Así comencé. Después, la vida te va mostrado caminos diferentes por los que encauzar tu profesión.

-¿Qué tiene en común con Caritina, su hermana?
-Somos como nuestros hijos: muy diferentes, pero nos llevamos muy bien.

-¿Qué le ha aportado Jorge?
-Muchas cosas, me devolvió la ilusión, me enseñó a ver la vida de otra manera, a interesarme por cosas que buscaba pero que no sabía que existían... En eso he tenido mucha suerte de encontrarlo.

-¿Qué le pide a la vida?
-Salud, porque al final la vida siempre te lleva por donde quiere llevarte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
En pocas palabras

-¿Un sueño secreto?
-Durante un tiempo quise ser tenista.

-¿Qué le da estabilidad?
-Mi entorno familiar y el trabajo.

-¿Qué le gustaría ser de mayor?
-La mejor madre del mundo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Su firma

Nació: En Londres el 11 de mayo de 1983. Es hija de Cari Lapique y Carlos Goyanes.  

Estudios: Es licenciada en Ciencias Empresariales por ICADE. Antes de casarse trabajaba en la empresa familiar.  

Moda: Fue imagen de Don Algodón cuando tenía 16 años.

Familia: En julio del 2011 se casó con Jorge Benguria. La pareja tiene un hijo, Carlos, y espera un segundo, Santiago, que nacerá en el mes de noviembre en Miami, donde vive el matrimonio. La ilusión de Carla es ir a por la niña, pero cuando sus dos varones crezcan un poco.

Libros: Ha publicado “Coaching para mamás”, un libro sobre sus propias experiencias maternales.

En la actualidad: Dirige un máster de moda y belleza en una escuela de Miami. Quiere exportar esta idea a países de habla hispana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Su foto favorita

 "Me gusta mucho ésta. Estoy con mi padre, y siempre la llevo conmigo porque me encanta".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo