Concha Velasco: "He menguado cuatro centímetros"

La actriz ha vuelto a los escenarios, tras cinco meses de parada forzosa a causa de un linfoma, con la obra “Olivia y Eugenio”, que estrenará en Madrid el 6 de noviembre.

image

La actriz ha vuelto a los escenarios, tras cinco meses de parada forzosa a causa de un linfoma, con la obra “Olivia y Eugenio”, que estrenará en Madrid el 6 de noviembre.

1 de 5
Una mujer 'renovada'

Concha Velasco recalará en el Teatro Bellas Artes de Madrid a partir del 6 de noviembre dando vida a Olivia, una mujer con un cáncer terminal, madre de un chico con síndrome de Down, papel que interpretan alternativamente Hugo Aritmendiz y Rodrigo Raimondi. “Este texto me lo ofrecieron hace tres años y me enamoró, pero nunca pensé que podría tener un paralelismo personal con el personaje. Ahora ya no, pero hubo un momento de mi enfermedad que sí lo tuvo. A finales de enero tengo otra revisión”, cuenta Concha.

-¿Esta obra te remueve por dentro?  
-En los meses en los que entraba y salía del hospital, no me sentía capaz, pero José Carlos Plaza (director de la función) y Josefina Molina (amiga suya, también directora de teatro) me convencieron diciéndome que me tomara a Olivia como un personaje más de los muchos que he interpretado. Sería tremendamente doloroso para mí ser Olivia de verdad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
''Tengo que trabajar menos, comer menos y cuidarme más''

-La obra expone la problemática que vive en la actualidad la sociedad española. ¿Removerá conciencias?
-Yo hago teatro porque todos los personajes que interpreto son  un vehículo de crítica, cultural y social. He ido evolucionando como actriz y persona. Nací el 29 de noviembre de 1939 y he ido perfeccionando y luchando para ser cada día mejor. Estoy convencida de que los espectadores que vengan a ver 'Olivia y Eugenio' van a salir del teatro rebelados ante la sociedad que tenemos la desgracia de vivir en este momento.

-¿Qué te han dicho los médicos sobre tu vuelta al teatro?
-Que no puedo hacer dos funciones diarias ni compaginarlo con otros trabajos, excepto 'Cine de barrio'. Mis limitaciones son que tengo que trabajar menos, comer menos y cuidarme más. No puedo tomar ni champán ni vino blanco, que me encanta. Sólo pechuga de pavo y jamón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
''He perdido 12 kilos''

-¿Cuánto has adelgazado?
-Doce kilos, y he menguado cuatro centímetros.

-¿Has necesitado ir al psicólogo?
-Soy muy católica. Prefiero confesarme, porque es más barato.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
''Doy gracias a Dios por haber salido de una enfermedad tan tremenda''

-¿Por qué vas a brindar en las próximas Navidades?
-Voy a dar gracias a Dios por haberme permitido salir de una enfermedad tan tremenda. Y voy a brindar por Hugo y Rodrigo (sus hijos en la función), porque nadie me ha besado como ellos.

-¿Trabajas porque lo necesitas para vivir o porque te da vida?
-Trabajo en el teatro desde los diez años. No he querido ser otra cosa en la vida que madre, abuela y actriz. El teatro es mi pasión, mi gran amor, el amor que no me ha traicionado ni me ha engañado nunca. En la vida real, muchos. Y sí lo necesito para vivir, pues claro que sí, pero qué maravilla es poder vivir de lo que a uno le gusta. Morir en el escenario no quiero, porque me parece una falta de educación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Sus hijos reales

Concha entre Paco y Manuel, sus hijos en la vida real. Según la actriz, los dos están encantados con su vuelta al trabajo, "porque en casa soy insoportable". A la presentación en Madrid de “Olivia y Eugenio”, Concha llegó un poco constipada. "Me lo ha pegado mi nieto y ahora no puedo coger ni un catarro", explicó. En estos momentos, sus grandes ilusiones son su familia "y ser feliz".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo