Karina: "Quizá no dediqué a mis hijas todo el tiempo que merecían"

Pese a los años transcurridos y a las experiencias vividas, Karina sigue siendo la chica ingenua que le robó el corazón a millones de españoles con canciones tan famosas como 'Las flechas del amor', 'El baúl de los recuerdos', 'Romeo y Julieta'... Hoy sigue cantando, aunque ya sin la presión de quien busca la fama, pero lo hace con la misma ilusión de siempre. Convencida de que su historia merece ser conocida ha escrito el libro 'El baúl de mis recuerdos' (Planeta). Se sincera en esta entrevista con nuestra colaboradora Rosa Villacastín.

image

Pese a los años transcurridos y a las experiencias vividas, Karina sigue siendo la chica ingenua que le robó el corazón a millones de españoles con canciones tan famosas como 'Las flechas del amor', 'El baúl de los recuerdos', 'Romeo y Julieta'... Hoy sigue cantando, aunque ya sin la presión de quien busca la fama, pero lo hace con la misma ilusión de siempre. Convencida de que su historia merece ser conocida ha escrito el libro 'El baúl de mis recuerdos' (Planeta). Se sincera en esta entrevista con nuestra colaboradora Rosa Villacastín.

1 de 9
Karina se confiesa a Diez Minutos

-¿Por qué en este libro sólo habla de su primeros años como cantante?
-Porque es lo que quería la editorial, que contase los inicios de una chica de provincias que llega a ser icono de la música pop. Una chica cuya familia se arruina y tenemos que venirnos a Madrid en busca de un futuro mejor que el que teníamos en Jaén. Igual que otras familias españolas que en los sesenta abandonaron su tierra para labrarse un mundo mejor en la capital.

-Es en Madrid donde nace Karina.
-Gracias a mi madre, una mujer muy fuerte que tiene que ponerse a trabajar de planchadora para ayudar en la economía familiar. Ella fue la que más me animó a presentarme a aquellos concursos que se hacían en la radio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
La entrevista

-¿Así la descubre el padre de Massiel, Emilio Santamaría?
-No, yo había conocido a Massiel en televisión, donde trabajaba mi madre de figurante. Un día, hablando con ella, me preguntó qué hacía. Le dije que quería ser cantante y me informó de que su padre era representante de artistas. Como yo era muy joven, tenía 16 años, comencé de telonera. 

-¿Y fue un aprendizaje tan duro como le pronosticó Emilio?
-No, porque, como era tan joven, no tenía prisa por triunfar. Ni me lo planteé. Lo que quería era cantar y me daba igual dónde. Tuve suerte de dar con profesionales que me ayudaron.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
La entrevista

-¿En qué momento toma conciencia de que es una chica con suerte?
-Nunca, ni siquiera cuando llegué a ser número uno con “Las flechas del amor”. Yo he tenido siempre un punto de complejo de inferioridad que me ha impedido disfrutar de mis éxitos.

-¿Y eso por qué?
-Seguramente por mi infancia. Soy la pequeña de tres hermanos. Entonces los chicos tenían unos privilegios que las niñas no teníamos. Estuve muy protegida y eso me impidió tener una seguridad como la de otros artistas, por ejemplo, Raphael. 

-¿Ha pecado de buena?
-He pecado de confiada, porque nunca he querido hacer daño a nadie.

-¿En algún momento se sintió explotada?
-No, pero después me di cuenta de que yo era para mucha gente un producto que generaba mucho dinero y puestos de trabajo. En ese sentido pude ser explotada por las discográficas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
La entrevista

-¿Alguien se preocupó de que estudiara?
-Me enseñaron a tocar el piano y un poco de música, pero no a cultivar la voz, en ese campo era autodidacta. Tampoco pude estudiar porque a los catorce años nos vinimos a Madrid y lo prioritario para mí era trabajar. Mis hermanos sí estudiaron, pero yo no.

-¿Qué le habría gustado hacer?
-Manejarme mejor en el escenario, aprender a moverme, a vestirme bien. Me pesa no haber aprendido inglés, tan importante en esta profesión.

-¿Su vida merece más de un libro?
-Seguramente. Yo la divido en cuatro etapas muy diferentes. 

-¿Cómo se encuentra ahora que está a punto de jubilarse?
-Por primera vez estoy haciendo lo que me gusta. No tengo casa de discos, ni nadie que apueste por mí, pero he conseguido tener un grupo de música con el que doy pequeños conciertos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
La entrevista

-¿Cómo le gustaría que fuera su despedida de la canción?
-Yo quiero retirarme bien, por eso he querido reflejar parte de mi vida en este libro. No he sido una cantante que pasó y ya está. Triunfé en una España dificilísima para la mujer, porque entonces todo nos lo ponían muy difícil.

-¿Siente nostalgia de aquella época?
-No soy nostálgica, pero hay cosas que me gusta recordar y que he sacado del baúl de mis recuerdos para este libro.

-Se casó y separó muy joven.
-Me separé porque la relación de pareja no funcionó. Para casarme no estaba madura pese a que tenía 26 años, pero de eso no puedo culpar a nadie más que a mí.

-¿Por qué?
-Porque tenía que haberme cultivado más, dedicar más tiempo a mi vida personal, pero antepuse el trabajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
La entrevista

-¿En su época había mucha ignorancia en educación sexual?
-Muchísima, diría que idealicé tanto mi noche de bodas que la realidad fue el detonante de que el amor de pareja se rompiera. Era tan diferente a lo que yo imaginé que me superó.

-Aun así se da una segunda oportunidad.
-Había crecido mentalmente. Mi sentimiento por Rodrigo (su pareja tras su primer matrimonio) salía de dentro, me entregué totalmente y, claro, le aburrí. Era el segundo fracaso y eso duele.

-¿En el amor ha puesto usted más?
-Sí, porque yo soy muy pasional, muy impulsiva, y me entrego totalmente. No tengo ese punto de frialdad que hace falta en las relaciones para tener contenta a la otra parte. A mí se me ve venir con sólo mirarme a los ojos. 

-¿Lo mejor que le han dejado los hombres de su vida son sus dos hijas?
-Sin duda. Azahara ha sido el gran regalo de mi vida. El de madre es un amor y una entrega tan incondicional que no se puede comparar con ningún otro.  Mi hija ha adoptado conmigo el papel de madre y me ha rejuvenecido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
La entrevista

-¿Cómo están las cosas con Rocío?
-Es más tranquila. No la he visto tanto como a Azahara porque se fue a vivir con su padre, pero la quiero mucho. Desde que ha sido madre la veo más porque creo que me entiende mejor. Yo he procurado no ser asfixiante con mis hijas y creo que lo he conseguido.

-¿De qué la acusan Azahara y Rocío?
-Quizá de no haberles dedicado todo el tiempo que merecían.

-¿Cómo lleva lo de ser abuela?
-Muy bien, son etapas, una no puede ser eternamente joven. Ser abuela me ha rejuvenecido. Los abuelos estamos para malcriar a los nietos. 

-¿Qué consejos les da a sus hijas?
-Ninguno. Estoy abierta a lo que ellas quieran de mí, pero no a condicionarlas porque su vida y la mía son diferentes. Siempre les he aconsejado que tuvieran cuidado cuando salían. El padre de Azahara siempre ha estado ahí para lo que necesitara.

-¿Cuál es el secreto para llevarse bien con sus exparejas?
-Es un trabajo de dos. Carlos ha sido un magnífico padre y compañero. No así Juan Manuel, el padre de Rocío, pero el tiempo ayuda a cicatrizar las heridas. Ahora las cosas están más tranquilas y eso facilita la relación con mi hija.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Ficha y firma de Karina

Nombre: Se llama María Isabel Llaudes Santiago.

Nació: El 4 de diciembre de 1946, en Jaén. Muy joven, se trasladó a Madrid con su familia.

Profesión: Cantante. Por casualidad, aterrizó en un concurso radiofónico de cantantes y obtuvo el primer premio, que consistía en participar en el Festival de Benidorm.

Canciones: Entre sus temas más famosos figuran 'Las flechas del amor' y 'El baúl de los recuerdos'.

Festival: Participó en el concurso de TVE 'Pasaporte a Dublín', que le posibilitó representar a España en el Festival de Eurovisión en 1971.

Bodas: Por la iglesia con Tony Luz (1973/74). Por lo civil con Carlos Manuel Díaz (1981/87), el padre de su hija Azahara. En Tahití, por el rito tahitiano, con Juan Miguel Martínez (1988/1990), padre de su hija Rocío.
En ceremonia celta con Miguel León (2000/2001). 

Libros: 'El baúl de mis recuerdos', de Editorial Planeta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
La foto favorita de Karina

"Desde pequeña siempre me han gustado los musicales, que no he podido hacer, pero sí pude cantar en “Un mundo nuevo”, al que pertenece esta foto que me trae muy buenos recuerdos", nos cuenta la cantante.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo