Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Dyango: “No puedo pasar un día sin pintar ni sin música”

Acaba de lanzar nuevo disco, “Italianísimo”, y el 17 de marzo finaliza en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid una gira internacional que lo ha llevado por más de catorce países para conmemorar sus bodas de oro en la profesión. Un repertorio de grandes éxitos que marca su retirada de los escenarios.

Acaba de lanzar nuevo disco, “Italianísimo”, y el 17 de marzo finaliza en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid una gira internacional que lo ha llevado por más de catorce países para conmemorar sus bodas de oro en la profesión. Un repertorio de grandes éxitos que marca su retirada de los escenarios.

1 de 8
Dyango, un hombre 10

Todos los hombres, en un momento dado de su vida, son 10. Yo no lo soy para nada, pero sí creo que lo que he hecho, sobre todo en la música, lo he hecho bien. Ahora, lo que realmente valoro en alguien es que sea buena persona”.

¿Quiénes lo son?
Hay buena gente, la mayoría. Por ejemplo, mi papá –era mi ídolo y le debo todo lo que sé de música– y, en mi profesión, el trompetista Clifford Brown. Y una mujer 10, además de mi madre, mi mujer, Mariola.

¿Qué destacas de ella?
Tiene sus añitos, aunque es mucho más joven que yo, pero es como una niña. Con ella disfrutas de las cosas pequeñas de la vida. Llevamos 40 años juntos.

¿Cómo se mantiene el amor?
Primero hay que saber aguantarse porque hay momentos muy difíciles. Hay que ponerse siempre en el lugar del otro.

Tus armas de seducción.
La música. A mi mujer la seduje así, aunque fueran los primeros diez minutos.

¿Qué te retocarías en Photoshop?
Me quitaría un poco de barriga. Uno se hace mayor y se vuelve más feo, pero no te queda más remedio que aceptarlo. Aunque, para mis 74 años, me veo bien, parezco que tengo diez menos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Toda una vida en la música

¿Cómo defines tu estilo?
Soy un desastre. En esto sería un hombre 4. Cojo lo primero que pillo porque me da pereza pensar. No soy nada presumido.

Un cosmético indispensable…
¡No me he echado nunca nada! Lo único que me mantiene bien es la música y la risa, que es primordial para estar bien.

¿Y qué te hace reír mucho?
Pues hasta hablar contigo, cualquier tontería que no hace gracia a otros. Reírse es terapéutico y quien no se ríe no está vivo.

¿Cuándo comes hasta morir?
Conforme me he ido haciendo mayor, como menos. De joven comía más, cuando había. Soy de platos de cuchara.

¿Qué supone el deporte en tu vida?
A los 18 años jugaba al rugby, hasta que vi que no podía compatibilizarlo con la música. Ahora voy al gimnasio un par de veces por semana, pero me aburre. 

El mejor regalo que te pueden hacer.
No me gusta que me regalen, me gusta más regalar –no puedo vivir sin hacerlo– y en fechas no señaladas. Y si me los hacen, soy bastante inexpresivo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Un artista querido

¿A qué tienes miedo?
A una larga enfermedad, más si la sufre uno de los míos. No soy miedoso, pero cuando te haces mayor y ves que algunos amigos empiezan a desaparecer…

Un momento “tierra trágame”.
Un día que salí al escenario con un dolor espantoso porque tenía ciática. Aguanté como un loco, aunque se lo advertí al público. 

¿Cómo te gustaría ser recordado?
¡Como quiera cada uno!

¿Qué te emociona?
Oír música, sobre todo jazz y clásica. Un día sin música es un día perdido. Y pintar, que lo hago desde hace tiempo y lo hago bien. He hecho exposiciones, pero me parecen un rollo.

¿A quién pondrías en un aprieto?
A nadie le deseo algo malo. Dicen que hay mucha maldad en este mundo, pero yo no veo tanta. Y tampoco pienses que soy un santo, que he sido un poco pirata, como todos los tíos

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Se retira de las galas

¿Por qué?
Porque nos han gustado mucho las cosas prohibidas.

Y algo lícito como leer, ¿te gusta?
Sí, sobre todo novela. Siempre hay un libro que me acompaña y, aunque no es tan bonito, también los bajo en digital. Y no puedo pasar un día sin pintar. Y un día sin música es un día perdido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Un artista de éxito

Un día que te cambió la vida.
Muchos: cada vez que he sacado un disco o me he subido a un escenario.

El mejor consejo que te han dado.
El que doy a mis cuatro hijos, sobre todo a los dos que son  cantantes, Marcos y Jordi: que no sientan nunca envida de los demás.

Elige un superpoder.
Superpoder ninguno. Elegiría tener unas condiciones que a lo mejor con el tiempo van desapareciendo: la potencia sexual de cuando tenía 20 años. Que quizá la tengo… (risas).

Si no fueras cantante y músico…
No me imagino siendo otra cosa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Enamorado

Un recuerdo imborrable.
Cuando era pequeño y le robaba las judías a mi prima. Mi madre me decía que la vigilara para que se las comiera y, como a ella no le gustaban, me las comía yo sin que me viesen. Tenía hambre.

Un lugar para perderte.
Barcelona, mi tierra.

Un momento perfecto del día.
Cuando veo que mi mujer está bien y que me recibe con una sonrisa. Eso ya me hace feliz, porque sigo siendo un romántico. No he sido ningún santo, pero ella me quiere y, según dice, cada día más.

Las redes sociales suponen….
No tengo mucha idea de eso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Su vida también es la pintura

A sus 74 años, Dyango se siente joven, quizá porque no para. Además de la música, adora la lectura y la pintura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Dyango saca nuevo disco

Gira y adiós

Acaba de lanzar su disco número 53, “Italianísimo”, de baladas cantadas en italiano: “Una de mis favoritas es “Aspettami Nel Cielo”. Pero quien la escuche tiene un problema, puede enamorarse de mí”. Además, piensa en “la jubilación y esta gira es un adiós. No voy a dejar el arte, ni dejaré de sacar discos, pero sí las giras, aunque si luego no lo aguanto... pues volveré”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo