Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Belén Rueda: "En esta profesión hay que esperar a que te llamen, y a veces no lo hacen"

La actriz, estupenda recién cumplidos los 50 años, se sincera en esta entrevista con Rosa Villacastín

La actriz, estupenda recién cumplidos los 50 años, se sincera en esta entrevista con Rosa Villacastín

1 de 8
“Intento que mi imagen me condicione lo menos posible”

Amante del cine, del deporte y de los viajes, Belén Rueda, como los buenos vinos, gana con la experiencia que dan los años. Actriz de renombre, ha sabido ganarse el respeto no sólo de sus compañeros de profesión, sino también de un público que ha valorado su evolución personal y profesional y la calidad de sus interpretaciones. Imagen de los tintes de Schwarzkopf, luce ahora nueva melena mucho más clara, que hace que parezca más joven si cabe.

-Belén, ¿el rubio imprime carácter?
-Es posible, aunque yo soy rubia desde pequeñita, pero lo que sí es cierto es que es un color que requiere muchos cuidados. En mi caso, cuando no puedo ir a la peluquería, yo misma me doy el color en casa con “Keratin Color”, y me queda estupendo.

-¿Hasta qué punto condiciona la imagen a una actriz?
-En teoría, intento que me condicione lo menos posible cuando no estoy trabajando, pero es indudable que a la hora de elegir un personaje me preocupa saber qué imagen quieren de mí. Es importante para prepararte bien el papel.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
“Ésta es una profesión que se vive por rachas”

-¿Es complicado en su mundo rodearse de personas fieles y sinceras?
-No, porque para mí lo fundamental es saber que las personas que quiero van a estar a mi lado, pase lo que pase y te digan lo que te digan. Es normal que en algunos momentos concretos te creas invencible, que siempre vas a estar ahí en lo alto, que no te va a faltar el trabajo, pero si tú sigues manteniendo a tu lado a quienes te quieren, ellos son los que se encargan de recordarte que todo es pasajero.

-¿Cómo hacer para no sucumbir a los halagos?
-Ésta es una profesión que se vive por rachas, por ejemplo, cuando estrenas una película es como si vivieras en una nube. Pero cuando se acaba la promoción, el vacío es absoluto. A veces hay que esperar meses para que te llamen, en el caso de que te llamen, que a veces no lo hacen.

-¿Lo dice por experiencia propia?
-Sí, porque soy muy impaciente y me ha ocurrido, claro que me ha ocurrido, por suerte no tanto como a otros compañeros. Cuando yo tuve a mis nenas me quedé un poco más paradita y es angustioso porque empiezas a pensar si es porque ya no gustas, si se habrán olvidado de ti... Y comienza a generarse una inseguridad muy dañina.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
“La suerte de ser actriz es que te permite vivir otras vidas”

-¿Es muy exigente a la hora de elegir guiones?
-Para empezar, lo importante es que te llegue un buen guión; después, tener la suerte de entenderte bien con el director o la directora, y finalmente es importante no pensar que ya está todo hecho, sino que tienes que seguir esforzándote.

-¿Cómo es el proceso hasta meterse en la piel del personaje?
-Hay que trabajar el personaje a nivel personal y humano. La suerte de ser actriz es que te permite vivir otras vidas y conocer otras realidades. En “Mar adentro”, me entrevisté con gente que estaba pasando el mismo proceso que mi personaje, y en “El orfanato”, me puse en contacto con asociaciones de desaparecidos.

-Prepara una comedia, un género muy diferente a los anteriores.
-Sí. “La noche que mi madre mató a mi padre” cuenta la historia de una actriz que está pasando por la crisis de los 40. Una edad en la que parece que se le acaba el trabajo, la vida y todo lo demás, cuando la realidad debería ser otra.

-Telecinco, donde usted comenzó, está celebrando su 25 aniversario.
-Es cierto, el tiempo pasa tan deprisa... Me ha dado mucha alegría encontrarme con gente que hacía tiempo que no veía y que ha trabajado conmigo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
''Que Amenábar creyera en mí fue muy importante''

-¿Cómo ha sido su proceso profesional?
-Cuando empezamos no teníamos cultura de televisión, todo lo íbamos aprendiendo sobre la marcha. Es algo que le digo a mis hijas: “Observa todo lo que ocurre a tu alrededor, que es la mejor manera de aprender”. Era lo que yo hacía con José Luis Moreno y con Emilio Aragón.

-¿Qué aprendió de José Luis Moreno?
-Es un gran profesional, y tenía muy clarito lo que quería hacer.

-¿Y de Emilio?
-Emilio me enseñó que el trabajo te puede dar muchas satisfacciones porque haces lo que te gusta, pero sobre todo porque él es capaz de crear a su alrededor un ambiente muy familiar, que todos se sientan parte de un proyecto. Y es algo que intento hacer yo también, ya que todos y cada uno de los que trabajamos en una obra o en una serie somos importantes.

-¿Qué supuso para usted trabajar con Amenábar?
-Mucho, que creyera en mí viniendo como yo venía de hacer “Los Serrano”, en televisión, fue muy importante. Él fue quién me abrió las puertas del cine, y eso no lo puedo olvidar porque fue un momento muy especial en mi vida.

-No el único.
-Es verdad, soy una persona de suerte en ese aspecto.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
“Los 50 son una buena edad para hacer balance”

-¿La suerte hay que trabajársela?
-Eso decía mi terapeuta, así como que el mundo se divide en dos: los esquizofrénicos y los paranoicos. Y es posible que tenga razón.   

-La cámara la quiere, ¿me equivoco?
-Creo que la cámara capta todo, incluso aquello que no te gustaría mostrar de tu personalidad. Y según vas cumpliendo años, esa sensación se crece.

-No ha contestado a mi pregunta.
-Creo que tenemos una relación especial la cámara y yo. Cuando Francis Lorenzo me ayudó a preparar el “casting” para “Mar adentro”, recuerdo que me decía: “Todo lo que quieras decir o expresar cuéntalo con los ojos”.

-Hace unos días pasó el ecuador de la vida.
-¿Te refieres a que cumplí los 50? Es una edad en la que estás en un buen momento para hacer balance, al menos durante diez minutos, el resto del tiempo te olvidas del tema. Yo respeto mucho a las mujeres que no quieren decir su edad.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
“No me miro al espejo”

-En los Oscar se han oído voces contra la discriminación salarial.
-Me parece el colmo de la desfachatez que a igual trabajo diferentes salarios, siendo las mujeres las que movemos el mundo. Pero la discriminación de sexos existe, y lo he vivido. Me parece alucinante que sigan pasando estas cosas.     

-¿Hay mucha diferencia entre la educación que usted recibió y la de sus hijas?
-Nuestra generación tenía que explicar por qué hacíamos esto o aquello. En cambio, la de mis hijas no. Ellas se escandalizan cuando alguien les dice cómo tienen que ir vestidas, por ejemplo. Son más seguras cuando luchan contra algún comportamiento machista porque es algo que llevan en la piel, no es una pose.

-¿Acabamos pareciéndonos a nuestros padres?
-Por supuesto, incluso en aquellas cosas que menos nos gustaban. Pero más que parecerte yo diría que vas comprendiendo mejor ciertos comportamientos suyos.

-¿Qué le ha enseñado la vida?
-Sobre todo que, si no arriesgas, no ganas, pero tampoco vives.

-¿Qué ve cuando se mira al espejo?
-No me miro, pero sí me sorprendo de la visión que mis hijas tienen de mí. Ellas me ven como una persona muy independiente, algo que me sorprende porque yo no me siento así. Lo que me demuestra que no siempre tenemos la imagen que los demás tienen de nosotros.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Su firma

Nació: El 16 de marzo de 1965 en Madrid. Sus padres, un ingeniero de caminos y una profesora de ballet, se trasladaron a Alicante, donde estudió hasta COU. Regresó a Madrid para hacer arquitectura.

Inicios: Dejó todo por la televisión y debutó como azafata en “VIP Noche” junto a José Luis Moreno, y más tarde con Emilio Aragón, con el que trabajó en varios programas. También ha presentado los concursos “La ruleta de la fortuna” y “Sin ir más lejos”.

Familia: Tiene dos hijas, Belén, de 20 años, y Lucía, de quince, de su relación con Daniel Écija. Sale desde hace seis años con el empresario francés Roger Vicent.

Éxitos: En televisión, las series “Médico de familia”, “Los Serrano”  y “Periodistas”; y en el cine recibió el Premio Goya a la Mejor Actriz Revelación en 2004 por “Mar adentro”, de Amenábar. Otros éxitos han sido “El orfanato” e “Ismael”, donde hace de abuela.

Actualmente: Protagoniza la serie “B&B”, en Telecinco, y rueda una película, “La noche que mi madre mató a mi padre”. Es imagen de la línea de tintes “Keratin Color”, de Schwarzkopf, que ha revolucionado la coloración en casa.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
La foto de Belén Rueda

“Me gusta ésta especialmente porque en ella me parezco mucho a una de mis hijas. En esa época vivíamos en Madrid y tenía la tos ferina”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo