Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Alberto Iglesias: ‘‘Si no fuera actor, sería carpintero, como mi padre y mi abuelo”

Interpreta a un fracasado emocional en “El largo viaje del día hacia la noche”, obra con la que está de gira por España y en la que comparte cartel con Mario Gas, Vicky Peña y Juan Díaz. A punto de cumplir los 40, el actor santanderino confiesa que le pica el gusanillo de volver a hacer televisión.

Interpreta a un fracasado emocional en “El largo viaje del día hacia la noche”, obra con la que está de gira por España y en la que comparte cartel con Mario Gas, Vicky Peña y Juan Díaz. A punto de cumplir los 40, el actor santanderino confiesa que le pica el gusanillo de volver a hacer televisión.

1 de 5
Alberto Iglesias, un hombre 10

''Una persona que está contenta con su vida y hace que los demás sean más felices es un 10 para mí. Es gente con la que quieres estar. Cuanto más se quiere uno mismo, mejores personas se acercan a ti”.

¿A quién conoces que sea 10?
¡Casi todos los que me rodean! Algunos no saben que lo son y otros lo son a su pesar. Mi novia, mis padres y mis amigos son 10.

Tus armas de seducción.
No me considero en absoluto un seductor. Para mí el poder de seducción está en transmitir que mi mundo es rico –igual no lo es, pero yo tengo que creer que sí–. 

¿Qué es lo que más gusta de ti?
Que soy positivo y veo siempre el lado bueno de las cosas.

¿Qué te retocarías en Photoshop?
La foto es el espejo del alma y, si me retoco, no transmitiría lo que soy. Buscar la perfección es un error y resistirse al paso del tiempo también.

O sea, que no temes la crisis de los 40.
No. El tiempo te quita cosas, pero te regala muchas otras. No me pesan los 40 y, además, siempre he sido el benjamín en todos lados: de pequeño iba con gente mayor –con los niños de mi edad no compartía inquietudes– y, cuando empecé a hacer teatro de adolescentes, tenían todos más edad que yo. Quizá por eso nunca me he sentido mayor.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Alberto Iglesias, en su entrevista más sincera

¿Cómo defines tu estilo?
Compro poco y siempre lo mismo. Me gustan los tonos oscuros, las prendas sencillas… Lo que más me gusta es lo que me compra mi novia, que sabe mucho. Prima la comodidad, y tengo tres o cuatro cositas elegantes.

Algo que nunca te pondrías.
Unos zapatos de punta acharolados. No me veo. 

Un cosmético indispensable.
Aftersave. Soy muy de mejunjes de herbolario y he probado una crema de aloe vera con té verde increíble. Y tomo mucha zanahoria, que es genial para la piel.

¿Cuándo comes hasta morir?
Antes, cuando mi padre hacía su ensaladilla o mi madre sus albóndigas. Ahora ya no, mi pareja y yo intentamos cuidarnos. He pasado de comer con el corazón a comer con la cabeza.

¿Qué supone el deporte en tu vida?
Hice esgrima y equitación cuando vivía en Santander. Pero cuando me trasladé a Madrid, fue más complicado y, además, tuve una lesión. Ahora voy al gimnasio y corro, pero sin que se convierta en un martirio.

El mejor regalo que te pueden hacer.
Llegar a mi casa y encontrarme a toda la gente que quiero ahí.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
''Le saco el lado cómico a todo''

¿A qué tienes miedo?
A la soledad extrema, no a estar solo, sino a sentirme solo. Y también me da miedo sentirme incomprendido.

¿Te ha ocurrido?
En una ocasión, hace años, tuve una pequeña depresión porque se me juntó un tema emocional con otro de trabajo y me perdí en la tristeza.

¿Ahora lo afrontarías de otra forma?
Lo único que sé es que, si me pasara ahora, pediría ayuda. No esperaría a tocar fondo.

¿Qué te da pudor?
Soy muy vergonzoso. Por ejemplo, cuando hice “Ratones y hombres”, tenía que hacer un gesto obsceno y lo muy pasé mal.

¿Qué te hace reír?
En general, le saco el lado cómico a todo. Me gusta el humor negro y absurdo, los chistes… 

-De no ser actor...
-Sería carpintero, como mi padre y mi abuelo. Es un oficio muy noble y bonito porque, como en el teatro, trata de construir cosas a partir de la nada. Las dos profesiones generan emociones.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
''Tengo una editorial en Santander''

¿Qué te emociona?
Ver a mi pareja dormida en el sofá, a mi lado. Una caricia suya,  una buena película u obra… Y me emociona actuar.

¿A quién pondrías en un aprieto?
A Napoleón. Le cantaría las 40 por usar la bandera de la libertad y la igualdad para manipular.

¿Qué haces en tus ratos libres?
Ir a exposiciones, al cine, comer, pasear o tumbarme en el sofá y no hacer nada.

¿Qué dejarías por un buen libro?
He llegado a ser obsesivo y dejar todo por leer, menos trabajar. Tengo una editorial en Santander, me gustan los libros.

Elige un superpoder.
Volar, algo que sueño mucho.

¿Cuándo dices “vamos al grano”?
Soy muy impaciente conmigo mismo. Lo estoy trabajando porque es un defecto. 

Un recuerdo imborrable.
Cuando nació mi hermana. Yo tenía doce años. Fue emocionante.

Un lugar para perderte.
Cualquiera que me proponga mi novia.

Un momento perfecto del día.
El desayuno. Me gustar ver cómo se despereza el sol y entra la luz en casa mientras me tomo un zumo con tostadas.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Alberto Iglesias hace teatro

El largo viaje

Alberto, que participó en ''Isabel'', se encuentra de gira con “El largo viaje del día hacia la noche” (en abril estará en Barakaldo y San Cugat y, en mayo, en San Fernando, Valladolid, Vitoria y Logroño).

En la obra, que cuenta la historia de Eugene O´Neill, da vida “a un hombre sensible que no ha sabido canalizar sus sentimientos, lo que le lleva a la autodestrucción. Un pedazo de pan y, al mismo tiempo, un fracasado emocional”.

Además, está ensayando “Cuarteto”, función que estrenará esta primavera, y espera poder hacer televisión.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo