Christian Gálvez: “Mi asignatura pendiente es la paternidad”

El presentador, que ha sacado nuevo libro, charla en esta entrevista con Rosa Villacastín.

image

El presentador, que ha sacado nuevo libro, charla en esta entrevista con Rosa Villacastín.

1 de 9
“Soy un profesor frustrado”

Ameno, simpático y amante de la buena literatura –especialmente la del Renacimiento italiano–, es la enseñanza la gran pasión de Christian Gálvez, que abandonó para dedicarse a un mundo tan complejo y difícil como es la televisión. Y ha triunfado con un programa como “Pasapalabra”, que se ha convertido en un referente cultural y de entretenimiento.    

-¿De quién ha heredado el amor por la enseñanza?
-Soy un profesor frustrado. Abandoné la carrera cuando me faltaba un año para terminar. La dejé porque no creía en esa máxima de que la letra con sangre entra. Todo lo contrario, soy de los que piensan que la letra con una sonrisa entra mejor, de ahí que haya retomado esa faceta primero con un programa como “Pasapalabra” y después escribiendo novelas y cuentos infantiles.

-Es un defensor de la enseñanza pública.
-Porque yo pude entrar en la facultad para estudiar Magisterio gracias a los profesores que me habían tocado. No tanto por lo que me enseñaron, que también, sino por cómo me lo enseñaron.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
“Si algo me ha enseñado la televisión es a disfrutar de lo que hago”

-Explíquese.
-En mi época de estudiante se respetaba mucho a los profesores, algo que se ha perdido, como se han perdido muchos otros valores. En España tenemos la enorme suerte de tener una sanidad y una educación pública muy avanzada a pesar de todo, de ahí que debamos cuidarla y mantenerla.

-Ocho años presentando “Pasapalabra” es un récord.
-No hay más secreto que conjugar la enseñanza con el entretenimiento. Es un formato muy brillante, que me divierte por la variedad de personajes que pasan por el plató. Algunos de los cuales vienen simplemente a pasar el rato y otros a forrarse, o para hacer realidad un sueño o una ilusión.

-¿Qué es más importante: participar o ganar?
-Yo creo que quien dijo que lo importante es participar no había ganado nada. La gente viene a ganar. Si algo me ha enseñado la televisión es a disfrutar de lo que hago mientras lo hago, no a esperar a disfrutarlo cuando se ha terminado. Pero sobre todo me ha enseñado a saber lo que somos para la televisión. Y somos juguetes en el sentido más bonito de la palabra.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
“Nadie me llamaba y me puse a trabajar en una tienda de juguetes por 750 euros al mes”

-¿Es un error pensar que el éxito es eterno?
-Es uno de ellos, que experimenté hace años, cuando, después de presentar durante tres y medio un programa de éxito, no me llamó nadie y nunca supe la razón.

-¿Dejó de sonar su teléfono?
-Sí, pero lo importante es reaccionar, yo lo hice, y me puse a trabajar en una tienda de juguetes por 750 euros al mes.

-Elija: presentador, escritor o actor.
-La televisión porque te da fama y prestigio, y escribir porque me apasiona. Lo de actor, una cosa es que haya trabajado en series y alguna película y otra distinta que lo sea. La actriz es mi mujer y, cuando veo cómo se prepara, con meses de estudio y ensayos, me doy cuenta de que yo no estoy preparado para ese sacrificio.

-¿Podría vivir de la literatura?
-¿Quién puede hacerlo? Yo soy capaz de renunciar a muchas cosas pero no creo que ni aun así pudiera vivir de lo que generan mis libros. El otro día salió en un periódico una noticia muy desagradable, se cerraban dos librerías diarias. Eso es para partirte el corazón.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
“La televisión me sirvió como trampolín para vender el primer libro”

-¿La televisión ayuda a vender libros?
-Si te dijese que no, mentiría, pero también te digo una cosa: la televisión me sirvió como trampolín para vender el primer libro, el tercero... Y el cuarto, menos. La gente no es tonta, si el producto es malo, por mucho que salgas en televisión, no lo compran. El consumo de televisión es gratuito pero los libros no. Comprar un libro implica un gasto, un sacrificio económico, y si no le das lo que está esperando que le des, te castiga.

-¿Por qué los escritores de renombre tildan de intrusos a los que salen en la tele?
-No sé pero, cuando a esos literatos profesionales, que son dos o tres, se les adaptan sus obras para el cine o a la televisión, no dicen que eso es intrusismo. En este país perdemos mucho tiempo criticando a la gente y poco haciendo autocrítica.

-Ha tardado cinco años en preparar su última novela, ¿por qué tanto tiempo?
-Por respeto a mí mismo, ya que si sale bien no pasa nada, pero si sale mal puede producir daños colaterales en el programa. Para mí lo primero es saber qué quiero contar, y después cómo contarlo. Me apetecía mucho escribir sobre el Renacimiento y ahora sobre Miguel Ángel, que será el tema de mi próximo libro.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
“Hay que aprender a dejar el móvil aparcado”

-¿Cuál es su mejor hora para escribir?
-De doce de la noche a tres de la madrugada, pero es verdad que duermo poco, y tengo la suerte de grabar el programa por la tarde. Después, cuando llego a casa, vemos cualquier serie, y cuando Almudena se va a la cama, yo me pongo a escribir. Somos dos personas a quienes les apasiona su trabajo, y es lo que hace que nos llevemos tan bien.

-¿El respeto es fundamental para una buena relación?
-Es imprescindible, no sólo en una relación de amor, también de amistad o familiar. A mí Almudena me acompaña a muchos de los viajes que hago a Italia para preparar mis libros, pero si en un momento lo que le apetece es irse de compras, a mí me parece estupendo. Lo importante es esa comunicación en la que cada uno puede expresar lo que siente.

-¿Qué sería un motivo de preocupación para usted?
-Que en vez de hablar, cada uno estuviera concentrado en su móvil, sin prestar atención a su pareja. En la sociedad en la que vivimos hay que aprender a dejar el móvil aparcado. 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
“Mi asignatura pendiente es la paternidad”

-¿El amor es ciego y sordo?
-Ni mucho menos, el amor es querer y admirar a la otra persona a pesar de sus fallos.

-¿Qué es lo que más le gusta de su mujer?
-La perseverancia, el valor que tiene, el respeto, el sentido del honor, de la palabra, la capacidad de su sacrificio extremo.

-¿Cómo se conocieron?
-En el programa, levantando ella una pierna. Entonces Almudena vivía en Barcelona y yo en Madrid.    

-¿Cree en el destino?
-No creo que el destino esté escrito, ni en la suerte, pero sí en el karma.

-¿Alguna asignatura pendiente?
-La paternidad. Me explico, a mí la televisión me quita mucho tiempo, y a Almudena su trabajo también, ahora bien, si un día me dice esto de los hijos no me llama, o no nos llama, pues no pasaría nada.

-¿Qué enseñanzas impondría en las escuelas?
-Nutrición, salud, nociones, aunque sean básicas, de economía para que no nos engañen, historia de las religiones, no religión, para que nadie pueda adoctrinarnos.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
“Mi mayor ilusión sería erradicar la pobreza infantil y la explotación sexual”

-¿Mente sana en cuerpo sano?
-Me cuido porque hace dos años que me rompí la columna y me operaron. Durante un tiempo tuve que ir con un corsé, y después tuve que hacer mucha rehabilitación, aprender a mover la pierna izquierda, a correr; en definitiva, a empezar de nuevo.

-¿Qué aprendió de esa dura experiencia?
-A reafirmarme en los valores que aprendí de pequeño: curiosidad, observación, sacrificio, perseverancia y pasión.

-¿Cuál es su mayor preocupación?   
-Los problemas de la infancia, mi mayor ilusión sería erradicar la pobreza infantil y la explotación sexual.

-¿Su mayor defecto?
-Qué me centro tanto en el trabajo, que me ocupo poco de mis amistades. Pero si son de verdad me lo perdonan porque me conocen y saben cómo soy. También soy muy cabezón, pero, sobre todo, demasiado sincero. Y a veces eso no es bueno.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
La foto favorita de Christian Gálvez

“Me gusta porque me trae a la mente un viaje humanitario que hice a Nicaragua, donde comprobé que la solidaridad y la infancia no tienen fronteras”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Firma de Christian Gálvez

Nació: En Madrid el 19 de mayo de 1980. Estudió Magisterio y Filología Inglesa, carreras que compaginaba con la interpretación. Lo dejó en el último curso.

Familia: Está casado desde el año 2010 con la gimnasta y actriz Almudena Gil.

Debut: En la pequeña pantalla, con quince años, en la serie “Médico en familia”, a la que siguieron otras como “Al salir de clase”. Luego estuvo en el programa “Caiga quien caiga”. En teatro ha intervenido en “Jesucristo Superstar XXI”, “El tintero” y “La otra cara de la luna”.

Éxito: Desde hace ocho años presenta en Telecinco “Pasapalabra”, donde conoció a la que hoy es su mujer.

Escritor: Ha publicado varios libros; los últimos, “Matar a Leonardo da Vinci” y la cuarta entrega de las aventuras de “El pequeño Leo da Vinci” (titulado “El misterio de las máscaras venecianas”). Son una colección de cuentos de la editorial Random House para introducir a los más pequeños en la historia de Italia.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo