María del Monte devuelve la sonrisa a una admiradora con su emotivas palabras

La cantante ayudó a una mujer que no logra superar la muerte de su marido

María del Monte fue una de las invitadas estrella del programa 'Volverte a ver' que presenta Carlos Sobera en la noche de los jueves en Telecinco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El papel de María esa noche era la de animar a Luz, una mujer de 85 años que tras tres años no ha logrado superar la muerte de su marido, su gran amor desde los 14 años. Esta historia de amor ha recordado a la tonadillera la de sus propios padres: "La relación de mi madre y mi padre es la historia de amor más bonita que he conocido nunca".

Maribel, la hija de Luz acudió al programa para ver si en él su madre logra recuperar la ilusión de nuevo y afirmó que sólo sonríe cuando ve a María del Monte. Por este motivo el programa invitó a a la cantante para intentar dar el impulso que necesita Luz para recuperar su vida.

María contó que cuando su padre falleció, al día siguiente tenía un concierto en Madrid que no quiso suspender. María explicó que si no se subía ese día al escenario, no lo volvería a hacer nunca más y actuó en Madrid. La cantante continuó explicando que aquel día sobre el escenario se desahogó cantando y que con el tiempo se dio cuenta de que la vida sigue y que las familias no son un único ser, si no que hay más gente que te rodea y el dolor compartido, se reparte, no se multiplica. "Fue pasando el tiempo y ahí fue donde descubrí que la pérdida duele, pero lo que es insoportable es la ausencia" decía visiblemente emocionada.

María intentó ayudar a la hija de Luz que tiene la espinita clavada por haber estado en China cuando falleció su padre y no pudo llegar al entierro, contando su propia experiencia de dolor tras la pérdida de su padre.

La cantante le explicó que cuando su padre muere, ella no estaba a su lado ya que se encontraba en el aeropuerto, pero que la ha ayudado mucho pensar que cuando alguien querido se va, siempre se queda en el corazón y te acompaña siempre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Luz no se esperaba para nada que fuera María del Monte la encargada de intentar levantar su ánimo y cuando le pusieron las imágenes de los labios de la cantante poniendo morritos, no se podía ni imaginar la sorpresa que le tenían preparada.

Cuando María comenzó a cantar, Luz no daba crédito y se emocionó mucho al ver cómo su cantante favorita estaba al lado de su hija Maribel: "Carlos, ni soñar podía, soy una gran admiradora de María y no podía ni soñar con esto".

María del Monte le explicaba que su presencia en el programa se debía a que iba a intentar ayudarla junto a su familia a que recupere la luz que había perdido.

La cantante explicó a Luz que tiene una familia preciosa que se merece vivir con su alegría y que hay que superar la ausencias. "No sería justo hacerlos a todos sufrir y menos en tu caso. Tú eres una mujer que siempre ha sufrido por los demás que desde el silencio te tragaste hasta tu enfermedad para que nadie supiera que estabas malita. Y ahora llegan estos momentos y te ves un poco pachucha y eso hay que ponerlo en su sitio. Tienes muchísimos hijos y nietos, una fmailia que te adora y que echa de menos tu alegría (...) Tienes que hacer gala de tu nombre, Luz. Vas a recordar a Antonio todos los días de tu vida y es el recuerdo lo que hace que esas personas sigan a nuestro lado. Nadie se va mientras se les recuerda".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Luz muy emocionada le decía a María que no podía, a lo que la cantante le contestó "El 'no puedo' es de cobardes Luz y si has sacado adelante a una familia como la tuya, no eres cobarde. La vida sigue. Tú has perdido a tu marido con una edad, pero hay mujeres que pierden a sus hijos y siguen adelante Luz y ese es el mayor palo que le puede dar la vida a una persona. Pero tú tienes el cariño de tus hijos y tus nietos y necesitan ver tu sonrisa de vez en cuando".

Luz confesó que esta sorpresa había sido una alegría tremenda y María quedó satisfecha de haberla podido ayudar a volver a sonreír.

Publicidad - Sigue leyendo debajo