Mario Casas gusta más a las mujeres con algunos kilos de más

El actor visitó 'El Hormiguero' y habló de los constantes cambios físicos a los que ha tenido que hacer frente en los últimos tiempos.

Mario Casas visitó 'El Hormiguero'… otra vez. El joven es uno de los actores más populares y queridos por la audiencia, lo que le ha llevado a convertirse en el personaje que más veces ha acudido al programa presentado por Pablo Motos: nada más y nada menos que 16 veces. En esta ocasión, el pasado miércoles Casas reaparecía en la pequeña pantalla para promocionar su nueva película, 'Bajo la piel de lobo'.

En la ficción, el actor interpreta a un hombre solitario que se convierte en el último habitante de un pueblo perdido en las montañas. Para potenciar un aspecto más 'salvaje', Mario tuvo que coger peso, lo que le trajo una mayor aceptación entre las féminas. "No me irás a preguntar si engorda todo, ¿no? Es que me espero cualquier cosa de este programa", bromeó el intérprete.

"Ahí estaba como una bestia. Tenía diez kilos más y ¡ojo! le gustaba más a las mujeres. No sé si por el aspecto rudo de cazador con la barba o por qué. Eso sí, con un público más adulto", explicó antes de confesar que se hinchaba a comer Donettes blancos para adaptarse a la fisionomía del personaje. "Yo solo pensaba en Donettes. Ahora cuando me da ansiedad mi cabeza lo tiene asociado a comerlos".

Ya se sabe que, en ocasiones, los actores tienen que llevar a cabo impresionantes cambios físicos para abordar un papel, y Mario Casas no iba a ser menos. De hecho, para afrontar su siguiente rol tuvo que adelgazar doce kilos, algo que confesó acabó pasándole factura. "Y ahí espantaba a las mujeres. Te produce unos traumas alimenticios muy grandes", señaló sobre su aspecto en 'El fotógrafo de Mauthausen'.

De hecho, ha sido tal el trajín de subir y bajar peso, que Casas se mostró sorprendido al volver a verse en los monitores del programa. "He vuelto a adelgazar un poquito y volver a engordar y es la primera vez que me veo en pantalla otra vez", apuntó mientras se colocaba la chaqueta y admiraba su cuerpo.

Después de su ruptura con Berta Vázquez, el protagonista de 'Tres metros sobre el cielo' sigue abrazando con orgullo su soltería, siendo su única compañera en el día a día su querida perrita. De hecho, han llegado a establecer una relación tan íntima que Mario tiene que hacer sus necesidades con la puerta cerrada para no tener al lado una 'incómoda' compañía. "Me da cosa que mi perra me busque", confesó después de que le preguntaran Trancas y Petancas.

El invitado también aprovechó para elogiar a su hermano, quien ha comenzado a seguir con fuerza sus pasos en el mundo de la interpretación. "Lo que me sorprende es lo que me parezco a mi hermano pequeño, Óscar, somos iguales", aprovechó a decir tras ver un vídeo sobre su evolución física. "Él es mucho mejor actor que yo, lo hace bastante bien".

Publicidad - Sigue leyendo debajo