Jorge Blass o cómo ver la magia como un arte

Corea, Las Vegas, China... Allá donde actúa deja a la gente con la boca abierta. Hablamos con el mago más conocido de nuestro país.

Tuvo su primer contacto con la magia a los seis años y ahora, a los 37, Jorge Blass ha conseguido ser no sólo uno de los mejores magos de nuestro país sino del mundo. Sus trucos son alabados hasta por el mismo David Copperfield. Hasta el 11 de marzo podemos disfrutar de su magia y la de ocho magos más en el Circo Price de Madrid, en el VIII Festival Internacional de Magia, que él mismo produce.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Nervios?

Pues sí porque el público ya ha visto esta concentración durante siete años y esperan ver un gran show de los mejores magos del mundo.

¿Qué nos vamos a encontrar?

Durante el año voy viajando por el mundo y veo a magos que han hecho cosas nuevas, que sorprenden por la puesta en escena... Y configuro un show que es efímero, porque cada año es diferente.

¿Este año qué truco nos va a sorprender más?

Estoy preparando una magia donde cada día alguien del público va a ser invisible en el escenario. Después, también voy a hacer un truco con un dron que me va a ayudar... Estamos explorando nuevos caminos. Todos los números son innovadores.

¿Queda algo por inventar en el mundo de la magia?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Mucho. Parece que todo está inventado, pero no.

¿Cómo inventas una magia?

Hay que fijarse bien en los deseos del público y, poco a poco, buscamos nuevos efectos. Por ejemplo, yo hago un truco con las redes sociales, donde eliges un amigo de tu lista de amigos y se teletransporta al teatro. Sencillamente aparece allí.

"Haría desaparecer a Trump y al líder de Corea del Norte"

¿Has usado la magia en tu vida cotidiana?

Siempre utilizas la psicología. La magia te aporta pequeñas armas de jugar con la percepción. Los magos somos capaces de implantar una idea en la mente del espectador y jugamos con la memoria.

En la política, ¿a quién harías desaparecer?

A Trump y al líder de Corea del Norte.

¿Alguna vez no te ha salido el truco en un escenario?

Muchas veces, y se pasa mal. Lo bueno es que las cosas tienen que fallar, como le pasa a los músicos. Hay que aprender de los errores, yo no he aprendido nada de los éxitos. Y he aprendido a fallar mejor cada vez y no quiero que sea una catástrofe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

David Copperfield estuvo muy de moda, ¿por qué vuelve a estar de moda la magia?

Yo creo que son ciclos. La magia siempre está ahí, pero va por épocas. Ahora hay muchos magos que estamos ofreciendo cosas nuevas.

¿Os copiáis los unos a los otros?

En general tenemos muy buen rollo, pero siempre hay quien copia. Y entre nosotros no hay envidias, aunque haya gente que a lo mejor te roba trucos. Por ejemplo, el truco que te decía antes de las redes sociales, Copperfield me llamó para interesarse por él y le vendí la idea, aunque podría haber tardado más tiempo y robarme el truco.

¿David Copperfield?

Sí, yo he crecido viendo todos sus programas y de repente ese señor me llama para comprarme un truco. Cuesta asimilarlo, y tengo una relación fluida con él.

¿Cuándo supiste que querías ser mago?

Mi primer contacto con la magia fue a los seis años, que vi un programa de Tamariz. Yo no sabía lo que era magia, pero vi algo que me dejó impactado. Y cogí una baraja de cartas y empecé a romper cartas porque no me salía. Hice un "carticidio". Seis años más tarde descubrí unos fascículos de magia, que los devoraba. A los trece fui a una tienda de magia en el centro de Madrid y me fui metiendo. Empezó como un hobby que se convirtió poco a poco en profesión.

"En el colegio era un bicho raro"

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿En el colegio eras un bicho raro?

Mucho, estaba siempre con mis cartas. Siempre he sido muy vergonzoso y la magia me ha ayudado a desarrollar habilidades sociales.

¿Y en casa qué te dijeron?

Mi padre fue práctico, me dijo que estudiara y estudié Psicología, aunque no llegué a terminar. Mi madre era como la madre de la Pantoja y me acompañaba a todos los sitios. Sin hablar inglés, me llevó a un congreso en Alemania o Estados Unidos.

¿A la única persona que le revelas los trucos es a tu mujer?

Ya no, porque yo creo que está harta. Ya no quiere ni ver el truco. Tengo un equipo de tres personas y desarrollamos todo juntos. Con mis colaboradores no tengo secretos.

Eres padre de un niño, Max, de seis años, la edad a la que tú empezaste...

Si, él conoce la magia de una forma muy intensa.

"Tamariz es mi maestro"

¿A tu mujer la conquistaste con la magia?

No. Ella trabajaba organizando eventos y me contrató. Ahora trabaja conmigo en la productora. Te reconozco que nunca he sabido usar la magia para ligar. Mis amigos se aprovechaban de mí y al final me quedaba solo porque ellos se iban con la chica.

Podemos decir que eres nuestro mago más importante.

Tamariz es mi maestro. Es un genio que en España no está lo suficientemente reconocido. Ha revolucionado la magia a nivel mundial, como hizo Buñuel con el cine.

¿Cuál es el consejo más importante que te ha dado?

Me ha hecho entender la magia como un arte.

Daniel I. Carande. Fotos: Guillermo Jiménez. Ayudante de Foto: Fran Gilarranz. Estilista: María Álvarez. Maquillaje y peluquería: The Lab Makeup Studio para MAC Cosmetics. Agradecimientos: Restaurante Terraza del Mercado de San Antón. Teléfono.: 91 330 02 94.

Publicidad - Sigue leyendo debajo