Todo lo que no sabías sobre Raphael

Susanna Griso volvió a ser la huésped en la casa de un famoso en su programa 'Dos días y una noche', y en esta ocasión le tocó el turno al cantante Raphael, que habló sin tapujos sobre la relación con su mujer, sobre sus nietos, los rumores de su enemistad con Julio Iglesias o los insultos que sufrió antaño por sus gestos 'amanerados' sobre el escenario. Y todo ello sin dejar de lado alguna anécdota de lo más divertida con sus fans. ¿Quieres conocer su lado más íntimo? ¡Te lo contamos!

image

Susanna Griso volvió a ser la huésped en la casa de un famoso en su programa 'Dos días y una noche', y en esta ocasión le tocó el turno al cantante Raphael, que habló sin tapujos sobre la relación con su mujer, sobre sus nietos, los rumores de su enemistad con Julio Iglesias o los insultos que sufrió antaño por sus gestos 'amanerados' sobre el escenario. Y todo ello sin dejar de lado alguna anécdota de lo más divertida con sus fans. ¿Quieres conocer su lado más íntimo? ¡Te lo contamos!

1 de 15
''Yo no tengo misterio, no tengo chiste''

Susanna se presentaba algo nerviosa en casa del cantante Raphael, con el convencimiento de encontrarse a una persona perfeccionista y maniática. Pero en todo momento se notó un buen ambiente entre ambos, y ya desde el principio comentaba Raphael en tono de broma: "¿Vienes dos días y me dices que tu intención es no molestar? ¿Cómo se come eso?".

A lo largo de la entrevista se conoció el lado más personal del cantante, que justificó el 'secretismo' en torno a su vida privada diciendo que "mi vida personal es mi vida personal, es nuestra vida personal. Y yo creo que a la gente en realidad le gusta que sea así".

Y siguiendo con el tono de humor que caracterizó parte de la entrevista, concluyó que "Yo no tengo ningún misterio. Quizás el misterio mío sea que no tengo misterio, que no tengo chiste".

 

2 de 15
''No me gusta la palabra 'abuelo' porque se dice en tono peyorativo''

El cantante, que afirmó ser de 'fácil convivencia', comenzó hablando de su vida más personal, junto a los suyos, y en particular junto a sus nietos. ¿Cómo llevará eso de ser abuelo? "Yo ejerzo, pero la palabra no me gusta porque aquí se dice siempre en tono peyorativo. Y llamo a mis nietos por su nombre. Yo no digo: 'Oye nieto, ven para acá'."

 

3 de 15
Sobre Julio Iglesias: ''Hay gente que no le gusta tanto esta profesión como para estar al pie del cañón'

Sobre su supuesta rivalidad con el cantante Julio Iglesias, Raphael no dejó lugar para las dudas: "No ha habido nunca ningún problema de nada, de nada, de nada", zanjando categóricamente el tema.

También hizo referencia al alejamiento de los escenarios de Julio: "Hay mucha gente muy válida que ya no quiere saber más nada de esto. Hay gente que yo me encuentro, compañeros míos, que me dicen: '¿Todavía estás dando caña? Chico, yo ya me he ido a la playa'. Hay gente que no le gusta tanto esta profesión como para estar al pie del cañón".

4 de 15
Su retirada de la profesión

Y tras hablar de la retirada de algunos de sus compañeros de profesión, le llegó el turno a Raphael para reflexionar sobre su futuro: "No quiero imaginarme mi retirada porque voy a llorar como un enano".

También dio a entender que solo se alejará de los escenarios cuando ya no tenga las ganas y la alegría de seguir cantando: "El día que me levante y decida que eso se terminó, ya está. Llamaré a mi representante y diré: 'No firmes más nada porque ya me quedo en casa', y ya está, se acabó".

5 de 15
Manuel Martos habla de su padre con gran admiración

Su hijo Manuel Martos apareció repentinamente en la entrevista, y comenzó a hablar de su padre con una gran admiración: "Mi padre es mi padre y yo le admiro con locura y él lo sabe".

Manuel habló del lado más profesional del artista, y admitió que es alguien muy exigente en su trabajo, pero siempre siendo comprensivo con su entorno: "Es verdad que él es más intenso y está más pendiente en el trabajo. Pero no es nada autoritario. Él sabe escuchar. Yo siempre le digo: 'Papá, yo te voy a decir lo que creo y tú luego vas a hacer lo que quieras'. En muchas cosas me hace caso y en otras no. Hace bien porque si luego tú ves su carrera, casi siempre ha acertado". Lo que no aclaró es a qué se refería con ese 'casi'.

 

6 de 15
''Mi mujer se enamoró de mí, no de un ídolo de la canción''

Raphael lleva casado con su mujer, Natalia Figueroa, desde 1972, y por eso no faltaron las continuas referencias a su figura. Pero, ¿cómo se enamoraron? "Natalia cuando me conoció y empezó a quererme era porque ya era así yo. Ella no se enamoró de un ídolo de la canción. Se enamoró de mí, supongo yo, que por la persona que soy. Yo soy buena gente, muy buena gente".

 

7 de 15
Su nueva forma de afrontar los conciertos

Pese a ser uno de los cantantes más exitosos de su generación, también ha tenido que reinventarse para seguir adelante tras su transplante: "Empecé a oír cómo cantaba. Con el tiempo había desvirtuado mucho las cosas y esa reflexión mía de escucharme me llevó a que cuando yo reaparecí en el teatro de La Zarzuela después de mi trasplante, volví a retomar mi forma de hacer, mi forma de cantar original".

Y es que el artista cambió su visión para afrontar de una forma mucho más sosegada sus conciertos: "Antes yo me acuerdo que salía como un flan, con muchos nervios, y ahora no, ahora salgo pisando fuerte. A mí me llega siempre esa fuerza que parece que me están diciendo: 'Venga, que a ná que hagas, verás'".

 

8 de 15
Su 'rejuvenecimiento' milagroso

Parece que a Raphael su operación le ha servido para volver a sus mejores tiempos como artista, y ha sido como un revulsivo para retomar la profesión con ilusión: "Desde el transplante me lo estoy pasando bomba y estoy muy seguro de lo que hago. Yo estaba cansado, estaba destrozado, y esto es un motor nuevo que me han puesto. Yo lo recordaré como la mejor época de mi historia".

 

9 de 15
'Natalia es una forma de vida, y cuando hay amor está bien todo'

A la hora de hablar de su esposa, se nota que Raphael sigue igual de enamorado de ella igual que el primer día: "Natalia es una forma de vida. Natalia es mi compañera ideal para todo, viajera incansable, una madre maravillosa y una esposa sensacional. Cuando hay amor, todo está bien".

Y pese a tener más de 70 años, Raphael no ha renunciado nunca a la pasión en su relación: "Yo creo que es hasta más bonito todo porque no tienes necesidad de demostrar nada. Creo que en este momento es un momento maravilloso, aparte de mi carrera y mi vida familiar".

10 de 15
Un lector diario del horóscopo

Raphael también confesó ser un gran seguidor del tarot y el horóscopo. Y es que el artista lo lee todas las mañanas: "Eso lo hago desde el transplante. Lo miro porque me hace gracia, pero hay que ser fiel siempre al mismo horóscopo".

Y pese a su afición por el tarot, Raphael negó de pleno ser supersticioso: ''Soy andaluz, pero no supersticioso. Me gusta el martes y trece, el 13, las flores amarillas. No creo en la superstición, para nada''.

11 de 15
''Nunca he jugado con ambigüedad''

Sobre los rumores que especulaban con una posible homosexualidad de Raphael por sus gestos sobre los escenarios, él lo ha tenido siempre claro: "Nunca me ha importado el qué dirán, ni he jugado con ambigüedad. Quien quiera ver así el problema lo tiene él, yo no. Pero afortunadamente ya se ha acabado el que me digan 'marica'".

Susanna hizo hincapié en que sus gestos podrían haber llevado a muchos a interpretar lo que no era, y Raphael simplemente dijo que formaba parte de su repertorio artístico: "Es una cosa artística que hacía y hago, lo que pasa que ahora más sosegadamente. A mí eso no me ha molestado nunca ni me preocupa porque yo tengo una forma de ser, una forma de hacer, y esa forma de hacer la llevo a cabo y a la gente le gusta mucho, porque si no hace muchos años que esta historia se hubiera acabado."

 

12 de 15
Sus anécdotas más divertidas

Raphael sacó su lado más divertido a la hora de recordar uno de sus conciertos en Rusia, donde ha actuado 80 veces. El cantante recordó con cariño una anécdota con una fan: "Para entender mis canciones, los rusos aprendieron el español y se las saben de memoria todas. Pero yo soy muy dado a cambiar la letra, y una vez me dica una señora: 'Hoy tú confundirse, Raphael'".

Y no sería la única vez que le ocurriría algo similar, según continuó relatando: "A veces me hago un lío, porque como me gusta cambiar las letras, empiezo a decir unas barbaridades... y noto que en las primeras filas empiezan a darse con el codo como diciendo: '¿Qué dice?'", comentaba Raphael entre risas. 

13 de 15
''El raphaelismo es un virus, se contagia a todos''

También hubo lugar en esta entrevista para hablar con unas declaradas fans que le han seguido por medio mundo. "Mejor no hago cuentas de lo que me ha costado", decía una de las seguidoras que admira a Raphael desde hace años.

Otra de las fans más fieles de Raphael afirmaba incluso que les 'pega' a todos sus conocidos la admiración por su ídolo: "El raphaelismo es un virus. A las personas que viven a mi lado no les gustaba Raphael y han venido conmigo al teatro Olimpia, a la plaza de toros... Y chica, se contagian".

 

14 de 15
El truco de Raphael en sus conciertos para que la gente salga encantada

Tras un concierto en la ciudad de Valencia, Raphael reflexionó sobre su modo de interactuar con el público en sus actuaciones: "A la gente hay que cantarle las canciones como si fueran para cada uno de ellos. Es una razón más para que la gente salga encantada si piensa que le has dedicado las cosas".

También sacó a relucir su lado más perfecionista: "Yo cuando termino nunca estoy contento: cuando salgo del escenario, o el trombón ha hecho algo o el violín no sé qué...".

Y sobre su éxito, a día de hoy Raphael afirmó seguir sorprendiéndose como el primer día: "Esa forma de volcarse la gente con un artista no la he visto nunca".

 

15 de 15
Se quedó con ganas de seguir hablando

Al final de la entrevista, Raphael se mostró muy satisfecho por haber abierto su corazón al público, e incluso dijo que echaría de menos a Griso: "¡Ya me he acostumbrado a ti! Ahora verás tú cuando no te vea todos los días. Te veré por la tele y te diré 'hola', a ver si me contestas".

Y pese a que el tiempo del programa había acabado, Raphael dejó caer que se había quedado con ganas de contar cosas: "Yo estaría encantado de verdad de estar aquí hablando contigo, pero tú tienes que irte a la tele". Y con un emotivo abrazo, ambos dieron por concluida esta visita que ha durado, exactamente, dos días y una noche.

Publicidad - Sigue leyendo debajo