El Cordobés olvida a su 'padre' en familia

Tras hacer público que ha interpuesto una demanda de paternidad contra Manuel Benítez, el diestro ha disfrutado junto a su familia de unos días de playa en Marbella. Allí recupera la estabilidad emocional que tanto necesita en estos momentos. El Cordobés no quiere ni verle, aunque ya se ha confirmado que tendrá que someterse al adn.

image

Tras hacer público que ha interpuesto una demanda de paternidad contra Manuel Benítez, el diestro ha disfrutado junto a su familia de unos días de playa en Marbella. Allí recupera la estabilidad emocional que tanto necesita en estos momentos. El Cordobés no quiere ni verle, aunque ya se ha confirmado que tendrá que someterse al adn.

1 de 9
En la playa, para desconectar

Está viviendo uno de los peores momentos de su vida, -según sus propias palabras-, tras interponer una demanda de paternidad a Manuel Benítez. Por eso, Manuel Díaz ponía días atrás tierra de por medio y se marchaba unos días a Marbella para disfrutar con su mujer y sus hijos en la playa.

2 de 9
Tendrá su prueba de ADN

En la playa, El Cordobés conocía que finalmente tendrá a prueba de paternidad que tanto deseaba. Hace poco más de un mes el diestro presentaba una demanda de paternidad contra Manuel Díaz 'El Cordobés' para que se sometiera a las pruebas y la va a tener.

Fernando Osuna, abogado de Díaz ha confirmado que el Instituto de Toxicología citará próximamente a Benítez para que se someta a la prueba de ADN, que determinarán de una vez por todas y sin lugar a dudas si es su padre biológico o no.

El letrado, en Vanitatis, también ha explicado que el marido de Virginia Troconis está "contento" y recordaba que "él ya explicó en una publicación por qué interponía esta demanda de paternidad y todo esto es muy importante para él en el aspecto emocional".

 

3 de 9
Su gran apoyo

Virginia Troconis es el pilar fundamental de su vida y, por supuesto, le apoya ahora más que nunca. Sus hijos, Manuel Manuel y Triana, también. Su hija mayor, Alba, vive con su madre, Vicky Martín Berrocal.

4 de 9
Un padrazo

Manuel es un padrazo. No hay más que verle con Triana en la playa. Primero jugó con ella y después terminaron tirados en la arena dándose besos.

5 de 9
Se apoyan el uno en el otro

Tambien lo hizo con Virginia. No faltaron gestos de cariño y complicidad entre ellos en la arena mientras los pequeños, Manuel, de 11 años, y Triana, de 8,  jugaban en la orilla.

6 de 9
Estabilidad familiar

Por unos momentos, el torero recuperó la estabilidad que ha perdido tras enfrentarse al 'toro' más difícil de su vida, su 'padre'. En la playa se ha relajado junto a su familia, olvidando todo lo demás por unos días.

7 de 9
Camino a los tribunales

Con Manuel Benítez se verá en los tribunales muy pronto. "Yo no quiero hacerle daño a él ni a su familia, pero él sí me lo ha hecho a mí. Una de las cosas que más daño me han hecho es que haya blindado su herencia… ¡Como si a mí me hiciera falta! Me parece muy lícito que quiera dejar a sus herederos bienes, dinero, toda su fortuna, pero lo quiera o no, yo también soy su hijo, y sólo buscaba darle un abrazo y decirle: "Ya está, estoy aquí. Lo mío lo he ganado yo".

8 de 9
“Tengo una vida preciosa”

Mientras llega o no ese abrazo, Manuel disfruta junto a su familia. Es con ellos con los que verdaderamente se siente feliz: "Tengo gracias a ellos una vida preciosa, de cuento con final feliz", dijo.

9 de 9
Virginia, su gran amor

Manuel y Virginia se conocieron en 2001 y desde entonces no se han separado. Él acababa de divorciarse de Vicky Martín Berrocal pero la atracción con la venezolana fue inmediata.

Publicidad - Sigue leyendo debajo