Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Eugenia, muy triste, planta cara a Fran

Ante la demanda que su ex, Francisco Rivera, ha presentado por la custodia de su hija, la aristócrata, destrozada porque se cuestiona su papel como madre, fue a San Sebastián para ver a la duquesa de Alba.

Ante la demanda que su ex, Francisco Rivera, ha presentado por la custodia de su hija, la aristócrata, destrozada porque se cuestiona su papel como madre, fue a San Sebastián para ver a la duquesa de Alba.

1 de 15
Su peor momento

Eugenia Martínez de Irujo está destrozada. Para la duquesa de Montoro ha sido un auténtico jarro de agua fría que su exmarido, Francisco Rivera, haya reclamado en el juzgado la guardia y custodia de Cayetana, de doce años, la hija que tienen en común. Muy triste, dolida y sin parar de llorar, porque entiende que, con esta petición, el torero cuestiona su papel como madre, ha buscado refugio en la duquesa de Alba.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 15
Eugenia busca a su madre

El pasado 27 de julio, Eugenia, de 43 años, viajó hasta San Sebastián, donde Cayetana pasa unos días de vacaciones con su marido, Alfonso Díez, en busca del consuelo y apoyo de su madre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 15
Refugio familiar

Al día siguiente, y con semblante triste, Eugenia Martínez de Irujo comió con los duques de Alba y su hermano Fernando, quienes le mostraron todo su apoyo y cariño. En este momento tan duro, la duquesa de Montoro ha decidido refugiarse en su familia.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 15
Así comenzó el clavario de Eugenia

El calvario de Eugenia comenzó hace unas semanas, cuando su propia hija, Tana, recién llegada del internado de Londres donde estudió el pasado curso, le comunicó su deseo de irse a vivir con su padre a Sevilla, ciudad en la que el torero va a instalarse con su novia, la abogada Lourdes Montes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 15
Fran accede a los deseos de su hija

Francisco, decidido a cumplir el deseo de su hija, habló con su exmujer para tratar la petición de la niña. El torero le propuso a su ex que ésta fijara su residencia en la capital hispalense y que siguieran como hasta ahora, con tutela compartida. Eugenia se negó alegando que Tana tiene su vida en la capital y ya tenía pagada la matrícula en el Colegio Británico de Pozuelo, Madrid. Entonces Francisco presentó una demanda en el juzgado de familia para conseguir la guardia y custodia de su hija, algo que ha enfurecido a Eugenia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 15
Lucha legal

La duquesa de Montoro, que ha contratado los servicios de un prestigioso abogado de familia, está tranquila por consejo de su letrado. Entiende que su hija sólo ha pasado con su padre momentos lúdicos, de fin de semana, y que ha sido ella la que se ha ocupado del día a día. Además, cree que lo más adecuado para la menor es que siga como hasta ahora y que una niña de sólo doce años no debería declarar ante un juez.

También niega que pase mucho tiempo en Barcelona y que tenga descuidada a su hija. Según dice, viaja a Manresa para reunirse con los Tous y, este último año, ha estado más libre porque su hija ha estudiado en Londres. Además, Fran también pasa temporadas entrenando y de feria en feria.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 15
Fran dice que no quiere hacer daño a Eugenia

Eugenia cree que, con esta petición, Francisco quiere hacerle daño, algo que el torero niega. "No quiero nada malo para Eugenia porque eso sería hacerle daño a mi hija", ha confesado el diestro en conversación con DIEZ MINUTOS. "Todo se arreglaría si Eugenia y yo nos sentáramos a hablar", asegura el torero, que estaría dispuesto a aceptar la figura de un mediador para que arregle el conflicto. Pero su exmujer no quiere ni oír hablar de mediadores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 15
Francisco Rivera se explica

El pasado lunes 30 de julio, Francisco Rivera seguía en Valencia con su novia, Lourdes Montes. Desde allí, el torero nos quiso aclarar varios puntos sobre la demanda que ha presentado por la custodia de su hija, Cayetana.

-¿Has hablado con la duquesa de Alba?
-Sí, hablé hace dos semanas. Estuvo muy cariñosa conmigo, como es habitual en ella, pero está muy triste por la situación. Pero hay que entender que no tiene toda la información.

-¿Y no se la diste?
-No me corresponde a mí dársela. Es su hija, Eugenia, quien tiene que darle todas las explicaciones.

-Dicen que esto es una venganza personal contra Eugenia.
-Eso es falso. No quiero nada malo para Eugenia, porque eso sería hacerle daño a mi hija. Todo el mundo está opinando y nadie piensa en mi hija, sólo yo.

-Según han dicho, retirarías la demanda si el juez llama a tu hija a declarar.
-Eso no lo he dicho yo, es lo único que te puedo decir. Todo esto se arreglaría si Eugenia y yo nos sentáramos a hablar.

-¿Y no lo vais a hacer?
-Eso no te lo voy a decir.

-¿Sabes cuándo es el juicio?
-Todavía no sabemos nada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 15
La duquesa en contra del torero

La duquesa de Montoro ha recibido el apoyo incondicional de los suyos. Su madre, la duquesa de Alba, que en numerosas ocasiones ha mostrado su amor por Francisco Rivera, se ha posicionado, en esta ocasión, a favor de su única hija.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 15
Doña Cayetana y Fran ya han hablado

Cayetana llamó al torero y éste le dio su versión de los hechos. Aunque el diestro afirma que la duquesa fue muy cariñosa con él, “hay que entenderla porque no tiene toda la información. Es su hija Eugenia quien tiene que dársela”, dice Francisco. Otros cuentan que está muy enfadada y que trata al diestro de mentiroso. La duquesa también llamó a su nieta, que ha estado quince días en un campamento en Salamanca. La niña no tomó partido y le dijo a su abuela que quería seguir viviendo con sus dos padres.

Eugenia también ha recibido el cariño de su hermano Cayetano. Éste recibió la llamada del torero pero se posicionó a favor de ella.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 15
Cayetana, la niña de sus ojos

Cayetana Rivera Martínez de Irujo nació en Sevilla el 16 de octubre de 1999. En marzo de 2002, sus padres decidieron separarse manteniendo una relación cordial por su bien. En diciembre de 2005, firmaron el divorcio y la tutela de la pequeña fue compartida, aunque la custodia se la quedó Eugenia y el torero nunca tuvo problemas para ver a Tana. Ahora, el torero –arriba, con su hija el pasado abril– ha pedido la guardia y custodia porque la niña –a la izda., con su madre el pasado junio– quiere vivir con él en Sevilla.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 15
Lucharán en el juzgado

En septiembre, se celebrará una vista previa al juicio por la custodia. Habrá informes de psicólogos, las pruebas que ambos progenitores quieran presentar y la declaración de la niña. El juez hablará con Cayetana porque la demanda se basa en su petición. Al tener más de doce años, la niña tiene derecho a ser escuchada, pero su opinión no es vinculante. Siempre será el juez el que decida sobre su custodia.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 15
La duquesa vive feliz su tercer matrimonio

Aunque la duquesa de Alba también está sufriendo con los problemas por al custodia de su nieta Tana entre Cayetana y Fran, en cuanto a su matrimonio, la aristócrata se encuentra viviendo un excelente momento. El día en que quedaron a comer en familia en San sebastian vimos como Alfonso Díez se deshacía en mimos hacia su esposa, a quien llevaba de la mano camino a la mesa donde iban a comer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 15
Sus primer verano como matrimonio

La duquesa de Alba y su esposo, Alfonso Díez, se encuentran disfrutado de su primer verano como marido y mujer ya que se casaron el 5 de octubre de 2011.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 15
La duquesa, premiada

Sebastián, 26 de julio
El pasado 26 de julio, antes de recibir la visita de su hija Eugenia, la duquesa de Alba recibió un homenaje de Punto Radio Guipúzcoa. Cayetana, acompañada de su marido, recogió el premio Prota en la terraza de La Perla en San Sebastián. Cayetana, que se atrevió a cantar “La marcha de San Ignacio” en euskera, recibió como regalo la camiseta de la Real Sociedad con su nombre impreso. Ante el presente, la duquesa proclamó su amor por el Betis pero su marido dijo que él usaría la camiseta.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo