Las 8 confesiones de Bertín Osborne a su polémico doble

La entrega más disparatada de 'Mi casa es la tuya' (Telecinco) dio para confesiones inesperadas. El presentador explicó a su 'otro yo' que no era la persona que quería haber sido y sentenció: "No soy feliz".

image

La entrega más disparatada de 'Mi casa es la tuya' (Telecinco) dio para confesiones inesperadas. El presentador explicó a su 'otro yo' que no era la persona que quería haber sido y sentenció: "No soy feliz".

1 de 8
"No soy feliz"

Llamó la atención esta declaración de Bertín en la que reconocía que no era feliz. "Ser feliz con mayúsculas es algo muy importante, y uno puede ser feliz cuando lo que ves a tu alrededor te trasmite felicidad. Yo no puedo ser feliz si veo gente que no tiene trabajo, gente que pasa hambre, niños jodidos... Estamos en un mundo injusto y jodido y, que los políticos en vez de arreglarlo lo ponen peor todavía, no soy feliz" confesaba el presentador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
De niño fue buen estudiante

"Hasta los catorce o quince era muy buen estudiante. En el momento que descubrí que había más cosas en la vida que ir al colegio, ahí ya cambió mi panorama" reconoció Bertín Osborne.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Del barco incautado con droga a Rumasa

Antes de ser cantante, Bertín confesó que su "experiencia laboral fue accidentada". Dejó la carrera de agrónomos en segundo y se puso "a trabajar y el primer trabajo, a los tres meses de estar yo ahí metieron al dueño en la cárcel. Me voy a trabajar a una cosa de buques y a los dos o tres meses la policía cogió un alijo de droga en uno de los barcos de la empresa (…). A los meses le digo a mi madre, tranquila que voy a encontrar la empresa más seria de España, me han hecho ejecutivo de exportación: Rumasa. Después de aquello dije hay que cantar" reconocía el presentador a su imitador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Cantó para un narcotraficante

Bertín explicó que había cantado en sitios curiosos, especialmente en Sudamérica. "Llegamos a una finca en limusina y veo mucha gente de seguridad con ametralladoras. Empiezo a cantar y en la tercera canción me doy cuenta de que de los narcos más famosos de la historia. Miraba a mi manager y decía le quiero matar. Cuando termino me mete en el despacho del tipo, tenía un arcón de los antiguos de piratas, y me dice coge lo que quieras, lleno de billetes de fajos de mil dólares… a saber de dónde lo habrá sacado. Le cerré la tapa (sin coger nada) y le dije esto es el regalo para tu hija" confesó Bertín.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Quería ser deportista profesional

Cuando el Bertín imitador preguntaba si el presentador había llegado a ser la persona que quería ser, Bertín lo tenía claro: "la verdad es que no, yo quería haber sido deportista profesional, pero he aprendido a disfrutar con todo lo que hago".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
No le gusta la cocina moderna

"Yo es que no soy muy aficionado a los cocineros estos modernos que para comer bien hay que pedirle siete platos, soy más antiguo, me gusta comer un plato en condiciones", contaba Bertín a su otro yo mientras preparaban un arroz con carabineros y sepia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Su "encantadora" mujer

El verdadero presentador aprovechó la farsa para lanzar algunas pullas a su mujer, que también hacía lo propio: "Oye, ¿y tu mujer no ha venido? Me han dicho que es encantadora" decía Fabiola Martínez.

El presentador, con sorna, explicaba a su doble que él está "arrejuntado con mi mujer… También te digo que lo mío es pasajero, porque yo con las mujeres no he sido muy constante. Así que yo la que tengo para echar el rato". "¡Menos mal que mi marido eres tú!", contestaba Fabiola, abrazando al doble de Bertín.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Los años que tiene la parra

Desde que Malú estuvo en la finca de Bertín y preguntó los años que tenía una parra que había en el patio, son muchos los que se han hecho la misma pregunta. El presentador desveló que la parra tenía "278 años, 3 meses y 14 días".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo