Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Mireia Belmonte, recibida como una auténtica estrella por sus vecinos

La nadadora ha vuelto a Badalona arropada por el cariño de sus vecinos, que salieron a la calle para recibirla.

La nadadora ha vuelto a su ciudad natal arropada por el cariño de sus vecinos, que salieron a la calle para recibirla.

1 de 6
Gtres
¡Enhorabuena Mireia!

Mireia Belmonte ha hecho historia consiguiendo el primer oro olímpico para la natación femenina española y así ha sido recibida en su tierra natal, Badalona, como una auténtica heroína.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Gtres
Orgullo de campeona

La campeona olímpica de 200 metros mariposa se subió al balcón del Ayuntamiento y enseñó con orgullo a sus vecinos sus dos metales.

Además del oro, Mireia consiguió la medalla de bronce en la final de los 400 metros estilos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Gtres
Venus de Badalona

El Ayuntamiento quiso premiar a su vecina más ilustre con la Venus de Badalona, como reconocimiento a sus éxitos logrados en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Gtres
Recibida por la alcaldesa

La alcaldesa de Badalona, Dolors Sabater, dio la enhorabuena a Mireia, que se mostró muy emocionada, de parte del consistorio y de todos los vecinos de la localidad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Gtres
'Selfies' con los fans

La nadadora estaba muy emocionada por el cariñoso recibimiento y no dudó en hacerse fotografías con todas las personas que se dieron cita en la plaza del Ayuntamiento para verla de cerca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Gtres
Paseando sus medallas

La campeona olímpica se paseó luciendo orgullosa sus dos medallas, incluso dejó que algunos afortunados pudieran tocarlas, aunque solo fuera durante unos segundos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo