Carolina Marín, recibida multitudinaria y emocionante en Huelva

La campeona olímpica de Badminton ha regresado a su tierra natal, Huelva, donde ha sido recibida entre vitores y aplausos.

image
Gtres

La campeona olímpica de Badminton ha regresado a su ciudad, Huelva, donde ha sido recibida entre aplausos y la Salve Rociera. La deportista estuvo muy emocionada y recibió varios regalos: una bandera, una placa conmemorativa y un precioso ramo de flores.

1 de 5
image
Gtres
Un recibimiento multitudinario

Carolina Marín fue recibida en su tierra natal, Huelva, por 3.000 personas que quisieron agradecerle su enorme esfuerzo y su gran hazaña olímpica.

Una bienvenida llena de emoción que nunca olvidará .

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
image
Gtres
Una placa para no olvidar el momento

La joven recibió una placa conmemorativa que le otorgó la Casa Consistorial de la ciudad onubense, en la que se puede leer: "Puedo porque pienso que puedo".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
image
Gtres
Entre la Salve y fandangos

Uno de los momentos más emocionantes fue cuando le cantaron la Salve rociera, que tanto le gusta. Además, le cantaron un fandango muy especial escrito para ella: "Mi Huelva tiene el honor de tener a esta campeona, de bádminton luchadora,que lleva siempre en su corazón a nuestra blanca paloma".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
image
Gtres
Emocionada y agradecida por el cariño

Tantos gestos de cariño hicieron que Carolina dedicase su medalla a sus paisanos: "Hoy podemos decir que Huelva es de oro".

Después, bajó del balcón y firmó autógrafos a todos los que quisieron felicitarla por su enorme triunfo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
image
Gtres
Orgullosos de su campeona

Otro de los regalos que recibió fue una bandera, con la que posó muy sonriente. Además, colgaron dos enormes pancartas en la Casa Consistorial. Una de ellas rezaba: "Enhorabuena Carolina, volviste a hacer historia".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo