Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Paz Padilla: "Sé que soy feliz y que lo tengo todo"

Se acaba de casar con el amor de su vida y se ha convertido en una imprescindible de Tele 5. Éste, sin duda, es su año. Poco amiga de conceder entrevistas, esta vez la gaditana se suelta con Kiko Hernández y posa por primera vez como nunca lo había hecho: atrevida, bellísima y con el look más cañero. Una mujer de revista.

Es ocurrente, divertida y con mucha gracia. Tiene carácter. Y no es una mujer corriente, lo vemos todas las tardes orquestando la banda de 'Sálvame'. Humorista y actriz antes que presentadora, se ha hecho con el programa dando una de cal y dos de arena, moderando el debate de la actualidad social con tino y entrevistando desde el corazón sin miedo a preguntar lo incómodo. ¡Una todoterreno! Eso sí, a ella que no la saquen en los papeles... hasta ahora, que posa por primera vez como una auténtica chica de revista, en un momento vital y profesional inmejorable, demostrando que es pura energía. Así es Paz Padilla, la reina de la fiesta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
"Creo que no he llegado a la cima"

Presentas 'Sálvame', actúas en 'La que se avecina', estás grabando las galas de Navidad… ¿Cómo te organizas para no acabar muerta?
Aunque no lo creas, Kiko, haciendo deporte. Voy a las siete de la mañana o a las nueve de la noche. Hay veces que voy maquillada y la gente en Instagram me critica. ¡Pero es que no me ha dado tiempo ni a desmaquillarme!


¿Haces deporte maquillada?
Claro, ¿qué voy a hacer, si de aquí me voy para el gimnasio? ¡Pues voy con toda la "pringue" en la cara!


Estás viviendo una etapa muy bonita llena de trabajo y de éxitos. ¿Imaginaste alguna vez que llegarías a la cima?
Creo que no he llegado a la cima. Yo he tenido épocas muy buenas, pero nunca he sido consciente de que estaba teniendo una buena época, porque como siempre pienso que esto se puede acabar… Lo que quiero es aprovechar el momento, aprender, disfrutar y ser consciente de que mañana a lo mejor no estoy aquí.


Pero, ¿la gente no te lo recuerda todos los días?
Sé que soy feliz y que lo tengo todo. Ahora mismo tengo una vida estable y tranquila a nivel emocional, con mi niña… Pero la gente no me va diciendo por ahí: '¡Eres Top Ten!' ¿A ti te lo dicen?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"Chiquito me dio las pautas para moverme en el escenario"

Sí. Profesionalmente el día de mañana igual haré cosas mejores, pero ahora mismo estoy muy bien, mejor que hace años...
¿Sabes qué pasa?, que mis amigos no son de la profesión, me llaman Mari Paz. Y cuando salgo de 'Sálvame' o de grabar 'La que se avecina' no hablo del trabajo con ellos, como ellos tampoco me hablan del suyo.


Cuéntame cómo empezaste en esta profesión.
El primer casting me lo hizo Tomás Summers. Yo acompañé a mi cuñado a hacer un casting. Acabé haciéndolo yo y me escogieron a mí. ¡El pobre me dejó de hablar! (risas). Y el primer trabajo en televisión fue 'Genio y Figura'. El primer bolo que me ofrecieron yo creía que estaban de cachondeo. Me comentaron si quería actuar y cuando pregunté qué era eso, me dijeron que subirme a un escenario y contar chistes uno detrás de otro durante una hora. Ahí recuerdo mucho a Chiquito. Fue él quien me dio las pautas para moverme en el escenario. Yo venía de un hospital y no tenía ni idea. Lo que me llamó la atención fue la primera vez que me pidieron un autógrafo. ¡Me dio mucha vergüenza!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"Nunca pensé que iba a vivir esto"

¿Qué edad tenías en 'Genio y Figura'?
25, fue en 1994. Yo nunca pensé que iba a vivir esto.


De un día para otro pasaste del anonimato a ser famosa.
Prácticamente sí. Pero yo me lo tomaba a cachondeo. La gente me pedía un chiste y, como en aquel momento contar chistes era lo que más me gustaba, yo lo vivía con mucha alegría. La cateta de pueblo llegaba a Madrid, a la capital, a la Gran Vía con todas las luces… Los de 'Genio y Figura' nos quedábamos todos en el mismo hotel y para mí era una diversión. No me lo planteé como un trabajo hasta que mi asesor, al que encargué la declaración de la Renta, me preguntó: '¿Qué oficio ponemos?' Yo dije: 'Auxiliar de clínica'. Y él me dijo que no, que teníamos que poner artista porque así lo había ganado. Yo le dije que no era artista, pero él me explicó que yo tenía que empezar a cotizar como tal. Y para mí fue como decir: 'Ojú… He pagado a Hacienda y ya soy artista!' (risas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"Mi familia creía que no iba a dedicarme a esto"

¿Cómo empezaste en 'Genio y Figura'?
Me dijeron que iba a ser humorista y para mí era surrealista.


¿Cómo reaccionó tu familia?
Nadie en mi familia creía que yo iba a dedicarme a esto. Mi madre decía: 'Ésta va para Madrid a hacer dos tonterías y vuelve'. Mi hermano me insistía: 'Tú no te lo vayas a creer, que esto se va a acabar...' Pero han ido pasando los años y no he dejado de trabajar. Aun así, siguen sin creerse que soy artista (risas).


¡Pues ya han pasado unos años!
Cuando voy a Cádiz soy muy sosa comparada con mi familia y mis hermanos.


Entonces hay dos Paz, porque yo siempre te veo de cachondeo y de buen humor.
No, si yo siempre estoy de buen humor, pero comparado con ellos que son más locos que yo…

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"Cuando me separé hice una fiesta de la espuma"

Alguna vez nos has contado que tu padre era tramoyista, que sois siete hermanos y que las cosas en casa no siempre fueron fáciles, ¿qué recuerdos guardas de tu infancia?
Mi madre donde faltaba algo, ella lo rellenaba. La noche de Reyes era una fiesta con tres tonterías, pero nosotros nos levantábamos con mucha ilusión. Había lo que la pobre mía había podido conseguir. A veces para algunos sí y para otros no. Siendo siete no podía darles a todos un regalo. Pero ella no nos hacía pensar que la vida era dura o triste, porque tenía ese carácter tan alegre y tan divertido.


Y que desde luego tú has heredado...
Bueno, yo procuro tener eso en mi vida. Soy una persona que hago una fiesta cada dos por tres. Me gusta que la gente disfrute. Cualquier excusa es buena para celebrar la vida. Por ejemplo, ahora que vienen las Navidades, reúno a todos ¡y venga, a vestirnos de pastorcitos, de estrellitas o de lo que sea! Me gusta mucho un cachondeo. Incluso cuando me separé hice una fiesta de espuma con castillo inflable. Mi exmarido se cabreó y dije: '¿Qué quieres?, ¿no me has dejado?, pues por lo menos voy a hacer una fiesta'. Estaba hecha una mierda, pero me sirvió para darme cuenta de que tenía muchos amigos y que la vida no se acababa en una pareja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"Mi padre estaba muy orgulloso de mí"

¿Qué edad tenías cuando tu padre fallece? ¿Te llegó a ver actuar?
Tenía 27 ó 28 años. Sí, me vio actuar en el Teatro Falla de Cádiz, donde él fue tramoyista. Mi padre estaba muy orgulloso de mí, y también mi madre. Mi padre siempre nos ha visto a todos como artistas. Yo no he sido una sorpresa.


¿Cuál ha sido el trabajo más raro que has hecho, antes de alcanzar el éxito?
Hice una actuación de humor privada para una gente muy rica. Es el trabajo en el que más rara me he sentido. ¡Había más guardaespaldas que público! Eran seis millonarios y yo pensaba: '¿De qué se ríen los millonarios?'


¿Alguna vez te has subido a un escenario y no has logrado tu objetivo?
No, sólo una vez, el público no se reía y al irme, encima, me bajé tan agobiada que me tropecé y caí dentro de los hierros del escenario. Pero de todo se aprende.


¿Has ayudado a tu familia?
Mi familia es muy guay. No me piden nada, pero yo no voy a permitir que mis hermanos no estén bien. Nunca en la vida.


Eres actriz de teatro y de televisión, humorista y presentadora. ¿Te imaginaste alguna vez que te iban a proponer presentar un programa como 'Sálvame'?
Ay no, pero ahora no quiero hacer otra cosa. Me preocupa qué voy a hacer después. 'Sálvame' tiene todo lo que cualquier presentador puede desear: entrevistas, show, casos sociales, humor, sentimiento, improvisación… ¡Lo tiene todo! Bajo las escaleras y yo soy libre.


Además, a tu madre le encanta 'Sálvame'...
¡Sí, ella lo pide también para los sábados y los domingos!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"No me gusta la fama"

¿A qué personaje te encantaría entrevistar?, ¿a la Pantoja?
No, a Kiko Hernández. Yo quiero saber de ti y de tu vida, que es una verdadera incógnita.


¿Cómo haces para presentar un programa que mucha gente critica, aunque luego lo ve, y que no afecte a tu faceta como intérprete?, porque tú sigues llenando teatros...
Porque yo creo que la gente distingue que yo soy actriz, presentadora y humorista y no me juzgan. Saben que soy la actriz que hace de La Chusa en 'La que se avecina', después la que está en 'Sálvame' y es presentadora, y luego la que se sube a un escenario y es humorista.


¿Nunca te han dicho algo desagradable por la calle?
Nunca, gracias a Dios. Como me lo digan les saco los ojos, ¿eh? (risas). A veces sí que me dicen algo de algún compañero, pero yo no me callo.


¿Te gusta la fama?
A mí no. Yo estoy loca. Sé que soy una persona muy especial, como todos los humoristas. Me encanta ser divertida. No lo puedo remediar. No me importa el qué dirán. Pero si estoy en el extranjero, me siento más libre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"Sé que Antonio va a estar siempre a mi lado"

¿Qué es lo más feo que te han dicho alguna vez?
Fue bajando las escaleras de un programa en Canal Sur. Me dijeron: 'Paz Padilla, eres ordinaria'. Le miré y dije: '¡¿Cómo?!' Y rectificó: 'Quería decir extraordinaria!'


¿Y lo más bonito?
En la clase de mi hija emitieron una película dramática que hice, 'Cobardes'. Cuando terminó, uno le preguntó a mi hija: '¿Ésa era tu madre?' No se habían dado cuenta de quién era y, profesionalmente, esto es lo más bonito que me pueden decir como actriz.


2016 ha sido un gran año para ti. Tu éxito profesional va de la mano con el éxito personal y te has casado con el amor de tu vida. El otro día leí en tu Instagram: "Embriagada de amor". ¿Es así como te sientes?
Es que estaba en una bodega (risas)... Está guay, es una sensación muy bonita. Ha sido como relajarnos. Ahora estoy tranquila porque está ahí. Es una sensación de protección que no he tenido en años. Sé que Antonio va a estar siempre a mi lado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"Mi marido sigue pensando que soy una loca"

Me gusta que no tengas problema en hacerlo público, que hayamos visto tu boda y que declares tu amor. ¿Nunca te ha dado reparo hacerlo?
Es que es muy bonito... No tengo nada que esconder. No es nada malo. Yo me siento tan feliz, que lo quiero compartir con la gente. Aunque hay muchas cosas de mí que nadie sabe... Pero son cosas que pueden dañar a alguien, pero esto no daña a nadie, ¿no?


Vuestra historia de amor es realmente bonita. Fuisteis novios cuando erais jóvenes y ahora la vida os ha vuelto a unir. ¿Recuerdas ese primer día que le viste?
Antonio siempre lo dice: '¡Ojú, la loca ésta! Ya verás tú como me va a trincar'. Él no tiene nada que ver conmigo y sigue pensando que soy una loca (risas).


Jugabais a la botella, ¿no?
Sí, fue en los Scouts estando de campamento. Hice trampa para darle un beso. Dije que elegía el tercero y ya sabía quién era. Me lo chivaron a cambio de una ración del filete. Antonio no me quería a mí ni en pintura. Bueno, después de esa cena un poquito más. ¿Sabes lo que le gustó?, que no me daba miedo el campo ni la noche. No me da miedo casi nada. Éramos jovencitos, hacíamos guardia por las noches y yo podía estar toda la noche sola sin ningún problema. Siempre he sido muy atrevida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"Espero que pronto vivamos juntos"

¿Cómo fue el primer beso?
Éramos chiquititos. Fue en La Alameda Apodaca de Cádiz y por poco pierdo las gafas (risas). Las dejé apoyadas, di un codazo y cayeron para la Alameda y yo decía: 'Ay mi mare y mi pare… ¡¿para qué besas?!' Los dos teníamos gafas. Si nos dábamos un beso con ellas chocaban, así que había que quitárselas y ninguno veía un huevo.


¿Habéis vuelto a esos lugares donde os conocisteis?
Siempre, me encanta pasear por ahí.


Por temas familiares cada uno vive en una ciudad. Tú prefieres que sea así para que él disfrute de su hija y luego os reencontráis. ¿Te resulta difícil?
Siempre que le dejo en la estación, en el aeropuerto o él coge el coche y se va, siempre me quedo llorando.


¿Le echas mucho de menos?
Sí.


Me imagino que dentro de muy poco viviréis juntos, ¿no?
No sé, espero que sí, antes de que yo sea vieja. A veces pienso: '¿Por qué me ha tenido que pasar ahora de mayor?, ¿por qué no me podía haber pasado antes?, porque él ya tiene 50 y yo 47'. Y la gente dice que tienes que pasar por todo esto para poder encontrarte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"Mi hija ve mi relación como algo idílico"

¿Y cómo fue ese reencuentro?
Como ya los dos estamos separados, a veces yo bajaba a Cádiz y nos tomábamos un cafelito. Yo le decía a mi madre: 'He visto a Antonio, ¡qué guapo está!' Porque mi madre con Antonio muere. Pero ahí se quedaba la cosa hasta al siguiente año que volvíamos a quedar y yo decía: 'A ver cómo está este año'.


¿Le contaste a tu familia que habías vuelto con Antonio?
No, yo se lo oculté a mi madre y a mis hermanos. Pero el día que fui a contarlo, me dijo mi madre: 'No me lo cuentes. Ya sé que estás con Antonio. ¡Y no le vayas a hacer daño!' Tuve que recordarle a mi madre que la hija soy yo. Y ella contestó: 'Ya, pero tú eres muy fuerte'.


¿Te ves más fuerte que él?
No, qué va. Él es un toro.


¿Qué tal se lleva con tu hija?
Mi hija me dice que ella quiere encontrar un día un Antonio. Ella ve mi relación con Antonio como algo idílico. Yo le digo a mi hija que las relaciones de pareja tienen que ser armoniosas, que tienen que aportar y sumar, nunca restar. Y que no tiene que haber conflictos, tiene que haber negociación y diálogo. Que no entienda que las parejas se tienen que pelear. Mi hija nos ve a Antonio y a mí y ella quiere tener eso.


Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"No tengo peleas con nadie"

¿No te peleas con Antonio?
¿Para qué?

No sé, por tonterías…
Él piensa blanco y yo negro. Ya está. ¿Qué le vamos a hacer? Si es que es muy bueno. Él lo acepta todo y yo también. Además, yo con el padre de Ana nunca discutí. Te lo juro.


¿Y por qué rompisteis?, ¿qué ocurrió?
Rompimos porque él me dijo que se le acabó el amor, pero yo no discutí. No me gustan los conflictos. No discuto ni con mi hija. No tengo peleas con nadie.


¿Tú seguías enamorada de tu marido cuando te dijo que se le había acabado el amor?
Ojú… es que se le había apagado la llama.


¡Y encima luego haces una fiesta de la espuma!
¿Y qué voy a hacerle?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"Me gustaría tener un bebé"

Me sorprendió que el otro día dijeras que te habría gustado que Antonio fuera el padre de tu hija...
Pero porque sé que es un padrazo.


¿Habéis pensado en tener un hijo en común?
Me gustaría, pero no sé, tengo un cacao... Me gustaría tener un bebé, pero por otro lado digo: 'Con lo bien que vivo…'


En 'Sálvame' dijiste que te gustaría...
Fue una locura. Pero si me quedo, va para adelante. Lo tengo claro.


Entonces te vas a quedar ya.
Bueno, tengo 47 años. ¡Dicen que los óvulos están más blanditos!


¿Qué tal lleva Antonio tu faceta de personaje público?, ¿alguna vez lo ha pasado mal con tu fama?
Lo pasó mal en la primera tanda. En la segunda, acepta mi trabajo y me respeta y, además, me admira muchísimo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"No he tenido una vida fácil"

Si te pidiera que dejaras tu trabajo por él, ¿lo harías?
No me lo va a pedir nunca. No lo haría. A mí un hombre que me pida que deje mi trabajo… ¿eso en qué cabeza cabe? No me querría. Mi trabajo me da la energía, la vida, mi sustento, me realizo. ¿Cómo me va a pedir eso?


¿Qué es lo más bonito que has hecho tú por él y él por ti?
Ha habido momentos complicados. Aceptar su vida, respetar su vida, y él la mía. Sin condición y sin exigencias.


Desde fuera cualquiera diría que tu vida ha sido sencillamente perfecta. ¿Tú también lo ves así?
No, ¿quién tiene una vida fácil? Yo creo que nadie. No ha sido perfecta, pero somos lo que somos por lo que hemos vivido. Lo que sí que he aprendido en esta vida es a no juzgar a la gente y me cuesta muchas veces ver cómo la gente juzga tan rápido. Yo acepto a todo el mundo y lo respeto.


Pero con éxito en el trabajo y en el amor…
Yo lo único que sé es que cuando estás en un sitio, en esta profesión se te abren puertas. Puedes tener amigos en un primer momento, pero luego es talento y trabajo. Y cuánto más trabajas, más aseguras el hecho de que vas a llegar lejos. Aquí no te regalan nada. Eso lo tengo clarísimo. Yo se lo digo a mis compañeros de 'La que se avecina': '¡Es que sois Top Ten, no os dais cuenta!'

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"Los fines de semana son para mí una luna de miel"

Por pedir, ¿qué pedirías?
Un mes de vacaciones.


¿Hace cuánto que no tienes un mes de vacaciones?
Nunca he tenido un mes de vacaciones y siempre se lo he pedido a los Reyes.


Por no tener, no has tenido ni luna de miel. Sólo una escapada.
Todos los fines de semana para mí son luna de miel.


Por último, Paz, pronto me iré a por mis hijas, ¿me vas a echar de menos?
Muchísimo. Yo te eché mucho de menos aquella vez que te fuiste. Yo creo que tú eres el alma del programa. Además, pienso que eres un 'showman' y creo que tienes muchas posibilidades. Siempre te lo he dicho. Tienes que hacer interpretación. Tienes que hacer teatro. Hay en ti un diamante en bruto. ¡Si yo fuera productor, hace tiempo que te hubiera dado esa oportunidad! Estás con un camino que te va muy bien, porque te favorece mucho económicamente, pero creo que tienes que dar ese paso ya.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo