Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

La divertida fiesta de Navidad de los hermanos Rivera

Los hijos de Paquirri intercambiaron estilismos e inmortalizaron el momento con una instantánea.

Los hijos de Paquirri intercambiaron estilismos e inmortalizaron el momento con una instantánea.

1 de 4
Kiko se mete en la piel de sus hermanos y viceversa

Un año más, los hermanos Rivera se han reunido para pasar el día de Navidad juntos. En esta ocasión Kiko ejerció de anfitrión y Cayetano y Francisco llegaron a su casa acompañados de sus respectivas mujeres  y de Cayetana y Carmen, hijas de Fran.

El hijo de Isabel Pantoja compartió con todos sus seguidores esta divertida fotografía en la que se puede ver cómo intercambiaron de looks los hermanos. Mientras Kiko se vistió  de manera más ''formal'' con americana, zapatos y una bufanda, los hijos de Carmina Ordoñez lucieron sudaderas, gorras, vaqueros y llamativas zapatillas, la ropa habitual con la que podemos ver al DJ.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 4
Eva González y Cayetano Rivera

Los primeros en llegar fueron Eva González y Cayetano Rivera, de la mano, con gafas de sol y una bolsa de la mano de lo que parecían regalos. 

Este año le ha tocado ser a Kiko ejercer de  anfitrión, es la primera vez que lo es, de

hecho. Poco antes que sus hermanos llegaba un  repartidor con cajas que a todas luces parecían ser de un catering. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 4
Las hijas de Fran Rivera

Poco después era Tana la que se acercaba a la puerta, la hija de Eugenia Martínez de Irujo y Francisco Rivera, a la que le ha tocado pasar la primera parte de las vacaciones con su padre, iba con su hermana, la pequeña Carmen. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 4
Lourdes Montes y Francisco

Detrás de ellas Lourdes y Fran, con una sonrisa y dos enormes bolsas. Parece que todos se han portado muy bien y Papa Noel ha traído regalos para todos.

Seguramente las más afortunadas sean las pequeñas de la familia, Ana y Carmen Rivera, que aún son muy pequeñas para pedir, seguro que están encantadas de recibir. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo