Jesús Mariñas: "Bárbara Rey estaba 'realmente' enamorada"

El íntimo amigo de la artista cuenta en primera persona toda la verdad sobre la relación de Bárbara con don Juan Carlos.

image

Jesús Mariñas conoce muy bien a la vedette. De hecho, fue el único periodista en asistir a su boda con Ángel Cristo.

1 de 9
El testimonio de Jesús Mariñas

El periodista Jesús Mariñas relata en primera persona, en exclusiva a Diez Minutos, la supuesta relación entre su íntima amiga Bárbara Rey y el rey don Juan Carlos. Y así comienza...

Todo son interrogantes: ¿De qué vive si no trabaja?, ¿Por qué ahora después de 40 años y con qué intención? Lo de Bárbara Rey nos tiene liados. La llaman de todo: aprovechada, oportunista, manipuladora y trepa. Pocos conocen lo colada que estuvo por el Heredero y de su apostura. Y todo por querer realmente, eso me consta. Algunos le llamaban "su importante amigo", sin atreverse a decir Juan Carlos de Borbón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
"Su padre Don Juan de Borbón quiso dejar en los 70 a Doña María"

El soberano no escondía sus aventuras, que defienden especialmente las mujeres solidarias, mientras otras arremeten contra el infiel soberano que, como está mandado, hacía su real gana. Algo ancestral y hereditario, muy tradición borbónica: su padre Don Juan de Borbón quiso dejar en los 70 a Doña María por una griega a la que conoció en su exilio portugués. Lo frenó el peligro que tal espantada marital supondría en la España franquista aparentemente puritana. El abuelo de Don Juan Carlos, Alfonso XIII, dejó el recuerdo del gemidor pero cálido Don Leandro, con quien desayuné en nuestros tiempos trabajando en Radio España.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
"Juan Carlos contó con un entorno adulador"

Juan Carlos contó con un entorno adulador, como Manuel Prado y Colón de Carvajal. Aunque manco, era su auténtica mano derecha. Hacía, deshacía, servía de lazo unidor entre la del momento y el apuesto Heredero casado casi a la fuerza, presionado por Franco y la Reina Federica, que ansiaba un trono para Sofía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
"Su pasión con Olguina di Robilant y María Gabriela de Saboya"

Poco le importó que fuese desgraciada, estaban por encima de esas debilidades del pueblo. Ya le habían cortado su pasión con las italianas Olguina di Robilant y María Gabriela de Saboya. Prado manejaba las situaciones difíciles y ahora le atribuyen pagarle a Bárbara el pastón de su silencio. Disparatan, imaginan sumas fabulosas hasta para un monarca inviolable, no deja de ser una ironía de quien tanto faltó al mandamiento de no fornicar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
"Sabino Fernández Campo, me llamó varias veces"

Podía más que Sabino Fernández Campo, jefe de la Casa del Rey. Deseando saber qué pensaba la calle, me llamó varias veces a su despacho de La Zarzuela:

-¿Cuándo puedes venir a verme?, me preguntaba.
-Cuando usted lo mande-, quedábamos, mandaba coche oficial y me recibía en su despacho en casi interrogatorio:

-¿Qué se comenta de esta relación? ¿Qué otras amistades tiene ella? ¿Cuánto gana en sus actuaciones? ¿Os resulta simpática, tiene muchas joyas?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
"Conocía bien a Bárbara, fui el único periodista invitado a su boda"

Yo sabía que las compraba a plazos. Sabino obviaba nombrarla, toda precaución era poca, las paredes tenían oídos. Yo me sentía súper valorado en un servicio a la Patria. Conocía bien a Bárbara, fui el único periodista invitado a su boda, donde Chelo asistió como íntima de la novia. Fue en Valencia, finales de diciembre, con todo nevado. Cristo era apuesto y musculoso, nada que ver con los últimos años que lo achataron y se arruinó. Bárbara lo ayudó trabajando en el circo. Tenía montada en la plaza de Toros su carpa y el banquete-cena fue en el Hotel Casino Monte Picayo, a 20 kilómetros, donde Bárbara perdía fortunas. También lo hacía en el de Torrelodones y la acompañé al de San Pedro de Ribas, cuando acababa su trabajo y debut teatrales en 'Una noche Bárbara'.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
"Bárbara siempre lanzaba píldoras sobre sus contactos con el monarca"

Bárbara siempre lanzaba píldoras sobre sus contactos con el monarca y ahora aseguran que hasta contaba qué era lo que más le gustaba. Conmigo nunca tuvo ese desahogo y creo que exageran, como calculando entre cien y dos mil millones de pesetas lo pagado de fondos reservados por su silencio durante l7 años. Era 'la favorita', pero tuvo rollos intermitentes al menos con una íntima mía de Barcelona, con la que se veía en la Avenida de Sarriá, aunque él pernoctaba en el Hotel Princesa Sofía. Desbarrando incluyeron también a Paloma San Basilio y a una aristócrata muerta hace semanas que, casada, nos decía "ved cómo mi hija se parece a él".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
"temer a un atentado con lo sencillo que sería coger la maleta y largarse"

La última salida pública de Bárbara fue el  l2 de diciembre de 2016. La invitamos a la Peña IV Poder, donde una docena de informadores nos reunimos en Casa Lucio y Elio Valderrama tuvo la exclusiva de retratarla con su hija Sofía "porque mi hijo Ángel se ha distanciado de todo esto". Curioso cuando le habían adjudicado, con sólo 12 años, ser autor de fotos comprometidas de la real-irreal pareja (seguro de vida o de muerte). Bárbara tenía miedo, pero siguió aquí pese al dinero recibido. Resulta sospechosa, como las constantes incoherencias que recordó a nuestro lado, y temer a un atentado con lo sencillo que sería coger la maleta y largarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
"Habló de un presunto enamorado, pero imaginé que era un sueño imposible"

"Cuando el 23-F, no me llamaron de La Zarzuela para decirme que ese día no llevase al colegio a mis hijos", revelación que no coincide con lo publicado cinco años atrás, cuando aseguró que "Juan Carlos me telefoneó advirtiéndome que el 23-F no saliese a la calle". No escribirá memorias "para no dañar a muchos", vive angustiada por su hermano con cáncer, internado en Totana, su patria chica. Alquiló un apartamento dejando Marbella -"donde vivir me cuesta la mitad"- tras embargarle Hacienda su chalé madrileño. Lleva un camino parecido al que aún disfruta en la Milla de Oro. Habló de un presunto enamorado, pero imaginé que era un sueño imposible con confesados 6l años (que para alguna enciclopedia son 66). Otra exageración.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo