Teresa Rabal, último adiós a su marido

Teresa Rabal llegaba al cementerio desolada, con una rosa amarilla y abrazada a la urna con las cenizas de su marido.

image

En el entierro de Eduardo Rodrigo, la artista estuvo arropada por sus hijos, María y Luis. Sólo faltó su madre, Asunción Balaguer, que no pudo acudir dada su avanzada edad.

1 de 11
La despedida de Eduardo

"Me gustaría dar las gracias a los que habéis estado aquí en nombre de Eduardo". Teresa Rabal se dirigía con estas palabras a quienes la acompañaron en el cementerio de Alpedrete (Madrid) en el último adiós a su marido, el músico argentino Eduardo Rodrigo, fallecido el lunes 17 a los 73 años de edad debido a un fallo respiratorio.


2 de 11
Rota de dolor

Rota de dolor, la artista no paraba de llorar mientras abrazaba el jarrón con las cenizas del que fue su marido 40 años y su amor durante 44. A su lado, María y Luis, sus hijo, también visiblemente afectados, arroparon en todo momento a su madre.


3 de 11
Arropada por sus hijos

Antes de colocar las cenizas en el columbario, Teresa se abrazó nuevamente a sus hijos. Después, en un acto muy emotivo, besó el jarrón en el que portaba las cenizas de su esposo, lo colocó cuidadosamente en un nicho y se quedó como recuerdo una rosa.

4 de 11
Asunción Balaguer no pudo asistir

Entre los asistentes no se encontraba la madre de Teresa, Asunción Balaguer, quien dada su avanzada edad, 91 años, no acudió al cementerio a despedirse del que fue su yerno. Poco después del acto fúnebre y tras recibir el pésame de amigos y familiares, la viuda abandonó el cementerio en el coche que conducía su hijo, que para la ocasión eligió vestir un traje claro en lugar del habitual negro.

5 de 11
Una familia rota

"Juntos construimos una carrera y una familia que nos ha hecho muy felices durante estos 44 años", escribió en un comunicado la intérprete de temas como "Veo, Veo" o "De oca a oca", compuestos por su ya difunto marido. 

6 de 11
Querido por todos

"Fue un excelente padre, el mejor, un abuelo maravilloso y un marido excepcional, a quien siempre recordaremos con una sonrisa por su generosidad y su sentido del humor, que le acompañó hasta el último momento", continuaba Teresa, y añadió "sus hijos Luis y María; sus nietas Paula y Susana y yo, su viuda, le recordamos con amor y admiración infinitas".

7 de 11
Una familia feliz

Eduardo, Teresa con su hija María, el abuelo Rabal con Luis y Liberto en brazos, y la abuela Asunción. 

8 de 11
Muy enamorados

 Eduardo y Teresa en 1973, cuatro años antes de su boda.

9 de 11
Los abuelos más queridos

Tras el nacimiento de su nieta Paula en 2011, junto a su nuera, Virginia.

10 de 11
Siempre felices y enamorados

Unos felicísimos Teresa y Eduardo en 2004.


11 de 11
Una de sus últimas apariciones públicas

La pareja antes de la grabación de un programa para TVE, en 2006.

Publicidad - Sigue leyendo debajo