Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Ana García Obregón se casó por error con Isabel Pantoja

La presentadora compartió una divertida anécdota vivida con la tonadillera.

Ana Obregón acudió al programa 'Viva la vida', donde desveló una divertida anécdota por la que, por error, se casó con Isabel Pantoja.

1 de 5
La anécdota más divertida

Ana Obregón fue una de las invitadas de excepción a la boda de Luis Rollán, donde la bióloga protagonizó una de las anécdotas más divertidas. Tal y como Luis y Ana explicaron, Ana Obregón e Isabel Pantoja ejercieron de testigos en el enlace, lo que les llevó a registrarse, por error, como matrimonio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Ana Obregón: "Me casé con Isabel"

"Primero salió Isabel a hablar y a firmar y luego yo. Y cuando firmé me di cuenta de que habíamos firmado en la parte de los contrayentes", eplicó con una sonrisa Obregón. Eso sí, aclaró que el padre de su hijo es un gran amigo y su relación con él es estupenda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
La venganza de Ana

Mucho más seria se puso para hablar de la infidelidad de Lequio, de la que confesó que se enteró por la prensa, ejerciendo su particular venganza: "Yo a la persona que se fue con Alessandro un día me la encontré y le dije oye gracias", señaló.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
El equipo A de Ana

Otra de las anécdotas del día fue la de su comentada intervención en 'El equipo A', donde participó en sus primeros años como actriz. Y, para rendirle tributo, Luis Rollán acudió vestido como el legendario M. A.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Anita, la fantástica

Otra de las curiosidades reveladas fue que, en sus inicios, se inventó un poco el CV, añadiendo que había trabajado con un director que había muerto antes de que ella naciera. Así pues, dispuesta a compartir sus "obregonadas", Ana volvió a demostrar que nadie tiene tanto sentido del humor como ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo