Paz Padilla aterriza en Benin

La presentadora vive sus primeras aventuras en 'Planeta Calleja'.

image

Jesús Calleja y la presentadora han empezado la primera fase de su desafío en 'Planeta Calleja'.

1 de 6
Rumbo a la aventura

Paz Padilla sigue compartiendo anécdotas de su nueva aventura junto a Jesús Calleja. La presentadora, que ha puesto rumbo a Benin para vivir todo un desafío junto al intrépido Calleja.

La primera parada ha sido en el aeropuerto de París, donde tuvo que tomarse una pastilla para la malaria. Además, para brindar por su aventura, decidió tomarse una copa junto a Jesús, que no daba crédito con la habilidad del camarero para mover la coctelera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Malabares para Paz

Dispuesta a imitar al barman, Paz decidió intentar hacer malabares con la coctelera, despertando las risas de todo y demostrando que tiene un gran sentido del humor.

"Estoy en París con Paz Padilla esperando el vuelo a Benin (cuna del Vudú) y ya estamos liandola mundo alante", escribía Jesús.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Japonés en París

Antes de subirse al avión, Paz y Jesús decidieron recargar pilas en un restaurante japonés, donde comieron algunos platos típicos de la cultura asiática.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Primera parada

La primera parada de 'Planeta Calleja' en Benin ha llevado a Paz a encontrarse con unos niños, con quienes la presentadora se lo ha pasado en grande.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Budú para Jesús

Una de las primeras cosas que han hecho Jesús y Paz es acudir a "un señor que hace budú", algo que les ha provocado un ataque de risa, ya que Jesús se quejaba de que Paz le hacía cosquillas todo el rato.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Sin miedo a nada

Paz ha demostrado que no le tiene miedo a nada al no sólo dejar que les coloquen una serpiente sobre los hombros, sino también al posar tan alegremente con uno de los seres más temidos del reino animal. "En Benin entramos en un templo donde las serpientes son sagradas y el sacerdote te las pone encima... Ami no me mola nada", reconoció.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo