Sara Carbonero e Iker Casillas, noche mágica en Mónaco

El guardameta recibió el premio Golden Foot 2017 de manos de Pierre Casiraghi.

image

El guardameta recibió el premio Golden Foot 2017 de manos de Pierre Casiraghi.

1 de 4
Siempre al lado de su amor

Sara Carbonero e Iker Casillas son un tándem perfecto. La pareja ha demostrado estar más unida que nunca desde que decidieron emprender un nuevo camino en Oporto, ciudad que les ha cogido con los brazos abiertos y donde son muy felices.

Sara dejó congelado su trabajo en Telecinco, pidiendo una excedencia, para así poder estar al lado de Iker. La periodista es su mayor apoyo y lo demuestra día a día, como el pasado miércoles, cuando acompañaba a su marido a recoger el premio Golden Foot 2017. Un galardón muy importante que le convierte en el mejor jugador de fútbol mayor de 28 años.

La pareja se mostró muy cómplice durante la velada, dedicándose tímidos pero tiernos gestos de amor. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 4
Sara se viste de novia

Como suele ser habitual Sara deslumbró en la gala celebrada en el Meridien Beach Plaza, en Monte Carlo. La periodista lució un vestido blanco adornado con pedrería de perlas en color plateado en el lado derecho de Roberto Diz

Con escote pronunciado y una apertura central muy sensual,  Sara decidió combinarlo con joyas de Ágatha y sandalias en color plata de Jimmy Choo. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 4
Una noche mágica

"Noche mágica la de ayer ✨. Gracias a @robertodiz por este sueño hecho vestido y a @sylviamontoliuelle por hacerlo posible. Fotos de @andresenterophoto, un crack! #Goldenfoot2017 #cenadegala #premiomásquemerecido #Mónaco #viajeexprés #coleccionandorecuerdos", escribió Sara en su cuenta de Instagram junto a varias imágenes de su logrado look.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 4
Un cuerpazo de infarto

Además del vestido, es muy importante la "percha" y Sara Carbonero puede presumir de tener un cuerpazo de infarto. La joven se ejercita practicando yoga tres veces por semana y  nadando. Seguramente con dos pequeños  traviesos como Martín y Lucas y sus numerosos compromisos profesionales, también ayudan a Sara a no perder la forma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo