Anna Ferrer, la única capaz de devolver la sonrisa a su madre

Paz Padilla, muy afectada aún por la muerte de Chiquito de la Calzada, ha viajado a Londres para ver a su hija.

image

Madre e hija se lo pasaron pipa en un mercadillo navideño de la capital de Inglaterra.

1 de 8
Vuelve a sonreír

Tras la muerte de su amigo Chiquito de la Calzada, la presentadora de 'Sálvame' ha pasado unos días muy duros en los que la sonrisa y el humor que la caracteriza había dado paso un gesto serio y meditabundo. Pero por fin, Paz Padilla ha vuelto a sonreír y la 'culpable' no es otra que su hija, Anna.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Visita express

Paz ha hecho las maletas y ha viajado a Londres para visitar a su hija, a la que está muy unida y que este año estudia en la capital de Inglaterra con una beca Erasmus.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Se lo pasan pipa

Madre e hija se lo han pasado pipa en un mercadillo navideño. Recorrieron todos los puestos, entre ellos uno en el que se vendían dulces.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
El oso inglés

La 'pareja' posó en un divertido photocall convertidas en oso y leñador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
México lindo

Lejos de tomar el té, como manda la tradición inglesa, madre e hija repusieron fuerzas en un restaurante mexicano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Travesuras

Paz, que ya reconoció en su momento que le costaría mucho estar lejos de su hija, se olvidó de todos sus problemas y se divirtió de lo lindo. Incluso intentó colarse en una casa de caramelo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Encuentro con 'Tedyanna'

Paz, que en España tiene a su oso gigante 'Tedyanna' para suplir la ausencia de su hija, se reencontró con este oso gigante en mitad del mercadillo e inmortalizó  el momento junto a Anna. 

Parece que la presentadora también aprovechó para hacer compras navideñas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Patinaje sobre hielo

El broche de oro de la jornada llegó cuando madre e hija se pusieron los patines y patinaron en una enorme pista de hielo. Además, no se les daba nada mal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo