Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Ferreras llora al dedicarle un premio a Ana Pastor: "Es un momento muy intenso para nosotros"

No está siendo un momento precisamente bueno para la pareja de presentadores, que están recibiendo amenazas de muerte a través de las redes sociales.

Ana Pastor y Antonio Ferreras viven un momento único. El presentador, orgulloso de su mujer, se emociona cuando ella recoge un premio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Duros momentos

A pesar de la imagen de tipo duro y fama de periodista afilado que tiene Antonio García Ferreras, el presentador se ha venido abajo, y es que este miércoles recogió el premio 'Cambio 16' por su labor profesional, que dedicó a su mujer y, sin quererlo, no pudo evitar emocionarse al nombrarla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"Es un momento muy intenso para nosotros"

"Yo creo en un Periodismo que es arriesgar y con un punto de rebeldía. Este premio es para todo el equipo de laSexta que ha sido capaz de trabajar con pasión en un momento excepcional para este país. Ese momento continúa y laSexta va a seguir ahí", comenzó diciendo.

Sin embargo, Ferreras tuvo que coger aire y parar unos segundos ante un discurso que se le atragantó al acordarse de su esposa: "Es un momento muy intenso para nosotros. Por su infinita capacidad para la bondad, porque me rodea con su inteligencia, porque me sujeta y porque cada día se sobrepone a las amenazas y al terror. Es para ti, gracias".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ana, amenazada de muerte

La pareja no atraviesa un gran momento personal, peor no por su relación, que sigue tan fuerte como siempre: hace tan sólo unos días, Ana recibía serias amenazas de muerte vía Twitter, algo que, sin duda, ha tenido que dejarla tocada a nivel profesional y también personal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ha denunciado

La periodista, sin embargo, decidió coger el toro por los cuernos y denunciar al usuario ante la policía, pero también ante el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mujer precavida...

El usuario, bastante cobarde, decidió borrar todas las 'perlas' que le había escrito a la periodista en cuanto se dio cuenta de que la cosa se ponía sería (y, más tarde, también la cuenta de Twitter), pero era tarde: Ana ya había hecho capturas y las había compartido con sus casi 2 millones de seguidores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
"Ojalá sirva para algo"

La periodista ya ha puesto el tema en manos de las autoridades, y así lo agradecía a las mismas, cómo no, públicamente: "Acabo de poner denuncia. Gracias a la Sección de Redes de la Unidad de Investigaccion Tecnológica de @policia . Ojalá sirva para algo", expresaba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
No es la primera vez

No es la primera vez que la pareja recibe amenazas: de hecho, algunas de las recibidas por Ana en Twitter también iban dirigidas a Antonio ("Ojalá sea ella una de las víctimas la próxima vez. Ella y el indeseable de su marido", decía uno de los comentarios).

Pero es más: a principios del pasado mes de octubre, justo después de la cita electoral del pasado 1 de octubre en Cataluña, Antonio ya denunció agresiones verbales en el programa de Julia Otero, 'Julia en la Onda', en Onda Cero: "Han sido unos 25 minutos un poco desagradables. Al concluir el informativo unos 300 jóvenes concentrados en el exterior del Parlament han empezado a insultarnos, a amenazarnos de muerte y a arrojarnos cerveza", contaba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Continúan con sus vidas

Desde luego, a veces ser periodista es una profesión de riesgo, y si no que se lo pregunten a Antonio y Ana, que, a pesar de todo, tratan de continuar con sus vidas con toda la naturalidad posible, por su bien y por el de sus hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo