Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Carolina, Carla y Carlos, los mejores fans de Carlos Moyá

La actriz llevó a los dos hijos de la pareja, de dos años y medio y dos meses, al torneo de veteranos Delay Beach celebrado en Miami, en el que el tenista mallorquín derrotó en la final a John McEnroe.

La actriz llevó a los dos hijos de la pareja, de dos años y medio y dos meses, al torneo de veteranos Delay Beach celebrado en Miami, en el que el tenista mallorquín derrotó en la final a John McEnroe.

1 de 10
Mamá y esposa diez

El tenista mallorquín Carlos Moyá se encuentra en Miami junto a su esposa, la actriz Carolina Cerezuela y sus dos hijos, los pequeños Carlos y Carla, que se han convertido en sus mejores fans.

Pese a que desde hace casi tres años el deportista se encuentra retirado de la competición profesional, en la que llegó a ser el número 1 de la ATP en 1999, continúa jugando pero en otro nivel. Es uno de los participantes del ATP Senior Tour, donde las 'viejas glorias' demuestran que todavía tienen mucho que decir con una raqueta en la mano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
Carlos, el 'rey' de la pista

Estos días, Carlos Moyá, que se retiró profesionalmente de las pistas de tenis en 2010, ha disputado el torneo de veteranos de Delary Beach donde alcanzaba la final, disputada este domingo 24 de febrero ante un mito viviente del tenis como es el norteamericano John McEnroe.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
Besos y mimos para el pequeño Carlos

En la grada siguiendo la final se encontraban Carolina Cerezuela, que se llevó a sus dos hijos para que Carlos Moyá se sintiera más arropado.

Aunque el pequeño Carlos sólo tiene dos meses de vida y por lo tanto es ajeno a todo menos a los mimos y a las caricias de su madre, para su papá la presencia del bebé seguro que fue un buen acicate para intentar conseguir la victoria.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
Carla, muy atenta a papá

Carla, que es una niña muy guapa y despierta, sí que siguió con interés gran parte de la final que su padre disputaba frente a John McEnroe. Su mamá, Carolina Cerezuela la vigilaba atentamente cuando se encaramaba a la barandilla para ver mejor a su papá.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
Un momento de relax para Carla

Como los partidos de tenis suelen ser demasiado largos para que una niña pequeña los siga al completo, la pequeña Carla también tenía otra manera de entretenerse: mientras su padre disputaba la final en la pista, ella aprovechó un largo rato para disfrutar en un ordenador perfectamente preparado para niños -auriculares incluídos- probablemente de dibujos animados o juegos mientras tomaba un biberón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
Una sistecita par Carlos en medio de la final

Carolina Cerezuela también se mostró muy atenta con el pequeño Carlos, que caía rendido en sus brazos, durmiendo feliz y tranquilo bajo el agradable sol de Miami.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
Dos grandes frente a frente

Parace que la familia de Carlos Moyá le trajo suerte en la final y el deportista español ganó a John McEnroe en la final del torneo de veteranos de Delary Beac, que se diputa en el Delray Beach Tennis Center.

Los finalistas no faltaron a la 'tradición' de fotografiarse con los trofeos en la pista una vez terminado el partido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
Carlos, el campeón

El marcador luminoso del Delray Beach Tennis Center mostraba la fotografía de Carlos Moyá, destacado como el campeón de la edición de 2012 de veteranos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
Los Moyá-Cerezuela, una piña

Tras el partido, Carlos Moyá corrió a reunirse con su familia y juntos pusieron rumbo al vestuario para, a continuación, celebrar juntos el triunfo. Los Moyá-Cerezuela demostraron una vez más que forman una piña.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
Carla, la pequeña ayudante de papá

Al abandonar la pista, la pequeña Carla quiso ayudar a su padre y fue la encargada de 'llevar' su toalla, que arrastraba graciosamente por el suelo ante la risa de su madre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo