Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Caritina, vacaciones familiares en Miami

La restauradora, acompañada de su marido y su hijo, se reunió en Florida con su hermana Carla.

La restauradora, acompañada de su marido y su hijo, se reunió en Florida con su hermana Carla.

1 de 8
Con sus dos hombres

Caritina Goyanes ha aprovechado su viaje a Miami para ver a su hermana para pasar unos días de relax con su marido, Antonio Mato, y el hijo de ambos, Pedro; y despedir el año en familia. La pareja desmiente así los rumores de separación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Un día muy divertido

El hijo de Caritina, Pedro, a quien cariñosamente llaman Pedrito, es un precioso niño de 20 meses que se lo pasó en grande corriendo por la playa y jugando con la arena.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Juegos con papá

Antonio, el marido de Caritina Goyanes, es todo un padrazo. El joven protagonizó divertidos juegos con su pequeño en la arena de la playa. Padre e hijo no se separaron ni un minuto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Vacaciones familiares

La familia Goyanes está muy unida y muestra de ello es que, si Carla pasó la Navidad en Madrid, unos días después eran sus padres y su hermana los que se trasladaban a Miami para pasar unos días junto a la joven, que tiene fijada allí su residencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Diversión entre chicos

Mientras Caritina descansaba en la playa, sus dos chicos se divertían juntos. Antonio Mato está feliz con su pequeño, un niño muy risueño y tamién tiene locos a sus tíos y a sus abuelos. Pronto tendrá un primito con quien jugar, ya que su tía Carla está esperando su primer hijo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Saltos con papá

Paseos, carreras, saltos... Pedro se lo pasó en grande mientras su padre le divertía con un sinfín de piruetas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Paseos de chicos

A Pedrito, un rubiales muy simpático y divertido, le gusta explorar y qué mejor manera de hacerlo que de la mano de su papá. Antonio dio largos paseos por la playa con su hijo que encontraba un momento de diversión a cada paso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
A por las gaviotas

Sin soltarse de la mano de papá, Pedrito corría sonriente detrás de las gaviotas que paraban por la playa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo