Isabel Preysler, muy pendiente de Miguel Boyer, que mejora

El exministro ya ha recuperado la conciencia y comienza a balbucear algunas palabras.

image

El exministro ya ha recuperado la conciencia y comienza a balbucear algunas palabras.

1 de 8
Vocada con su marido

Isabel Preysler está totalmente volcada en su marido, Miguel Boyer, que continúa con su evolución positiva desde que la madrugada del 27 de febrero sufriera un derrame cerebral.

Todos los días, sin falta, Isabel acude a la madrileña Clínica Rúber, donde el exministro, de 73 años, continúa ingresado en la UCI, vigilado constantemente, y donde las buenas noticias sobre su recuperación se van sucediendo. Actualmente su pronóstico ha pasado a ser reservado, cuando hace unos días era grave y llegó a temerse por su vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
''Balbucea... y se emociona''

La mejora de Miguel Boyer es evidente, e incluso ya pasa timpo sentado en la butaca de su habitación. Según publica el suplemento de El Mundo LOC, el empresario "ya está consciente y ha comenzado a balbucear algunas palabras... no ha perdido el habla tras la lesión cerebral, emite sonidos y reconoce a las personas que acuden a verle... hasta se emociona con los gestos de cariño recibidos".

De momento, también se conoce que Boyer tiene la parte derecha de su cuerpo afectada tras el derrame, aunque no está paralizada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Un breve descanso

Ana Boyer, hija de Miguel Boyer e Isabel Preysler quizás sea la persona que más está sufriendo por el exministro. Su cara de preocupación, pese a la mejora que ha experimentado su progenitor, es muy evidente.

El pasado viernes, Ana se tomó un descanso y fue el primer día que no acudió al hospital para visitar a su padre. Seguramente aprovechó para descansar y tratar de retomar fuerzas. Como Boyer se encuentra ingresado en la UCI, las visitas se restringen a media hora por la mañana y otra media hora por la tarde.

Tras esta jornada de 'descanso' la joven Ana volvió el sábado y el domingo a acompañar a su madre a la clínica Ruber.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
La hemorragia ''no está paralizada''

Aunque Miguel Boyer está mejorando poco a poco, todavía es demasiado pronto para aventurar si su recuperación será total o conocer con exactitud qué secuelas podría sufrir tras el derrame cerebral. Además, según ha publicado LOC, la hemorragia que sufre, "todavía no está paralizada".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
La familia de Boyer, confiada en su recuperación

Pese a que Isabel Preysler ni ninguna de sus hijas ha querido hacer declaraciones sobre el estado de salud o evolución de Miguel Boyer, el entorno del exministro se muestra confiado en que saldrá adelante y que su recuperación será rápida, aunque todavía está previsto que permanezca varias semanas ingresado en la UCI, bajo permanente observación y cuidados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Su 'otra' familia, también volcada con él

Quien también acude todos los días a visitar a Miguel Boyer es su hija mayor, Laura, fruto de su primer matrimonio con Laura Arnedo. La joven suele llevar a las visisitas a su hijo, nieto del exministro. Por cierto que, su exmujer, también ha estado en la clínica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Tamara, my preocupada por su 'Tío Miguel'

Quien también está muy pendiente de Miguel Boyer es Tamara Falcó, fruto del matrimonio de Isabel Preysler y el marqués de Griñón, que acude casi todos los días con su madre y su hermana Ana a visitarlo. Dede muy pequeña ha vivido con él y su relación es estupenda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Tensa y preocupada

Las dos últimas semanas han sido muy duras para Isabel Preysler, que está plenamente dedicada a seguir la evolución de su esposo desde que éste sufriera el inesperado derrame cerebral, el 27 de febrero. Tensa, muy seria y con el rostro cansado... así la hemos visto en cada ocasión en que llega al centro hospitalario para ver a su esposo; gestos que no han cambiado pese a la buena evolución del exministro, que son fruto de la preocupación con la que vive estos días.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo