Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Tamara Falcó refuerza su vocación

La hija de Isabel Preysler pasó un fin de semana en Vigo con la Orden y Mandato de San Miguel, donde ayudó a enfermos, drogodependientes y personas desfavorecidas.

La hija de Isabel Preysler pasó un fin de semana en Vigo con la Orden y Mandato de San Miguel, donde ayudó a enfermos, drogodependientes y personas desfavorecidas.

1 de 9
Sin maquillar

Cuando se vuelca en ayudar a otros y en cumplir con sus compromisos de fe, Tamara Falcó renuncia al maquillaje y utiliza ropa informal. Además, no se separa de una medalla con una imagen religiosa. Así lo hizo hace unos días en Vigo en el que la vimos conmpartir su tiempo con una asociación católica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Retiro espiritual

La joven pasó un fin de semana en Vigo con la Orden y Mandato de San Miguel. Una asociación católica a la que la hija de Isabel Preysler se ha unido hace poco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Preocupada por los necesitados

Tamara, con una de las religiosas de la Orden y Mandato de San Miguel, que presta especial atención a los enfermos, drogodependientes y personas necesitadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Coro superventas

La hija de Isabel Preysler charló con las religiosas de la orden, que se ha convertido en un fenómeno gracias a su coro, todo un superventas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Rezos y meditación

Pasó el fin de semana en la casa madre de la orden rezando, meditando y ayudando a los desfavorecidos. Con ropa austera y acompañada de varias monjas, también se implicó en todas las tareas y demostró su humildad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Momentos de evasión

Los únicos momentos de evasión que se permitió los dedicó a dar un largo paseo a la orilla del mar, donde se relajó y estuvo llamando por teléfono.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Muy implicada

Muy implicada en las tareas de la orden, Tamara repuso fuerzas tomando un café y relajándose un poco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Busca consuelo

Tamara escuchó con antención a una de las religiosas de la orden y parecía buscar consuelo en sus palabras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Una joven normal

Tamara, vestida como cualquier joven de su edad, ha vuelto a demostrar que su vocación espiritual no está reñida con su posición y sus otros compromisos profesionales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo