Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Virginia Troconis:‘‘Manuel cocina muy bien los arroces’’

La mujer de Manuel Díaz 'El Cordobés' nos habla del lado más familiar del torero, de cómo se mantiene ella en forma y de sus gustos en la mesa.

La mujer de Manuel Díaz 'El Cordobés' nos habla del lado más familiar del torero, de cómo se mantiene ella en forma y de sus gustos en la mesa.

1 de 5
Una madre de los años cincuenta

Con un “look” retro, Virginia Troconis se ha metido en la piel de una madre de los años cincuenta para recordar cómo eran las tareas del hogar en aquella época, los esfuerzos de nuestras madres, y nos introduce en el día a día de su hogar: “Cuando eres madre te das cuenta de todo lo que tenemos que agradecer a la nuestra. Ahora que estoy en España sola, aunque tengo a mi familia, además de echarla de menos, me doy cuenta de lo importante que ha sido”.

-¿Qué recuerdos tienes?
-La sensación de que cuando ella no estaba yo sentía la casa vacía, como desprotegida. Y por eso me siento afortunada por poder estar con mis hijos, disfrutarlos. La infancia pasa muy rápido y procuro compartir con ellos momentos especiales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
En su casa se respira mucho cariño

 -¿En vuestra casa qué se respira?
-Amor y cariño. Hemos conseguido una familia unida. Somos muy cariñosos y los niños son muy receptivos. Mi madre decía que ninguno de mis hermanos quería dormir conmigo porque yo era muy cariñosa y estaba siempre abrazándolos, y mi hija es igual

-¿Sois de mucho contacto?
-Sí, creo que forma parte de mi carácter venezolano y lo noté mucho con la gente española, que es más fría.

-Pero has dado con un hombre también muy cariñoso.
-Sí, Manuel lo es. En casa nos abrazamos todos en el sofá y pasamos el día pidiendo “hazme un masaje, tócame aquí”... Estamos mucho tiempo juntos y compartimos mucho con los niños.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Su día a día con 'El Cordobés'

 -¿Pasáis las 24 juntos?
-Sí. Planeamos el día, llevamos a los niños al colegio... y hasta compartimos entrenador personal. 

-¿Haces deporte por Manuel?
-No, en Venezuela existe un gran culto al cuerpo y estoy acostumbrada desde pequeña. Lo echo de menos cuando no lo hago.

-¿Manuel colabora en casa?
-Sí, se encarga de los niños y de vez en cuando cocina, su especialidad son los arroces, que hace muy bien. Tiene que ser un día que le apetezca, un fin de semana, porque a diario comemos muy sano los dos, algo a la planchita...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
Quieren tener más hijos

 -¿A quién se parecen vuestros hijos?
-La pequeña está guapísima, bueno están guapísimos los tres (Virginia incluye junto a Manuel y Triana a Alba, la hija de Manuel y Vicky Martín Berrocal). La pequeña, con esa lengua y cuatro años, está para comérsela. Alba está tan alta como yo y me quita la ropa y hasta los zapatos. Son todos una mezcla.

-¿Queréis tener otro hijo?
-Sí, pero ahora no es momento porque me he librado de los pañales, pero a la vez me da miedo de que pase mucho tiempo. Me gusta estar embarazada, he tenido buenos embarazos y buenos partos. Cuando estoy embarazada me siento guapísima y me siento feliz.

-¿Se te hace duro vivir en el campo?
-No. Es más, cuando paso el día en Sevilla o Madrid, por ejemplo, y cruzo de nuevo la cancela del campo, vuelvo a respirar. He encontrado mi hogar, mi sitio y al hombre de mi vida.   

Manuel y Virginia celebrarán en verano sus diez años de amor. El matrimonio tiene dos hijos, Manuel y Triana, de siete y cuatro años, pero en realidad son ya familia numerosa, pues Alba, la hija del torero y  Vicky Martín Berrocal, pasa largo tiempo con ellos.  A ella le encantan los niños. La venezolana confiesa que
no tardarán mucho en ir a por un nuevo bebé.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
El secreto de su felicidad

 -¿Os cuidáis mucho los dos?
-Sí, somos coquetos. Él también, que me quita mis cremitas y me pregunta para qué es cada cosa.
-Pasando 24 horas juntos, ¿cuál es el secreto de vuestra felicidad?

-Cuando hay amor y respeto, y cada uno mantiene su espacio, hay felicidad.
Yo sé cuándo Manuel está en otras cosas y yo me aparto; y él igual. Jamás me ha prohibido nada. Estando pegados cada momento, nos damos libertad. No me gusta salir sola, no me lo paso bien sin él. Disfruto cada momento con Manuel, en casa, de viaje, de fiesta...Aparte de quererlo, lo admiro mucho, tiene unos valores y unos sentimientos increíbles, siempre está pendiente de los demás, y yo intento que se valore más y que disfrute de lo que ha conseguido.

-Algún defecto tendrá.
-Si me pongo a pensar quizá encuentre algo, pero no tiene nada que me moleste.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo