Borja Thyssen, comida con sus suegros

El joven, que sigue sin hablarse con su madre, Tita Cervera, almorzó junto a su inseparable Blanca y los padres de ella.

image

El joven, que sigue sin hablarse con su madre, Tita Cervera, almorzó junto a su inseparable Blanca y los padres de ella.

1 de 7
Las fiestas soñadas que no lo serán

Borja Thyssen y Blanca Cuesta siguen distanciados de Tita Cervera. Parece que tampoco esta Navidad habrá reconciliación entre madre e hijo, pese a que la baronesa confesaba recientemente que echa mucho de menos a su hijo y que sus fiestas soñadas serían si pudiera “tenerlo cerca”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Los padres de Blanca, de visita en Madrid

La joven pareja, sin embargo, mantiene una estrecha relación con los padres de Blanca, Heidi y Miguel, quienes viajaron a la capital para pasar unos días con su hija y su yerno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Sus hijos, en el cole

Los cuatro juntos, aprovechando que los dos hijos mayores de Borja y Blanca estaban en el cole y el pequeño descansando en casa, acudieron a comer a un restaurante de Madrid. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Muy unida a su madre

Blanca estaba feliz de poder reunirse con su madre, a quien no ve tanto como le gustaría ya que ellos viven en Barcelona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Un ambiente distendido

La comida transcurrió en un ambiente muy distendido. Borja y Blanca llevan catorce años juntos y son padres de tres hijos: Sacha, Eric y Enzo, de cinco, tres y un año.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
De escaparates

Tan relajados estaban, que tras la comida dieron un paseo por Madrid, tiempo que aprovecharon para pararse a ver escaparates.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Tita lo echa de menos

La baronesa Thyssen parece que, un año más, tendrá que conformarse con pasar las Navidades con sus niñas: Carmen y Sabina, de siete años, aunque “mis fiestas soñadas –ha declarado– serían junto a mi hijo y su familia. Ahora mismo es un sueño, pero rezo por ello”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo