Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Borja Thyssen, comida con sus suegros

El joven, que sigue sin hablarse con su madre, Tita Cervera, almorzó junto a su inseparable Blanca y los padres de ella.

El joven, que sigue sin hablarse con su madre, Tita Cervera, almorzó junto a su inseparable Blanca y los padres de ella.

1 de 7
Las fiestas soñadas que no lo serán

Borja Thyssen y Blanca Cuesta siguen distanciados de Tita Cervera. Parece que tampoco esta Navidad habrá reconciliación entre madre e hijo, pese a que la baronesa confesaba recientemente que echa mucho de menos a su hijo y que sus fiestas soñadas serían si pudiera “tenerlo cerca”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Los padres de Blanca, de visita en Madrid

La joven pareja, sin embargo, mantiene una estrecha relación con los padres de Blanca, Heidi y Miguel, quienes viajaron a la capital para pasar unos días con su hija y su yerno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Sus hijos, en el cole

Los cuatro juntos, aprovechando que los dos hijos mayores de Borja y Blanca estaban en el cole y el pequeño descansando en casa, acudieron a comer a un restaurante de Madrid. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Muy unida a su madre

Blanca estaba feliz de poder reunirse con su madre, a quien no ve tanto como le gustaría ya que ellos viven en Barcelona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Un ambiente distendido

La comida transcurrió en un ambiente muy distendido. Borja y Blanca llevan catorce años juntos y son padres de tres hijos: Sacha, Eric y Enzo, de cinco, tres y un año.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
De escaparates

Tan relajados estaban, que tras la comida dieron un paseo por Madrid, tiempo que aprovecharon para pararse a ver escaparates.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Tita lo echa de menos

La baronesa Thyssen parece que, un año más, tendrá que conformarse con pasar las Navidades con sus niñas: Carmen y Sabina, de siete años, aunque “mis fiestas soñadas –ha declarado– serían junto a mi hijo y su familia. Ahora mismo es un sueño, pero rezo por ello”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo