Iker Casillas y Sara Carbonero salen a comer motorizados

El futbolista y la periodista deportiva quedaron con unos amigos en su antiguo barrio. Fueron en Vespa, aunque el reglamento del club del guardameta se lo prohibe.

image

El futbolista y la periodista deportiva quedaron con unos amigos en su antiguo barrio. Fueron en Vespa, aunque el reglamento del club del guardameta se lo prohibe.

1 de 5
Retoman su vida social

Iker Casillas y Sara Carbonero quedaron a almorzar con unos amigos en el restaurante 'El Acebo', cercano a su antiguo domicilio, en Boadilla del Monte, donde conservan amistad con los propietarios de los locales de la zona. Martín, su bebé, se quedó en casa.

Su salida no tendría mayor importancia si no fuera porque la pareja se desplazó en una moto vespa. Los clubs tienen prohibido a sus deportistas de élite, que tienen contratos millonarios, utilizar este tipo de vehículo para desplazarse, ya que ponen en riesgo su integridad física.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Regalos para Martín

Tras una larga sobremesa, la pareja se puso el casco y emprendió camino a casa. Iban sonrientes ya que, además, llevaban ropa de regalo para su hijo que le dieron sus amigos a la salida del restaurante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Vaqueros y camiseta

Sara e Iker observan con una sonrisa los mini vaqueros y mini camisetas que sus amigos les han regalado para su pequeño Martín, que cumple tres meses el 3 de abril.

El futbolista y la periodista deportiva estaban emocionados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
Sara, como antes del embarazo

En sólo tres meses, Sara Carbonero ha recuperado la figura, como vimos a la salida del restaurante. La joven, de 30 años, ya ha dicho adiós a esos kilitos que cogió durante los meses de gestación, aunque en su caso no fueron demasiados ya que mantuvo la figura espléndidamente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Vuelta con Martín

Después de la comida, los regalos y los adioses, Sara e ïker se pusieron sus cascos y se marcharon a su casa en La Finca, donde les esperaba el pequeño Martín.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo