Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Francisquito Rivera no quiere separarse de su madre

Aunque adora a su padre, que se desvive por él, el pequeño Francisco cogió una rabieta cuando el hijo de Isabel Pantoja acudió a recogerlo.

Aunque adora a su padre, que se desvive por él, el pequeño Francisco cogió una rabieta cuando el hijo de Isabel Pantoja acudió a recogerlo.

1 de 7
Cada quince días con su padre

El hijo de Kiko Rivera y Jessica Bueno tiene ya un año y medio y físicamente se parece cada día más a su padre, junto al que pasa la mitad del tiempo desde que un juez les otorgara la custodia compartida.

Así, el nieto de Isabel Pantoja viaja cada quince días de Eibar, donde vive con su madre y el futbolista Jota Peleteiro, a Sevilla, donde reside Kiko.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 7
Intercambios en el aeropuerto

Habitualmente, los intercambios se producen en el aeropuerto de la localidad norteña y el pequeño Francisquito pasa sin problema de los brazos de mamá a los de papá.

Pero, días pasados, el niño cogió una pequeña rabieta cuando la joven modelo se lo dio a su padre. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 7
Una ''mamitis'' normal

Un gesto sin importancia que es muy habitual en cualquier niño, que a la edad de Francisquito suelen tener un apego mayor a mamá, lo que coloquialmente conocemos como “mamitis”. Y así le sucedió al nieto de Isabel Pantoja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 7
Kiko y Jessi, muy civilizados

Kiko, que adora a su niño y ha demostrado ser todo un padrazo desde que el pequeño vino al mundo, se lo tomó con paciencia y resignación.

Tampoco Jessica se alteró, puesto que sabe que, cuando su hijo se va con su padre, no sólo está cuidado por el joven, también sabe que toda la familia Pantoja se desvive por él. 

 

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 7
Lágrimas de cocodrilo

A todos los peques de su edad les cueta separarse de sus madres en el cole, en casa o donde estén, aunque sea para ir con papá.

Tras el berrinche y todavía con lágrimas de cocodrilo, Kiko se llevaba a su hijo para disfrutar de él el tiempo que le corresponde.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 7
El novio de Jessica, a Primera División

Jessica está feliz en esta nueva etapa de su vida. Además de haber firmado la paz con Kiko Rivera, está disfrutando al máximo de su relación con Jota Peleteiro.

La pareja celebró con un abrazo un gol que ha hecho historia. Por primera vez, y gracias al acierto de Jota en el minuto 62, su equipo, el Eibar, que jugaba con el Álava, ha ascendido a Primera División.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 7
Feliz en su nueva vida

Jessica, que siguió el partido desde las gradas con su hijo, la hermana y la madre de su novio, escribió en Instagram:

“MI CAMPEÓN. No me puedo sentir más orgullosa de ti. Te lo mereces todo y más en la vida por tu trabajo. Gracias por darme la oportunidad de estar a tu lado”.

En un primer momento, la relación de esta pareja no fue bien vista en el ámbito futbolístico guipuzcoano, pero ya la ven tan normal como cualquier otra.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo