Tamara Falcó, así fue su exótico viaje a Marrakech

La hija de Isabel Preysler viajó a Marruecos con su hermana Xandra y un grupo de amigos. Lo primero que hizo al llegar fue ir a misa.

image

La hija de Isabel Preysler viajó a Marruecos con su hermana Xandra y un grupo de amigos. Lo primero que hizo al llegar fue ir a misa.

1 de 10
Un look cómodo para un viaje exótico

La hija del marqués de Griñón e Isabel Preysler se ha tomado unos días de vacaciones y ha viajado a Marrakech con su hermana mayor, Xandra; el marido de ésta, Jaime Carvajal, hijo de los marqueses de Isasa, y unos amigos.

Tamara se decantó por un look cómodo con pantalones piratas, camiseta sin mangas, gorra para protegerse del sol y siempre acompaña con su medalla de la Virgen, que su madre le regaló cuando hizo la Primera Comunión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 10
Muy unida a su hermana Xandra

Tamara y su hermana, Xandra, están muy unidas. Ambas, que trabajan con su padre, el marqués de Griñón, estuvieron paseando por el zoco donde realizaron algunas compras.

Xandra es hija de Carlos Falcó y de su primera mujer, Janine Girod, mientras que Tamara es fruto del matrimonio de Carlos con Isabel Preysler.

Tamara y Xandra, con look deportivo, cómodo y con la misma gorra que el resto del grupo –cada una con su nombre–, pasearon por la Medina, el zoco e hicieron algunas compras en una boutique de alta costura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 10
De charla con su cuñado, Jaime Carvajal

El grupo se alojó en el hotel de lujo Ksar Char-Bagh, situado en el palmeral de Marrakech. Se trata de un alojamiento de estilo marroquí rodeado por un jardín de cuatro hectáreas con higueras y olivos, tres piscinas, spa y hammam y servicio de masajes.

Tamara paseó por el zoco junto a su cuñado, Jaime Carvajal, con el que se lleva muy bien.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 10
De la joyas a la bisutería

Aunque es habitual verla con vestidos de firma, como Carolina Herrera o Escada, y joyas de alto valor, la empresaria se interesó por complementos de bisutería. Ella se declara seguidora de moda y tendencias y puso mucho empeño en buscar algún que otro complemento o regalito para hacer a sus amigos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 10
Paseando en calesa

Tamara y su grupo también tuvieron tiempo de montarse en calesa y probar productos típicos marroquíes como el jabón negro, que se utiliza para tratamientos corporales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 10
Interesada por la cosmética marroquí

Tamara, que lleva la contratación de la finca de su padre, se sorprendió al ver el jabón negro. Con curiosidad, la empresaria jugó con la paleta con la que se coge este jabón, típico marroquí, que se usa para tratamientos corporales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 10
Amante de la Alta Costura

Aprovechando su visita a Marrakech, Tamara acudió a 'Beldi Marrakech', una pequeña tienda en el zoco, semioculta entre los puestos, donde se venden prendas de Alta Costura de Marrakech. A la salida, Tamara estuvo charlando con un amigo que viajó con ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 10
De compras con su cuñado

Además de charlar, Tamara y Jaime estuvieron de compras juntos por el zoco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 10
Un alto en el camino

La empresaria, que también da charlas de moda, hizo un alto en el camino para refresarse con un zumo de naranja natural, que le prepararon 'in-situ', mientras se comía un plátano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 10
Nada más llegar, Tamara fue a misa

Antes de comenzar el tour, Tamara se acercó a una iglesia en la que presenció la misa. Ahora está muy entregada a su fe y quiso practicarla pese a estar en un país musulmán.

A su regreso a España, Tamara participó en una conferencia en Ibercaja Zentrum, Zaragoza, para hablar de su pasión por la moda. La protagonista del fallido programa “We love Tamara” confesó, antes de empezar, que no se había preparado la charla. "Nunca me lo preparo, porque me inspira el Espíritu Santo".

Respecto a su dieta, dijo que su mejor aliado es el rezo: "Soy incapaz de hacer dieta, pero en el momento en el que más adelgacé rezaba todo el rato. Y funcionó".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo