José Fernando, ingresado en la clínica López Ibor

El hijo de José Ortega Cano ha ingresado por voluntad propia, aunque presionado por su familia, en la clínica López Ibor, en Madrid. El joven, que entró en el centro el pasado viernes, no podrá recibir visitas de nadie en una semana.

image

El hijo de José Ortega Cano ha ingresado por voluntad propia, aunque presionado por su familia, en la clínica López Ibor, en Madrid. El joven, que entró en el centro el pasado viernes, no podrá recibir visitas de nadie en una semana.

1 de 5
En la Unidad de adicciones y desintoxicación

José Fernando se encuentra ya en la Unidad de adicciones y desintoxicación de la clínica López Ibor, en Madrid.

El joven ingresó el pasado viernes 29 de agosto a las doce de la mañana en este prestigioso centro para tratarse sus problemas de adicciones y también de comportamiento, que arrastra desde que es pequeño. De hecho, se comenta que sus padres, José Ortega Cano y Rocío Jurado, ya le llevaron de niño para intentar solventar sus problemas de actitud.

 

2 de 5
Su familia, muy angustiada

José Fernando, que al parecer seguía llevando una mala vida en Castilblanco de los Arroyos, Sevilla, donde se le había visto por última vez tras estar desaparecido varios meses, volvió a Madrid con su familia a finales de agosto tras el fallecimiento de su tío Pablo, marido de Conchi, hermana de Ortega Cano.

El joven se dejó ver en el funeral por su tío el pasado 26 de agosto acompañado por su hermana, Gloria Camila, a la que está muy unido.

José Fernando habría ingresado en el centro por decisión propia aunque presionado por su familia, que había expresado públicamente su enorme preocupación porque no podían obligarle a volver a un tratamiento de desintoxicación y sentían que estaba tirando su vida por la borda.

Ahora, en la López Ibor, su familia respira más tranquila aunque al joven le queda un largo camino. Tendrá que pasar por varias fases hasta su completa curación.

 

3 de 5
Cuatro meses en la cárcel

José Fernando, que el pasado junio fue pillado por la policía con 7 gramos de cocaína, no levanta cabeza.

El joven pasó cuatro meses en la cárcel tras la agresión que tuvo lugar en la madrugada del 2 de noviembre de 2013 en un club de alterne de Sevilla, en el que el hijo de Ortega Cano y sus amigos agredieron a un joven, robándole todo lo que llevaba encima -móvil, cartera y llaves- y su coche, el cual quemaron tres días después.

El joven, que se mostró arrepentido en el juicio, salió de prisión el 14 de marzo de 2014 y sólo cinco días después ingresaba en el centro Hipócrates de Barcelona para someterse a tratamiento.

Poco duró su rehabilitación porque unos días después era expulsado por incumplir las normas. En mayo ingresaba en el Instituto Galeno de Sevilla, arropado por El Marismeño, que fue un gran apoyo para él cuando estaba en la cárcel, pero ni siquiera duró un mes.

4 de 5
Ortega Cano recibe la noticia en la cárcel

Gloria Camila, que a sus 18 años está demostrando una enorme madurez con su familia desmoronada, tendrá que dividirse para visitar a su hermano y a su padre, José Ortega Cano, que se encuentra en la cárcel de Zuera, en Zaragoza, desde el pasado 23 de abril, cumpliendo su condena de dos años y medio de prisión por el accidente de tráfico que le costó la vida a Carlos Parra.

A buen seguro que para el diestro la decisión de su hijo de ingresar en un centro ha sido una gran noticia.

5 de 5
Gloria Camila, en paz

Poco después de conocerse la noticia del ingreso de José Fernando, Gloria Camila subía a su Instagram esta bonita foto y escribía:

''Después de la tormenta siempre llega la calma. Ayer con mi amigo Pepe Luis en Los Prados. Mil gracias por estos días en familia... @_martagonzalez__@elenagdetroya@pepeluisvazquez #Pelu #Dámaso y #Feli''.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo