Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Tamara Falcó no se separa de su madre, Isabel Preysler, tras la muerte de Miguel Boyer

Tras la muerte y el entierro de Miguel Boyer, su esposa, Isabel Preysler, se ha refugiado en su casa de Puerta de Hierro, en Madrid, para llorar su ausencia y reponerse del golpe. Allí ha comenzado a recibir las visitas de familiares y amigos, que no quieren dejarla sola en los primeros días de viudedad. En los últimos días, la 'reina de corazones' ha recibido todo el cariño de su gente y de la familia de su marido.

Tras la muerte y el entierro de Miguel Boyer, su esposa, Isabel Preysler, se ha refugiado en su casa de Puerta de Hierro, en Madrid, para llorar su ausencia y reponerse del golpe. Allí ha comenzado a recibir las visitas de familiares y amigos, que no quieren dejarla sola en los primeros días de viudedad. En los últimos días, la 'reina de corazones' ha recibido todo el cariño de su gente y de la familia de su marido.

1 de 9
Isabel Preysler llora a Miguel Boyer en casa

Tras el velatorio y el entierro de su marido, Miguel Boyer, fallecido a los 75 años este lunes, Isabel Preysler ya se encuentra en casa sobrellevando el dolor en privado.

La 'reina de corazones', que se ha mostrado abatida aunque muy entera en los difíciles días que le ha tocado afrontar, ya se encuentra en el calor del hogar, aunque sin la ausencia de su esposo durante 26 años. En su espléndida mansión de Puerta de Hierro, Isabel ha comenzado a recibir el cariño de su gente, que trata de darle algo de consuelo en estos primeros días sin Miguel.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
Tamara, muy pendiente de su madre

Tamara Falcó, la hija que Isabel Preysler tuvo con su segundo marido, Carlos Falcó, marqués de Griñón, ha estado en los últimos días completamente volcada en su madre.

Ha estado con ella en el tanatorio y en el entierro del popular exministro, y horas después de dar sepultura al 'tito Miguel', como ella llamaba cariñosamente a Boyer, regresaba a casa de su madre para estar a su lado.

Tamara, que vive en su propio apartamento, no quiere dejar sola a su madre en estos momentos tan difíciles en los que la casa en la que ha vivido más de dos décadas con su esposo se le puede 'caer encima' ante su ausencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
Primeras visitas en casa

Isabel Preysler ha recibido en las últimas horas algunas visitas en su domicilio de familiares y personas con las que mantiene una buena amistad. Una de éstas era la representante Susana Uribarri, que ha querido estar al lado de su amiga en sus primeras horas de viudedad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
Todos pendientes de Isabel Preysler y Ana Boyer

Amigas de Isabel Preysler y de su hija Ana se han acercado a su casa para estar a su lado y mostrarles que cuentan con ellas para todo lo que necesiten.

Para Isabel Preysler, el día en el que dio sepultura a su marido, el 30 de septiembre, ha sido una fecha muy triste puesto que al entierro se une que era la misma la fecha en la que hace tres años moría su hermana Beatriz víctima de un cáncer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
Los apoyos de Isabel en el momento más difícil de su vida

Los últimos dos días han sido probablemente los más difíciles en la vida de Isabel Preysler, que ha contado no sólo con el apoyo de sus personas más queridas y cercanas, como su madre Beatriz Arrastia, también con otras personas casi recién llegadas a su vida, como ha sido el caso de Fernando Verdasco, el novio de su hija pequeña, Ana Boyer.

El tenista ha tratado de dar todo su cariño a su suegra y en el momento de llegar el cementerio de San Isidro para dar sepultura a Miguel Boyer, entraban de la mano al recinto.

Verdasco, que se encontraba en China participando en un torneo, no dudó en coger un avión y cruzar medio mundo para estar al lado de su familia política en uno de los reveses más traumáticos que puede dar la vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
Los apoyos de Isabel en el momento más difícil de su vida

Isabel Preysler también ha contado con el apoyo de la familia de Miguel Boyer. En la imagen la vemos saliendo del cementerio de San Isidro de la mano de Hugo, hijo de Laura Boyer y uno de los nietos del exministro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
Ana Boyer reconfortada por su familia y su novio, Fernando Verdasco

Ana Boyer, que ha perdido a su padre, también ha encontrado en la familia de su progenitor el cariño y el apoyo necesario para superar estos días tan duros. Tras enterrar a su padre abandonaba el cementerio junto a su sobrino Gonzalo, hijo de su hermana Laura. Detrás de ellos caminaba Fernando Verdasco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
Los Boyer y los Preysler unidos en el dolor

Aunque durante años las relaciones entre Miguel Boyer y sus hijos Laura y Miguel Jr. no fueron buenas, pues lo acusaban de haberlos dejado de lado tras su matrimonio con Isabel Preysler, el tiempo, sobre todo los últimos años, puso las cosas en su sitio y la familia se ha mostrado unida.

Tamara Falcó trataba de consolar a Laura Boyer minutos después de que Miguel Boyer recibiera sepultura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Los grandes ausentes

Las ausencias más sonadas en el adiós del marido de Isabel Preysler han sido la de sus hijos mayores, los tres que tuvo en su primer matrimonio, con Julio Iglesias.

Julio José, Enrique y Chabeli no han estado junto a su madre en este momento tan doloroso para ella, al menos físicamente, aunque es seguro que han mantenido un constante contacto con ella y con su hermana Ana.

Quién ha dado el pésame a Isabel fue precisamente Julio Iglesias, a través de una llamada telefónica nada más hacerse pública la muerte del exministro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo