Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Teresa Romero se recupera del ébola en su tierra

En su casa de Becerrea, Lugo, ha recibido las atenciones y cuidados de su madre y sus familiares.

En su casa de Becerrea, Lugo, ha recibido las atenciones y cuidados de su madre y sus familiares.

1 de 8
Teresa Romero ha repuesto fuerzas en su tierra, Galicia

No lo dudó. En cuanto la dejaron salir del hospital Carlos III una vez libre de todo rastro de ébola, corrió a su pueblo natal, Becerrea, en Lugo, junto a su marido, Javier Limón, para reunirse con su familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Disfruta de su nueva vida

El tomarse un refresco en un bar o charlar con los amigos y familiares son algunos de los placeres que Teresa Romero ha podido volver a disfrutar con absoluta tranquilidad, consciente de la segunda oportunidad que le ha dado la vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Llegan varias demandas

Antes de irse a Galicia, en Madrid dejó también otros asuntos pendientes.

Nada más salir del hospital dio órdenes a su abogado, José María Garzón, de iniciar tres demandas judiciales. Una por derecho al honor, ya en curso, en la que reclama 150.000 euros por las acusaciones vertidas por el consejero de Sanidad de Madrid; otra, de otros 150.000 euros, por el sacrificio de su perro 'Excálibur', y la tercera será por lo penal, y podría ascender a 200.000 euros, para determinar si la administración cometió algún delito contra la seguridad de los trabajadores en su contagio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
El calor de sus vecinos, la mejor medicina

Teresa y su marido planean también un viaje para 'desconectar'. No irán lejos, a un balneario en la misma provincia de Lugo.

Pese a las empanadas, pescado y castañas asadas, platos favoritos de Teresa, que le ha cocinado su madre, ha sido el calor de su gente lo que más ánimo le está dando.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Sin ''rencor''

El pasado 5 de noviembre, antes de salir del hosptial, dio una rueda de prensa. Teresa dijo que no guarda "rencor". Eso sí, la auxiliar de enfermería contagiada de ébola tras tratar a uno de los misioneros ha emprendido acciones legales.

El día de la rueda de prensa también comentó sobre su contagio que "no sé lo que falló, ni siquiera sé si falló algo...".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Pone en marcha su vida de nuevo

Como tuvo que dejar su móvil en la planta de aislamiento, corrió a comprar uno nuevo. Teresa Romero visitó una tienda de telefonía en un centro comercial y su marido, eufórico por su recuperación, le animaba a que cogiera el modelo más caro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Bajo los cuidados de su madre

Su madre, Jesusa, la esperaba con los brazos abiertos, lágrimas en los ojos y un caldo calentito para cenar. La madre de Teresa Romero también es amante de los animales y se encarga de dar de comer al perro de unos vecinos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Recupera fuerzas poco a poco

Los primeros días de su nueva vida, Teresa los ha dedicado a pasear por el campo, apoyada aún en un bastón, del que sólo se desprendió dentro del centro comercial, porque necesita recobrar fuerzas. El tiempo que pasó en el hospital adelgazó diez kilos. 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo