Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

La familia de la Duquesa de Alba hace piña en torno a Alfonso

Después de despedirse para siempre de su madre, los hijos de la Duquesa de Alba se han convertido en el mayor apoyo de Alfonso Díez, que tiene que abandonar el Palacio de Dueñas, ahora propiedad del duque de Huéscar, y comenzar una nueva vida. La familia al completo se ha tomado este fin de semana de descanso tras unos días cargados de tristeza y emotividad. Por su parte, Fran Rivera, el gran ausente en el funeral, sigue sin hacer comentario alguno. 

Después de despedirse para siempre de su madre, los hijos de la Duquesa de Alba se han convertido en el mayor apoyo de Alfonso Díez, que tiene que abandonar el Palacio de Dueñas, ahora propiedad del duque de Huéscar, y comenzar una nueva vida. La familia al completo se ha tomado este fin de semana de descanso tras unos días cargados de tristeza y emotividad. Por su parte, Fran Rivera, el gran ausente en el funeral, sigue sin hacer comentario alguno. 

1 de 8
Calma después de la tormenta

El pasado jueves 20 de noviembre, la tristeza tiñó de luto la Casa de Alba con el fallecimiento de la Duquesa, Cayetana Fitz-James Stuart. 

Sus hijos, familiares y amigos han vivido unos días intensos cargados de emotividad, en los que han recibido incontables muestras de cariño por parte de famosos y anónimos, todos unidos por un sentimiento de cariño y respeto hacia la fallecida Duquesa de Alba.

Varios días después, la familia de Cayetana se ha tomado unos días de descanso en los que los seis hijos de la Duquesa no han dejado sólo ni un momento al viudo de su madre, Alfonso Díez.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Eugenia y Tana lloran a la Duquesa de Alba

La marcha de la Duquesa de Alba ha supuesto un duro golpe para sus hijos y sus nietos, que la adoraban. Eugenia Martínez de Irujo, que el 26 de noviembre cumple 46 años, y su hija Tana no pudieron reprimir las lágrimas durante el funeral. Madre e hija, que no contaron con la compañía de Fran Rivera, se mostraron más unidas que nunca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Alfonso Díez, desolado

Alfonso Díez se mostró desolado ante la pérdida de su esposa y no pudo evitar romper a llorar durante el funeral. Los hijos de la Duquesa de Alba se han convertido en el mayor apoyo de Alfonso, a quien les hemos podido ver muy unidos.

Lejos quedan ya los sentimientos de desconfianza que los Martínez de Irujo tenían hacia el funcionario cuando éste empezó su relación con Cayetana.

Lo cierto es que Díez se ha mantenido al lado de a Duquesa hasta el final, y su desolación deja patente el amor que le unía a ella.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
El emotivo abrazo de Alfonso y Tana

Alfonso Díez, roto de dolor, está recibiendo mucho cariño por parte de la familia Martínez de Irujo. En la imagen, el viudo se funde en un emotivo abrazo con Tana, nieta de la Duquesa e hija de Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo.

El empresario no podía articular palabra, y nada más morir su esposa sólo acertaba a decir "qué va a ser de mí". Alfonso quiso demostrar su amor por Cayetana, por última vez, con una preciosa corona de flores en la que rezaba el siguiente mensaje:  "No sé si he sabido decirte lo que te he querido, lo que te quiero y lo que te querré".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Alfonso Díez tendrá que abandonar el Palacio de Dueñas

Ahora que la Duquesa de Alba ya no está, Alfonso Díez tendrá que abandonar el Palacio de Dueñas, en el que ha pasado algunos de sus mejores momentos desde que contrajera matrimonio con Cayetana hace ya tres años.

Sin embargo, tras el fallecimiento de la Duquesa el Palacio de Dueñas pasa a ser propiedad de su hijo Carlos, el Duque de Huéscar.

Ante esta situación, Alfonso tiene pensado volver a Madrid, donde continúa teniendo su piso de soltero. También podría pasar algunas temporadas en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), donde hace un año adquirió una casa que está rehabilitando.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
Alfonso podría vivir en Madrid o en Sanlúcar

Aunque la Duquesa de Alba ya no está a su lado, Alfonso Díez tiene la vida resuelta. Recibe una pensión de jubilación como funcionario de 1.800 euros y mientras viva recibirá una suma de 2.000 euros mensuales de la Fundación Casa de Alba. Así se acordó en el acuerdo prematrimonial que firmó con Cayetana.

Antes de casarse, Alfonso firmó unas capitulaciones matrimoniales en las que renunciaba a los bienes patrimoniales de la Duquesa. Quería dejar claro a los hijos de Cayetana que no se casaba con ella por interés.

Ahora, la relación que une al viudo y a los Martínez de Irujo es buena y es muy probable que el vínculo que les une se mantenga a pesar de la muerte de Cayetana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Un lugar de peregrinación

El día después del fallecimiento de la Duquesa de Alba, la capilla del santuario del Cristo de los Gitanos, donde reposan sus cenizas, se convertía en un nuevo lugar de peregrinaje en Sevilla.

Allí reposan tres coronas  cargadas de sentimientos: la de su viudo, Alfonso Díez; la de sus hijos y nietos y la de la hermandad de Los Gitanos.

Cayetana tenía muy claro que quería que sus restos descansaran en este santuario y dejó unas indicaciones muy precisas. Su deseo era que su hijo Cayetano se encargara de todo el proceso de manejar las cenizas al depositarlas en el santuario. Él fue el encargado de llevar la urna hasta el interior del templo, pero decidió ceder a su hermana la última parte del proceso: depositar la medalla de oro de la Hermandad junto a la urna.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
El gran ausente

Ha llamado la atención el silencio de Fran Rivera ante el fallecimiento de su exsuegra. La triste noticia coincidió con el viaje a México del diestro, que ha preferido mantenerse al margen sin hacer comentario alguno en los últimos días.

Los buenos tiempos en los que a Fran y la duquesa les unía una enorme amistad quedan muy lejos ya.

Pese a su divorcio con Eugenia, Cayetana seguía adorando a Fran. Todo acabó cuando éste solicitó judicialmente la custodia de su hija Tana.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo